IBERACADEMY

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JU­LIÁN POSADA pri­mi­zia­su­per@hot­mail.com

Es­te país, a pe­sar de la vio­len­cia, tie­ne 40 fa­cul­ta­des de­di­ca­das a la mú­si­ca y cien­tos a las ar­tes, ca­rre­ras que se es­tu­dian por con­vic­ción y no por con­ve­nien­cia.

To­mo asien­to, ca­da uno de los asis­ten­tes se pre­sen­ta, vie­nen de Mia­mi, de Li­chens­tein, de Es­pa­ña o de aquí, al­gu­nos lo tie­nen to­do, de­ci­den con sus fun­da­cio­nes apo­yar lo que un ser hu­mano fas­ci­nan­te les ha pro­pues­to, creen y han des­cu­bier­to en es­ta ciu­dad la se­mi­lla, que es dis­ci­pli­na y en­tu­sias­mo, ha­lla­ron aquí atri­bu­tos que mu­chos no ven, creen en eso que se lla­ma hu­ma­nis­mo, creen fir­me­men­te que el ar­te y la edu­ca­ción son vehícu­los de trans­for­ma­ción, creen en el po­der de la mú­si­ca, te­jen, cons­tru­yen re­des y edi­fi­can po­si­bi­li­da­des pa­ra otros des­de y con los pri­vi­le­gios que la vi­da les dio, co­mo lo di­jo me­ta­fó­ri­ca­men­te una de ellas, al ci­tar a un au­tor nor­te­ame­ri­cano, pa­ra so­lu­cio­nar los pro­ble­mas del mun­do se re­quie­re de or­ques­tas no de so­lis­tas. Su­man y ge­ne­ran in­ter­co­ne­xio­nes, por­que al su­mar le res­tan a la bar­ba­rie y le aña­den a los sue­ños.

Iden­ti­fi­can al ni­ño que a pe­sar de no te­ner con qué co­mer to­ca vio­lín co­mo el más vir­tuo­so, al que a pe­sar de que su her­mano ven­de dro­ga, to­ca y con­vi­ve en el mis­mo es­pa­cio con él, al que co­mo de­men­te en­sa­ya des­de las 4:00 a.m. aún a ries­go de ex­po­ner su sa­lud, des­cu­bren el ta­len­to en cual­quier es­tra­to, apo­yan esos sue­ños y los ayu­dan a for­mar pa­ra que sean al­gu­nos de los me­jo­res mú­si­cos del mun­do, pe­ro no so­lo los sue­ñan con­cer­tis­tas o in­te­gran­tes de or­ques­tas, apo­yan su for­ma­ción pa­ra que sean lí­de­res, pa­ra que se­ña­len ca­mi­nos, guíen a otros, abran puer­tas y nos sal­ven del ho­rror.

Oi­go, per­dón, oí­mos las his­to­rias que na­rra co­mo si fue­se She­re­za­de, el maes­tro Ale­jan

dro Posada, ese per­so­na­je que co­no­cí jo­ven an­tes de ir­se a Vie­na a per­se­guir un sue­ño que le ha per­mi­ti­do triun­far y le ha abier­to puer­tas. Él ha pues­to lo que ha te­ji­do al ser­vi­cio de mu­chos, su Iberacademy apo­ya chi­cos de to­da Amé­ri­ca la­ti­na, que hoy, vie­nen a for­mar­se aquí y que al­gu­nos de los me­jo­res pro­fe­so­res de mú­si­ca del mun­do edu­can. Aquí, por­que es en es­ta ciu­dad don­de se ha te­ji­do una re­la­ción en­tre pú­bli­co y pri­va­do, que no se da en otros lu­ga­res de Amé­ri­ca, por­que de aquí es Ale­jan­dro, por­que es­te país, a pe­sar de tan­ta vio­len­cia, tie­ne 40 fa­cul- ta­des de­di­ca­das a la mú­si­ca y cien­tos de­di­ca­das a las ar­tes, ca­rre­ras que con­tra­rio a otras, se es­tu­dian por con­vic­ción y no por con­ve­nien­cia.

Vuel­vo a mi­rar; a la chi­ca de en­fren­te mío que aca­ba de con­cluir su ca­rre­ra; la es­pe­ran quin­ce au­di­cio­nes en Eu­ro­pa pa­ra in­gre­sar a al­gu­na or­ques­ta, el chi­co que no pa­ra de cre­cer es­tá in­vi­ta­do por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo al me­jor fes­ti­val ju­ve­nil de mú­si­ca clá­si­ca del mun­do, son ape­nas dos de los be­ca­rios, son so­lo dos pun­ta­das de un sue­ño, que gra­cias a las fun­da­cio­nes y las co­ne­xio­nes pue­de cre­cer.

El ca­fé es­tá frío, al­go de sal hay en él, es el sa­bor que aña­den las la­gri­mas que pro­du­ce la emo­ción, he com­pro­ba­do, co­mo de­cía una ami­ga que “el mun­do es chi­co cuan­do eres gran­de”, so­llo­zo por­que hay se­res hu­ma­nos ca­pa­ces de com­par­tir su éxi­to pa­ra que otros crez­can y se des­pren­den de su ego, pa­ra que sir­va de es­ca­le­ra al sue­ño de mu­chos, gra­cias ar­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.