La historia os­cu­ra de los ar­cos do­ra­dos

El Colombiano - - TENDENCIAS - SA­MUEL CAS­TRO

¿Cuál se­rá nues­tro pro­ble­ma con los tí­tu­los de las pe­lí­cu­las a la ho­ra de tra­du­cir­los? ¿Por qué ese afán de con­ver­tir to­do aque­llo que es misterioso e in­si­nuan­te, en una fra­se ob­via que aca­ba con la in­tri­ga? Si Hitch­cock re­es­tre­na­ra

Los pá­ja­ros, aquí en Co­lom­bia le pon­drían El ata­que de

las aves ase­si­nas. Lo di­go por­que en vez de de­jar­le a la pe­lí­cu­la bio­grá­fi­ca so­bre Ray

Kroc, el ven­de­dor que con­vir­tió a McDo­nalds en un em­po­rio glo­bal, el ori­gi­nal y cap­cio­so El fun­da­dor, ( The foun­der, en in­glés), te­ne­mos que po­ner­le ese Ham­bre de po­der que de una vez lo juz­ga an­tes in­clu­so de la pri­me­ra es­ce­na. Pue­de que El fun­da­dor sea un nom­bre me­nos so­no­ro, pe­ro al me­nos es un tí­tu­lo que cree en el sen­ti­do de la iro­nía de su pú­bli­co, quien en­ten­de­ría al pa­sar el pri­mer ter­cio de la cin­ta, que en ese ape­la­ti­vo, el de fun­da­dor que se dio a sí mis­mo Kroc sin ser­lo, es­tá en­ce­rra­da la am­bi­güe­dad del per­so­na­je prin­ci­pal, mag­ní­fi­ca­men­te com­pues­to por Mi­chael

Kea­ton, en una in­ter­pre­ta­ción que lo­gra ha­cer­nos que­rer­lo y de­tes­tar­lo ca­si con la mis­ma in­ten­si­dad, pues per­ci­bi­mos su am­bi­ción in­ce­san­te y vio­len­ta al tiem­po que sen­ti­mos esa vo­lun­tad fé­rrea, in­que­bran­ta­ble, que hi­zo de él lo que fue. “Sé lo que es­tá pen­san­do”. Con esa fra­se de su dis­cur­so de ven­de­dor nos pre­sen­ta es­ta pe­lí­cu­la a Kroc en un mo­men­to com­ple­jo de su vi­da, en el que su es­po­sa pien­sa que de­be­ría con­ten­tar­se ya con la lin­da ca­sa y la co­mo­di­dad fa­mi­liar que ha con­se­gui­do gra­cias a ofi­cios que in­clu­yen la ven­ta de va­sos de pa­pel y de ba­ti­do­ras. Pe­ro cuan­do Kroc con­tem­pla el res­tau­ran­te de los her­ma­nos McDo­nalds en San Ber­nar­dino y en­tien­de, por­que ellos se lo cuen­tan en una de las me­jo­res se­cuen­cias de la cin­ta, las ven­ta­jas del mo­de­lo de co­mi­da rá­pi­da que han in­ven­ta­do, sus ojos bri­llan an­te el sue­ño de que los ar­cos do­ra­dos, tam­bién idea de los her­ma­nos pa­ra que el res­tau­ran­te se des­ta­ca­ra a lo le­jos, lle­guen a ca­da pue­blo de Es­ta­dos Uni­dos. “Si veo que mi com­pe­ti­dor se es­tá aho­gan­do soy el que va y le me­te una man­gue­ra en la bo­ca”. Esa fra­se, pro­nun­cia­da por él ca­si al fi­nal, des­cri­be me­jor que cual­quier otra lo que ve­mos en Ham­bre­de­po­der. A un hom­bre que no se de­ten­drá an­te na­da pa­ra con­se­guir lo que quie­re, ya sea una mu­jer (aun­que es­ta historia se­cun­da­ria te­nía más po­ten­cial) o una for­tu­na; y la com­bi­na­ción de en­can­to, in­te­li­gen­cia y fal­ta de es­crú­pu­los que a lo me­jor sea ne­ce­sa­ria pa­ra lo­grar­lo. A pe­sar de su gentileza con el per­so­na­je (uno in­tu­ye que ha­bía más pe­ca­dos éti­cos), es des­ta­ca­ble que la pe­lí­cu­la no nie­gue en nin­gún mo­men­to sus de­fec­tos. La mú­si­ca de Car­ter

Bur­well, el otro gran as­pec­to de la pe­lí­cu­la, en al­gún mo­men­to usa una me­lo­día que re­cuer­da de­ma­sia­do a la del Bo­le­ro de Ra­vel, tal vez co­mo una in­si­nua­ción de que es­ta­mos an­te la vi­da de un co­pie­tas: un ti­po que nun­ca tu­vo una idea ori­gi­nal, pe­ro que su­po usar las de otros co­mo pel­da­ños de su pro­pia es­ca­le­ra. ¿Qué no me­re­cía lo que ob­tu­vo? Yo creo que sí. ¿Que es un ejem­plo pa­ra mu­chos em­pre­sa­rios? Oja­lá que no.

FO­TO IMA­GEN PE­LÍ­CU­LA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.