Las nue­vas se­ña­les del cam­bio cli­má­ti­co

El au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal y la pér­di­da de masa he­la­da en los po­los arrin­co­nan al pla­ne­ta.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por RA­MI­RO VE­LÁS­QUEZ GÓ­MEZ

Si se di­je­ra que la con­cen­tra­ción de dió­xi­do de car­bono en la at­mós­fe­ra es de 409 par­tes por mi­llón y que au­men­tó 1,6 de abril del año pa­sa­do a es­te, no di­ría mu­cho, pe­ro en 2013 eran 395 par­tes y ese cre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca ma­yor re­ten­ción de ca­lor en el pla­ne­ta.

Es tal vez el da­to más evi­den­te del cam­bio cli­má­ti­co es­te año, tra­du­ci­do en es­ta reali­dad: las con­di­cio­nes que hi­cie­ron que 2016 fue­ra el año más ca­lien­te en 137 años de re­gis­tros persisten a pe­sar de que no es­tá ac­ti­vo El Ni­ño, ese fe­nó­meno que in­cre­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal.

No so­lo abril fue el se­gun­do abril más ca­lien­te de los que se tie­ne co­no­ci­mien­to, sino que tam­bién el pri­mer cua­tri­mes­tre es­tu­vo en­tre los más ca­lu­ro­sos, se­gún re­por­tó la ofi­ci­na de la At­mós­fe­ra y los Océa­nos de Es­ta­dos Uni­dos (NOAA). Ade­más, la co­ber­tu­ra de hie­lo en am­bos po­los fue, con ba­se en la in­for­ma­ción que se te­nía has­ta mar­zo y que en­tre­ga la Nasa, la más ba­ja des­de que se eva­lúa su es­ta­do en 1979.

En la An­tár­ti­da esa co­ber­tu­ra fue de 2 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros cua­dra­dos me­nos que el pro­me­dio 1980-2010, una ex­ten­sión tan gran­de co­mo Mé­xi­co. El Ár­ti­co te­nía 97.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos me­nos de hie­lo, al­go así co­mo una y me­dia ve­ces el te­rri­to­rio de An­tio­quia.

“In­clu­so sin que el El Ni­ño fue­ra fuer­te en 2017, es­ta­mos vien­do otros cam­bios me­mo­ra­bles a tra­vés del pla­ne­ta que es­tán po­nien­do en ja­que nues­tra com­pren­sión del sis­te­ma del cli­ma. En­tra­mos en ver­dad en un te­rri­to­rio inex­plo­ra­do”, en pa­la­bras de Da­vid

Carl­son, di­rec­tor del pro­gra­ma de investigación del cli­ma en la Or­ga­ni­za­ción Me­teo­ro­ló­gi­ca Mun­dial (OMM).

Ten­den­cias

Es ca­si un he­cho que el ni­vel de CO2 si­gue en au­men­to, aun­que su in­ci­den­cia en la tem­pe­ra­tu­ra no es ins­tan­tá­nea. Lo que sí po­dría mar­car el cur­so del año es la pre­sen­cia de El Ni­ño.

Hoy exis­te un 35 % de pro­ba­bi­li­dad de que se pre­sen­te en­tre ju­lio y oc­tu­bre, de acuer­do con el úl­ti­mo aná­li­sis del Cen­tro de Pre­dic­ción del Cli­ma de NOAA. De lle­gar, el año sin du­das ba­ti­ría las mar­cas de 2016.

Un mo­de­lo se­gún ese Cen­tro su­gie­re un 33 % de pro­ba­bi­li­dad de que el ve­rano que es­tá por co­men­zar en el He­mis­fe­rio Nor­te sea más ca­lien­te de lo nor­mal, al me­nos pa­ra Nor­tea­mé­ri­ca.

Las con­di­cio­nes ac­tua­les de ca­len­ta­mien­to no se vi­vían des­de ha­ce 115.000 años y la con­cen­tra­ción de CO2 hoy es si­mi­lar a la que ex­pe­ri­men­tó el pla­ne­ta ha­ce 4 mi­llo­nes de años, mos­tró un re­por­te de la Nasa. Si se com­pa­ra­ra con 1880, la tem­pe­ra­tu­ra glo­bal fue el año pa­sa­do 1,1 gra­dos más al­ta.

La otra se­ñal del cam­bio cli­má­ti­co en 2017 es el au­men­to en el ni­vel me­dio del mar, de­bi­do al de­rre­ti­mien­to de los gla­cia­res y a la ex­pan­sión tér­mi­ca de los océa­nos. En­tre enero 15 de 1993 y fe­bre­ro de es­te año, au­men­tó 85,5 mi­lí­me­tros. Des­de 1870 el in­cre­men­to ra­ya en los 200 mi­lí­me­tros, si­tua­ción que in­ci­de en la pér­di­da de tie­rras, inun­da­cio­nes de zo­nas ba­jas y ma­yor fuer­za de la marea con su in­ci­den­cia en la ero­sión cos­te­ra.

He­chos que re­ve­lan nue­vas y cam­bian­tes con­di­cio­nes cli­má­ti­cas de la Tie­rra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.