OC­CI­DEN­TE, POSTRADO AN­TE EL TE­RROR

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN DA­VID GAR­CÍA RA­MÍ­REZ juand­gar82@gmail.com

Los aten­ta­dos te­rro­ris­tas de los úl­ti­mos años en Eu­ro­pa, han cau­sa­do un efec­to en­sor­de­ce­dor y pa­ra­li­zan­te en las so­cie­da­des que lo han pa­de­ci­do. El ata­que en la ciu­dad bri­tá­ni­ca de Man­ches­ter, du­ran­te el con­cier­to de la can­tan­te es­ta­dou­ni­den­se Aria­na Gran­de, de­be va­lo­rar­se más allá del im­pac­to en víc­ti­mas mor­ta­les y he­ri­dos, y hay que tras­cen­der ha­cia las con­se­cuen­cias en el lar­go pla­zo, las reac­cio­nes de los go­bier­nos eu­ro­peos y, es­pe­cí­fi­ca­men­te, el de The­re­sa

May, co­mo tam­bién de los lí­de­res de la Unión Eu­ro­pea.

Por ejem­plo, el mie­do que se ha di­fun­di­do por to­do el con­ti­nen­te y por Oc­ci­den­te en ge­ne­ral, es un lo­gro mu­cho ma­yor pa­ra los te­rro­ris­tas, bien sean in­te­gran­tes del Es­ta­do Is­lá­mi­co, Al Qae­da o Hiz­bo­llah, pues los po­ne más cer­ca de sus ob­je­ti­vos po­lí­ti­cos y los con­vier­te en pro­ta­go­nis­tas, en una ame­na­za mu­cho más gran­de de lo que se­ría en la reali­dad.

La vio­len­cia o la ame­na­za de su uso, es el com­po­nen­te tác­ti­co más im­por­tan­te pa­ra los te­rro­ris­tas, pe­ro la es­tra­te­gia del is­la­mis­mo, que pa­sa por la trans­for­ma­ción cul­tu­ral, po­lí­ti­ca y so­cial de la ci­vi­li­za­ción oc­ci­den­tal pa­ra la cons­truc­ción de lo que se co­no­ce co­mo el ca­li­fa­to glo­bal, a tra­vés de la im­plan­ta­ción de la sha­ria (ley is­lá­mi­ca) en to­do el mun­do, es lo más preo­cu­pan­te. Y lo es, pre­ci­sa­men­te por­que en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá, pa­re­ce ha­ber una des­co­ne­xión en­tre los he­chos y la com­pren­sión de los mis­mos por par­te de los go­bier- nos, de la ma­yo­ría de par­ti­dos po­lí­ti­cos, de la in­te­lec­tua­li­dad, de los or­ga­nis­mos de in­te­li­gen­cia y las fuer­zas de se­gu­ri­dad y, en de­fi­ni­ti­va, de la so­cie­dad.

Quie­nes se ho­rro­ri­zan por la ma­tan­za del Ba­ta­clan, en París, por los ata­ques del 11 de mar­zo de 2004, en Ma­drid, y por los ca­si trein­ta muer­tos es­ta se­ma­na en Man­ches­ter, son los mis­mos que cla­man por la to­le­ran­cia ex­ce­si­va y has­ta por el si­len­cio cóm­pli­ce fren­te al dis­cur­so in­cen­dia­rio y los lla­ma­dos a la vio­len­cia con­tra los in­fie­les, des­de las mez­qui­tas en Lon­dres, Berlín o Es­to­col­mo, y an­te el in­cre­men­to de los ho­mi­ci­dios y los de­li­tos se­xua­les en las prin­ci­pa­les ciu­da­des eu­ro­peas, con la ca­sua­li­dad de que en la ma­yo­ría de ellos hay mu­sul­ma­nes in­vo­lu­cra­dos (per­te­ne­cien­tes o no a al­gu­na or­ga­ni­za­ción o mo­vi­mien­to de cor­te is­la­mis­ta). Pe­ro al mis­mo tiem­po, cen­su­ran a in­di­vi­duos y a lí­de­res po­lí­ti­cos que pro­mue­ven el de­ba­te abier­to so­bre la cues­tión, y que ma­ni­fies­tan su te­mor por el ries­go que co­rren las li­ber­ta­des po­lí­ti­cas y ci­vi­les en Oc­ci­den­te, co­mo su­ce­de a dia­rio en uni­ver­si­da­des, me­dios de co­mu­ni­ca­ción o par­la­men­tos.

Así, el ma­yor pe­li­gro ya no se­ría el is­la­mis­mo, sino la fal­ta de res­pues­ta de la éli­te po­lí­ti­ca eu­ro­pea a lo que es­te cons­ti­tu­ye, tal vez por des­co­no­ci­mien­to, por ne­gli­gen­cia o, in­clu­so, por una in­ten­ción cla­ra de per­mi­tir­le to­mar ca­da vez más es­pa­cios en la vi­da pú­bli­ca, en per­jui­cio de los va­lo­res de­mo­crá­ti­cos, de la iden­ti­dad cul­tu­ral, y se po­dría afir­mar que del pro­pio fu­tu­ro de Eu­ro­pa. Mien­tras tan­to, se­gui­rán ocu­rrien­do nue­vos ata­ques y Oc­ci­den­te con­ti­nua­rá postrado an­te el te­rror

La es­tra­te­gia del is­la­mis­mo pa­ra la cons­truc­ción de lo que se co­no­ce co­mo el ca­li­fa­to glo­bal, a tra­vés de la im­plan­ta­ción de la sha­ria (ley is­lá­mi­ca) en to­do el mun­do, es lo más preo­cu­pan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.