Los Vis­con­ti re­gre­san a su gua­ri­da, Me­de­llín

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por MÓ­NI­CA QUIN­TE­RO RES­TRE­PO MA­RIO VA­LEN­CIA

El gru­po se pre­sen­ta hoy en la no­che en el Tea­tro U. de Me­de­llín. Con­ver­sa­ción con don Abel Vis­con­ti.

Los Vis­con­ti siem­pre re­gre­san a es­ta ciu­dad, di­ce don Abel. Así que ha vuel­to a can­tar­le una vez más a las ma­ma­ci­tas, co­mo él las lla­ma. En­ton­ces em­pie­za a ha­blar, ca­si sin de­te­ner­se.

“En el año 79 lle­ga­ron Los Vis­con­ti por pri­me­ra vez a Co­lom­bia y el de­but fue en La Ma­ca­re­na. Los em­pre­sa­rios es­ta­ban dis­cu­tien­do por­que ha­bía un clá­si­co de fút­bol muy im­por­tan­te, creo que Me­de­llín y Na­cio­nal, y nos de­cían, có­mo van a ha­cer un re­ci­tal en La Ma­ca­re­na, se­me­jan­te es­pa­cio tan gran­de, si hay un clá­si­co de fút­bol. ¿Qué pa­só?, los Vis­con­ti ven­cie­ron el clá­si­co, 12 mil per­so­nas me­ti­mos, gra­cias a Dios. Cuan­do va­mos a Ecua­dor, a to­do la­do que va­mos lle­na­mos.

Yo por lo me­nos ha­ce 68 años que an­do can­tan­do y 41 años inin­te­rrum­pi­dos de ve­nir a Me­de­llín al día de la ma­ma­ci­ta.

Siem­pre que ve­ni­mos, to­do es lin­do, los fri­jo­les, bus­ca­mos la ma­za­mo­rra, el san­co­cho, la pi­ña. Tam­bién va­mos a pa­sear por to­do la­do: San­ta Fe de An­tio­quia, Gua­ta­pé...

No­so­tros te­ne­mos una can­ción que di­ce “Co­lom­bia quie­ro vol­ver a tu eter­na pri­ma­ve­ra, don­de llo­ran­do tal vez un an­tio­que­ño me es­pe­ra”. La can­ción se lla­ma Lu­na de Co­lom­bia. To­da­vía se­gui­re­mos com­po­nien­do más pa­ra es­te país, por­que Me­de­llín y Co­lom­bia nos han da­do mu­cho y nos si­guen dan­do.

El amor

A no­so­tros nos quie­ren mu­cho por­que es la mú­si­ca de la gen­te po­bre, ri­ca, a to­dos les gus­ta el re­per­to­rio de Los Vis- con­ti, ade­más son can­cio­nes que lle­gan al al­ma.

Ima­gí­na­te que Ma­má Vie­ja es una de las zam­bas más es­cu­cha­das del mun­do, y esa la tra­je­ron Los Vis­con­ti a la ciu­dad. Cuan­do yo can­to quie­ro que las can­cio­nes les lle­guen al al­ma a las per­so­nas, co­mo lle­ga Ma­má Vie­ja.

Ve­neno es tam­bién ca­si una de las nú­me­ro uno. Otra es Li­ba­do­ra, que us­te­des le pu­sie­ron cal­cu­la­do­ra, por­que cuan­do es­tu­vi­mos con Jor­ge Va­rón, la gen­te iba a com­prar y pe­día cal­cu­la­do­ra, por­que la can­ción di­ce cal­cu­la­do­ra te di­je una vez. El amor. Yo ten­go una can­ción que le hi­ce a mi se­ño­ra que di­ce: “En esas tar­de­ci­tas cuan­do el sol mue­re, mi gui­ta­rra te can­ta cuán­to te quie­re. La luz de las es­tre­llas le dan al cie­lo, lo que tus ojos ne­gros a mi des­ve­lo”. Se­sen­ta años de ca­sa­dos con es­ta mu­jer.

De cual­quier ma­ne­ra, yo me man­ten­go por la fa­mi­lia que ten­go. Es lo que me ha­ce vi­vir, es mi ins­pi­ra­ción. Cuan­do me subo al es­ce­na­rio pien­so en ellos, en mi tío el bai­la­dor que me mi­ra des­de arri­ba igual que mi her­mano.

Yo ten­go la gua­ri­da en el ho­tel Nu­ti­ba­ra. Yo he pro­me­ti­do que mis me­lli­zas van a ti­rar mis ce­ni­zas des­de el no­veno pi­so.

Cuan­do Maradona hi­zo el gol, el de la mano de Dios, yo es­ta­ba ahí, y si no me aga­rra mi se­ño­ra, se­gu­ro que des­pués de ese gol me ti­ra­ba”

FO­TO

Abel Vis­con­ti en com­pa­ñía de Abel Ma­za y Héc­tor Cor­va­lán. En el con­cier­to el in­vi­ta­do es el vio­li­nis­ta Le­le Lo­va­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.