A La­bo­res, la tran­qui­li­dad se de­mo­ró, pe­ro lle­gó

Esa po­bla­ción fue una de las se­des de la des­mo­vi­li­za­ción del Epl, aho­ra sus po­bla­do­res vi­ven sin vio­len­cia.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por RI­CAR­DO MON­SAL­VE GA­VI­RIA En­via­do es­pe­cial, Bel­mi­ra

No muy le­jano a la reali­dad que se tie­ne con las zo­nas ve­re­da­les tran­si­to­rias de nor­ma­li­za­ción de las Farc, en 1991, pa­ra el pro­ce­so de des­mo­vi­li­za­ción del gru­po gue­rri­lle­ro Ejér­ci­to Po­pu­lar de Li­be­ra­ción, Epl, el Go­bierno y esa or­ga­ni­za­ción ile­gal acor­da­ron seis pun­tos de con­cen­tra­ción en los que se pre­pa­ró lo ne­ce­sa­rio pa­ra la en­tre­ga de ar­mas, co­mo fi­nal­men­te ocu­rrió.

En esos pun­tos de ubi­ca­ción se reunie­ron 2.200 in­sur­gen­tes y es­tu­vie­ron por sie­te me­ses en zo­nas ru­ra­les de An­tio­quia (Ura­bá y Nor­te), Cór­do­ba, Pu­tu­ma­yo, Ri­sa­ral­da, Nor­te de San­tan­der y Bo­lí­var.

Nin­gu­na de esas áreas, aun­que sí al­gu­nos de­par­ta­men­tos co­mo An­tio­quia, Cór­do­ba, Nor­te de San­tan­der y Pu­tu­ma­yo, fue ele­gi­da ac­tual­men­te pa­ra ser par­te de las 26 Zo­nas Ve­re­da­les Tran­si­to­rias de Nor­ma­li­za­ción de las Farc, en las que ac­tual­men­te se con­cen­tran 7.200 re­bel­des y que se­gún el Acuer­do Fi­nal en­tre el Go­bierno y esa gue­rri­lla, de­be­rían fun­cio­nar por 180 días.

EL CO­LOM­BIANO vi­si­tó una de las zo­nas en el Nor­te de An­tio­quia que ha­ce más de dos dé­ca­das al­ber­gó a los gue­rri­lle­ros del Epl. Allí, sus ha­bi­tan­tes con­ta­ron sus ex­pe­rien­cias de ese en­ton­ces y ha­bla­ron de su pre­sen­te. La ma­yo­ría coin­ci­den que no fue fá­cil la con­vi­ven­cia con los in­sur­gen­tes, al­ber­gar­los en sus pro­pias ca­sas y co­mer con ellos en la mis­ma me­sa, pe­ro que el pa­so del tiem­po se con­vir­tió en el me­jor alia­do pa­ra so­bre­po­ner­se a to­das las ad­ver­si­da­des.

El co­rre­gi­mien­to de La­bo­res

Aun­que per­te­ne­ce al mu­ni­ci­pio de Bel­mi­ra, la me­jor ma­ne­ra de lle­gar a es­ta po­bla­ción des­de Me­de­llín es por En­tre­rríos. Lue­go de des­viar­se de la vía prin­ci­pal, que ha­ce par­te de la fa­mo­sa Ru­ta Le­che­ra, hay que mo­vi­li­zar­se 20 ki­ló­me­tros por una ca­rre­te­ra, que aun­que no es­tá pa­vi­men­ta­da, su buen es­ta­do per­mi­te que has­ta un au­to­mó­vil pue­da tran­si­tar­la sin in­con­ve­nien­tes. La pro­duc­ción de le­che es la prin­ci­pal eco­no­mía en esa re­gión del Nor­te de An­tio­quia, por eso du­ran­te el tra­yec­to los ex­ten­sos po­tre­ros sem­bra­dos con pas­to del­ga­do y lar­go de co­lor ver­de os­cu­ro, ofre­cen el pai­sa­je en es­te tra­yec­to.

Des­pués de unos 45 mi­nu­tos de ru­ta se lle­ga al cas­co ur­bano del co­rre­gi­mien­to, el cual cuen­ta con una vía prin­ci­pal de 300 me­tros y en el que se aglo­me­ran va­rias ca­sas he­chas en ta­pia, un co­le­gio, una su­bes­ta­ción de po­li­cía re­cién cons­trui­da, una can­cha de fút­bol aban­do­na­da y una igle­sia.

Pre­ci­sa­men­te es­te tem­plo y la can­cha de­por­ti­va son los lu­ga­res más re­pre­sen­ta­ti­vos des­de ha­ce 26 años. Es­to de­bi­do a que unos 350 in­te­gran­tes del Epl se con­cen­tra­ron allí pa­ra com­ple­tar su des­mo­vi­li­za­ción y en­tre­ga de ar­mas. En la can­cha vi­vie­ron mu­chos de ellos y ahí de­ja­ron sus ar­mas y en la igle­sia que­dó un mo­nu­men­to he­cho por ese gru­po gue­rri­lle­ro.

Los re­cuer­dos

Al ter­mi­nar el pa­vi­men­to de la vía prin­ci­pal de La­bo­res, jus­to don­de es­tá la su­bes­ta­ción de po­li­cía y muy cer­ca de la can­cha de fút­bol, se en­cuen­tra la casa de Pe­dro Adán Ver­ga­ra Aris­ti­za­bal, de 75 años. Sus pies hin­cha­dos y ne­gros, por la tie­rra que los cu­bre al igual que sus ma­nos ta­lla­das dan a en­ten­der que él to­da­vía tra­ba­ja en un pe­que­ño cul­ti­vo de maíz de su pro­pie­dad, ubi­ca­do al la­do de su vi­vien­da. “Na­ci­do y cria­do acá, to­da­vía dan­do li­dia”, di­ce mien­tras re­mue­ve ma­le­za con un aza­dón.

Pe­dro to­ma un des­can­so de su ac­ti­vi­dad pa­ra re­cor­dar có­mo era el co­rre­gi­mien­to an-

tes de la lle­ga­da del Epl pa­ra su des­mo­vi­li­za­ción y có­mo fue­ron esos sie­te me­ses de con­vi­ven­cia con el Epl. “Acá to­do era muy tran­qui­lo an­tes, no pa­sa­ba na­da ma­lo, to­dos nos co­no­cía­mos. Muy de vez en cuan­do pa­sa­ban los gue­rri­lle­ros, pe­ro no se que­da­ban, eso era lo más ex­tra­or­di­na­rio que ocu­rría”, di­ce.

Sin em­bar­go, el ros­tro de es­te se­ñor cam­bia a la me­di­da que va avan­zan­do en su re­la­to, “mu­chas co­sas se trans­for- ma­ron con la lle­ga­da de esos se­ño­res, ellos se ubi­ca­ron con car­pas en la can­cha, otros en va­rias ca­sas del co­rre­gi­mien­to. Ha­bía mu­cho te­mor y zo­zo­bra por su pre­sen­cia, no era fá­cil ver­los ar­ma­dos to­do el tiem­po y re­co­rrien­do el pue­blo co­mo si na­da, así fue­ron los sie­te me­ses. Hay que de­cir que en ese tiem­po no pa­só na­da gra­ve, aun­que no to­dos se des­mo­vi­li­za­ron, hu­bo unos 120 gue­rri­lle­ros que se de­vol­vie­ron pa­ra el mon­te”, agre­ga el cam­pe­sino.

So­fía Ar­bo­le­da, quien tam­bién vi­ve en el co­rre­gi­mien­to ha­ce más de 30 años, no se le ol­vi­da el día que lle­ga­ron los gue­rri­lle­ros. “Fue ho­rri­ble la sen­sa­ción en la casa. Esa ma­ña­na cuan­do abri­mos la puer­ta vi­mos to­do lleno de hom­bres ar­ma­dos”, re­cuer­da es­ta mu­jer mien­tras ba­rre la en­tra­da de su vi­vien­da. De un mo­men­to a otro pa­ra, se apo­ya en la es­co­ba. En su ca­ra se evi­den­cia que in­ten­ta re­cor­dar al­go y señala la casa que es­tá al fren­te, jus­to al otro la­do de la es­tre­cha ca­lle: “mi­re, ahí vi­vie­ron los más im­por­tan­tes, creo que eran los co­man­dan­tes y uno de ellos, que no re­cuer­do su nom­bre, pre­ten­día a una de mis hi­jas, gra­cias a Dios ella no le pres­tó aten­ción y el aca­tó ese men­sa­je. Le di­go que gra­cias a Dios por­que des­pués de esa des­mo­vi­li­za­ción lle­ga­ron los pa­ra­mi­li­ta­res y ma­ta­ron a mu­chas per­so­nas por ha­ber­se re­la­cio­na­do con los gue­rri­lle­ros, fue una épo­ca muy du­ra”.

Y es que los años pos­te­rio­res a la de­ja­ción de ar­mas del Epl fue­ron tal vez los más di­fí­ci­les pa­ra los po­bla­do­res de La­bo­res, en eso coin­ci­den Pe­dro y So­fía, quie­nes ase­gu­ra­ron que ca­si la mi­tad de las per­so­nas que vi­vían allí se fue­ron des­pla­za­das pa­ra otras re­gio­nes, por la can­ti­dad de crí­me­nes co­me­ti­dos por los pa­ra­mi­li­ta­res.

Aban­dono por mu­chos años

Jo­sé Vir­gi­lio Res­tre­po, otro de los que co­no­ce bien to­da la his­to­ria vi­vi­da en La­bo­res, afir­ma que an­tes, du­ran­te y mu­cho des­pués de ese pro­ce­so no se vio la mano del Es-

ta­do en el co­rre­gi­mien­to, di­ce que ape­nas ha­ce me­nos de 10 años se em­pe­za­ron a ver cam­bios que be­ne­fi­cia­ron a la co­mu­ni­dad.

“Lle­gar acá era muy com­pli­ca­do, las vías es­ta­ban muy ma­las, no se no­ta­ba la mano y a uno en esa épo­ca le to­ca­ba que­dar­se ca­lla­do. Acá ape­nas ha­ce va­rios años que arre­gla­ron la igle­sia, que ras­pa­ron la vía y vea, ya hay has­ta una es­ta­ción de po­li­cía gran­de y un co­le­gio lleno de mu­cha­chos. Ya sí se pue­de de­cir que las co­sas son di­fe­ren­tes y mejores”, di­ce Jo­sé, quien tam­bién re­sal­ta que con la tran­qui­li­dad que hay en la zo­na, los fin­que­ros es­tán ofre­cien­do más tra­ba­jo, “por eso la gen­te aho­ra es­tá bien”. El al­cal­de de Bel­mi­ra, Jor

ge Lon­do­ño, ex­pli­ca que en el co­rre­gi­mien­to, en los úl­ti­mos años, se ha rea­li­za­do un es­fuer­zo del go­bierno lo­cal, “uno de los lo­gros más gran­des es que los jó­ve­nes vol­vie­ron al co­le­gio. Ha­ce ocho años no ha­bía ni 60 alum­nos, aho­ra hay unos 370 y por eso es­ta­mos pen­san­do en agran­dar las ins­ta­la­cio­nes de esa ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va”.

El man­da­ta­rio re­co­no­ce que aún hay ne­ce­si­da­des en la co­mu­ni­dad del co­rre­gi­mien­to y sus cua­tro ve­re­das, co­mo la re­no­va­ción del acue­duc­to, la cual es­tá en pla­nes pa­ra su eje­cu­ción, y la cons­truc­ción de es­pa­cios de­por­ti­vos. “Es­pe­ra­mos que en po­co tiem­po se fir­me un con­ve­nio con el Mi­nis­te­rio del In­te­rior pa­ra ha­cer un cen­tro de con­vi­ven­cia ciu­da­da­na, co­mo tam­bién que se ul­ti­men los de­ta­lles pa­ra inau­gu­rar la su­bes­ta­ción de po­li­cía, por­que aun­que ya es­tá ter­mi­na­da y los agen­tes es­tán tra­ba­jan­do, aún no tie­nen bue­nos ele­men­tos pa­ra su mo­vi­li­dad”, aña­de el al­cal­de.

Si­mi­li­tu­des y di­fe­ren­cias

Aun­que son pro­ce­sos di­fe­ren­tes, lo ocu­rri­do con el Epl en los lu­ga­res de con­cen­tra­ción tie­ne va­rios as­pec­tos que con­cuer­dan y otros que di­fie­ren con las Zo­nas Ve­re­da­les Tran­si­to­rias de Nor­ma­li­za­ción de las Farc.

Pa­ra Ál­va­ro Villarraga Sar

mien­to, di­rec­tor de la Di­rec­ción de Acuer­dos de Ver­dad del Cen­tro de Me­mo­ria His­tó­ri­ca, a pe­sar de que fue­ron pun­tos de ubi­ca­ción de los gue­rri­lle­ros que te­nían co­mo fin su des­mo­vi­li­za­ción y de­ja­ción de ar­mas, acla­ra que en el ca­so del Epl, esa gue­rri­lla se aco­mo­dó en ca­be­ce­ras de co­rre­gi­mien­tos, “don­de se ase­gu­ra­ron ser­vi­cios bá­si­cos co­mo co­mu­ni­ca­cio­nes, vías de

ac­ce­so y una in­ter­ac­ción di­rec­ta con la co­mu­ni­dad que dio bue­nos re­sul­ta­dos”.

Aho­ra con las Farc, se­gún el his­to­ria­dor, “se tu­vie­ron que ubi­car los 26 pun­tos y zo­nas ve­re­da­les de nor­ma­li­za­ción en zo­nas re­mo­tas y de di­fí­cil ac­ce­so, to­do es­to por cuen­ta de la Ley de Or­den Pú­bli­co que evi­tó que pu­die­ra ser al­go si­mi­lar co­mo con el Epl, por eso es que se pre­sen­tan tan­tos pro­ble­mas lo­gís­ti­cos en sus cons­truc­cio­nes y fun­cio­na­mien­to”.

Pa­ra Villarraga una de las coin­ci­den­cias que tie­nen am­bos pro­ce­sos en sus zo­nas de ubi­ca­ción es la vi­gi­lan­cia, ya que en las dos se es­ta­ble­ció que fue­ran mo­ni­to­rea­das por ani­llos de se­gu­ri­dad “y tal co­mo fun­cio­na aho­ra, en 1991 hu­bo un es­pa­cio pa­ra una co­mi­sión de ve­ri­fi­ca­ción con­for­ma­da por Ejér­ci­to, Epl y Go­bierno, eso sí, has­ta la de­ja­ción de las ar­mas no hu­bo vee­du­ría in­ter­na­cio­nal, a di­fe­ren­cia de aho­ra que la ONU es­tá pre­sen­te en to­do mo­men­to”.

Por úl­ti­mo, Villarraga re­cuer­da que pa­ra esa épo­ca, en los acuer­dos con el Epl, se acor­dó que el Go­bierno Na­cio­nal de­bía des­ti­nar 2.000 mi­llo­nes de pe­sos “pa­ra im­pac­to y apo­yo en obras co­mu­ni­ta­rias pa­ra 85 mu­ni­ci­pios del país don­de esa gue­rri­lla tu­vo pre­sen­cia. En efec­to se hi­cie­ron di­fe­ren­tes obras de in­fra­es­truc­tu­ra y pro­yec­tos pro­duc­ti­vos, pe­ro no to­das las po­bla­cio­nes sa­lie­ron be­ne­fi­cia­das”.

Con in­ver­sión o no, los ha­bi­tan­tes de La­bo­res so­bre­vi­vie­ron a la gue­rra, ex­pe­ri­men­ta­ron el pro­ce­so pa­ra sa­lir de ella y va­rias dé­ca­das des­pués dan fe de que el tiem­po es el úni­co que les tra­jo tran­qui­li­dad y paz. Ellos con­fir­man que “de­mo­ran, pe­ro lle­gan”

“No fue fá­cil ver­los ar­ma­dos siem­pre al la­do de nues­tras ca­sas, por for­tu­na nun­ca hu­bo pro­ble­mas con ellos”. PE­DRO ADÁN VER­GA­RA Ha­bi­tan­te de La­bo­res.

Fuen­te: Al­cal­día de Bel­mi­ra.

1. Can­cha don­de 350 gue­rri­lle­ros de­ja­ron sus ar­mas. 2. Mo­nu­men­to que de­jó el Epl en agra­de­ci­mien­to a la co­mu­ni­dad. 3. Tran­qui­li­dad en La­bo­res FO­TOS JUAN AN­TO­NIO SÁN­CHEZ

Fo­to: Juan An­to­nio Sán­chez. In­fo­gra­fía: EL CO­LOM­BIANO © 2017. RR (N4)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.