Lu­ga­res en Me­de­llín que su­pe­raron el es­tig­ma de vio­len­cia.

Si­tios de Me­de­llín em­ble­má­ti­cos en te­mas de vio­len­cia o desas­tres, hoy son es­pa­cios sím­bo­lo de re­si­lien­cia.

El Colombiano - - PORTADA - Por VÍC­TOR AN­DRÉS ÁL­VA­REZ C.

Ce­rrar las he­ri­das sin ol­vi­dar lo que las ge­ne­ra­ron. Re­co­brar la vi­da don­de pa­re­cía ex­tin­guir­se. Re­na­cer. Vol­ver la mi­ra­da arri­ba y son­reír lue­go del llan­to ago­bian­te. Me­de­llín y su ur­ba­nis­mo, se­gún ar­qui­tec­tos y ex­per­tos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, lo ha he­cho. Ha su­pe­ra­do el ho­rror de la tra­ge­dia pa­ra de­vol­ver ale­gría.

Y es que bo­rrar los es­tig­mas que ge­ne­ra­ron en un ba­rrio o un edi­fi­cio el nar­co­trá­fi­co y la gue­rra ur­ba­na, no es sen­ci­llo. Re­quie­re, ade­más de una in­ter­ven­ción ur­ba­na, otra so­cial que ten­ga co­mo eje la co­mu­ni­dad. Es­to es cons­truir co­le­gios, bi­blio­te­cas, zo­nas de­por­ti­vas y par­ques que sean pun­to de en­cuen­tro.

Se­gún Ale­jan­dro Eche­ve­rri, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Ur­ba­nos (Ur­bam), de Eafit, la re­si­lien­cia—es­te con­cep­to de la si­co­lo­gía so­bre la ca­pa­ci­dad de una per­so­na pa­ra su­pe­rar cir­cuns­tan­cias trau­má­ti­cas co­mo la muer­te de un ser que­ri­do—se uti­li­za tam­bién en el te­ma ur­ba­nís­ti­co con el fin de sig­ni­fi­car có­mo un es­pa­cio fí­si­co afec­ta­do por he­chos de vio­len­cia o desas­tres na­tu­ra­les, lo­gra, de la mano de la co­mu­ni­dad, bo­rrar el es­tig­ma que de­jó ese su­ce­so.

“Ese pro­ce­so ha fun­cio­na­do en al­gu­nos si­tios de Me­de­llín, pe­ro de­pen­de de las cir­cuns­tan­cias del edi­fi­cio, tam­bién del lu­gar, su lo­ca­li­za­ción en la ciu­dad. Por ejem­plo, pa­ra que ten­ga re­si­lien­cia, un par­que tie­ne que ser útil pa­ra las per­so­nas”, di­ce.

La ar­qui­tec­tu­ra, la dis­cul­pa

En un re­co­rri­do tras con­sul­tar a Eche­ve­rri y otros ex­per­tos co­mo Mar­ga­ri­ta Ri­ve­ra, di­rec­to­ra de Ges­tión So­cial de la EDU y Eu­ge­ne Za­pa­ta, di­rec­tor Re­gio­nal de 100 Ciu­da­des Re­si­lien­tes pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, EL CO­LOM­BIANO se­lec­cio­nó lu­ga­res que fue­ron afec­ta­dos por he­chos de vio­len­cia y desas­tres na­tu­ra­les y de­ja­ron atrás ese es­tig­ma (ver gráfico) pa­ra ser hoy es­pa­cios de di­ver­sión que me­jo­ra­ron la ca­li­dad de vi­da.

“Esos lu­ga­res te­nían un sen­ti­do trá­gi­co, pe­ro la ciu­dad ha lo­gra­do dar­les hoy una nue­va iden­ti­dad a esos es­pa­cios sin te­ner que bo­rrar lo que fue­ron”, aña­de Eche­ve­rri.

Pe­ro no so­lo si­tios con pa­sa­do vio­len­to, lo­gra­ron re­cu­pe­rar­se. Tam­bién an­ti­guos ba­su­re­ros o asen­ta­mien­tos que co­lap­sa­ron han re­co­bra­do vi­da, co­mo Vi­lla­ti­na, un mo­rro que ha­ce 29 años se des­pren­dió y ma­tó a 562 per­so­nas.

“Lo más im­por­tan­te es que los ha­bi­tan­tes apren­dan de esa ex­pe­rien­cia e im­ple­men­ten ac­cio­nes pre­ven­ti­vas. La la­de­ra de Me­de­llín tie­ne que te­ner un pro­ce­so al que le fal­ta mu­cho por ha­cer”, ano­ta Eche­ve­rri.

La re­cu­pe­ra­ción de si­tios em­ble­má­ti­cos que du­ran­te años fue­ron es­tig­ma­ti­za­dos ha si­do li­de­ra­da, en par­te, por la Em­pre­sa de Desa­rro­llo Ur­bano de Me­de­llín (EDU).

En la co­mu­na Po­pu­lar 1, en ba­rrios co­mo San­to Do­min­go Savio, a prin­ci­pios del 2000, hi­cie­ron una in­ter­ven­ción ur­ba­na con puen­tes pa­ra que los ha­bi­tan­tes cru­za­ran sec­to­res y sen­de­ros pea­to­na­les que con­ju­ga­ban con el me­tro­ca­ble. Esa zo­na, fue una de las más vio­len­tas de Me­de­llín.

Obras pa­ra la fo­to...

Luz Ma­ría Mú­ne­ra, con­ce­ja­la de Me­de­llín des­ta­ca la im­por­tan­cia de obras que se han rea­li­za­do en al­gu­nas co­mu­nas po­bres. Pe­ro cues­tio­na que no se ha con­tem­pla­do pre­su­pues­to pa­ra man­te­ner­las bien, ni tam­po­co pa­ra ga­ran­ti­zar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas.

“Son obras que que­dan bo­ni­tas pa­ra la fo­to, pe­ro no cum­plen la la­bor. Pue­den mon­tar los edi­fi­cios que quie­ran, pe­ro si no ge­ne­ran em­pleo digno no se re­suel­ve lo so­cial. En esos ba­rrios, por ejem­plo, hay cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de dro­ga­dic­ción en ni­ños”, en­fa­ti­za.

Ri­ve­ra, de la EDU, cree que el se­cre­to es­tá en dig­ni­fi­car los lu­ga­res con obras de ca­li­dad y ha­cer a la co­mu­ni­dad par­tí­ci­pe de la trans­for­ma­ción, ayu­dan­do en el di­se­ño y crea­ción de los es­pa­cios.

“La ar­qui­tec­tu­ra es una dis­cul­pa pa­ra ha­cer vi­si­ble un si­tio que es­ta­ba es­tig­ma­ti­za­do y se vuel­ve atrac­ti­vo, pues se po­ne un ele­men­to que con­for­ma te­rri­to­rios”, apun­ta.

Za­pa­ta, ex­per­to me­xi­cano en desa­rro­llo ur­bano de la re­gión, ase­ve­ra que Me­de­llín ha mos­tra­do for­ta­le­za pa­ra su­pe­rar si­tua­cio­nes di­fí­ci­les y en­fa­ti­za que no se de­be ocul­tar la ver­dad so­bre la vio­len­cia e in­se­gu­ri­dad o una tra­ge­dia na­tu­ral.

“La ciu­dad de­be apren­der a vi­vir con su his­to­ria. Bo­rrar el pa­sa­do sue­le ser un ejer­ci­cio ar­ti­fi­cial. Me­ter su his­to­ria de­ba­jo del ta­pe­te y co­mo si aquí no hu­bie­ra pa­sa­do na­da, pues al fi­nal, tar­de o tem­prano, va a sa­lir”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.