23 años de re­vo­ca­to­rias sin éxi­to

¿Es­ta vía es una he­rra­mien­ta pa­ra la de­mo­cra­cia o un ar­ma pa­ra bus­car re­van­chas po­lí­ti­cas?

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por JU­LIÁN AMOROCHO BE­CE­RRA

Des­de 1994 Co­lom­bia tie­ne un me­ca­nis­mo de re­vo­car por vo­tos a sus man­da­ta­rios ele­gi­dos de la mis­ma ma­ne­ra. Sin em­bar­go, a la fe­cha nin­guno ha po­di­do es­tre­nar la “gui­llo­ti­na”. Ni si­quie­ra en es­te 2017, un año en que los pro­ce­sos de re­vo­ca­to­ria se dis­pa­ra­ron en un 420% en com­pa­ra­ción al pro­me­dio anual de es­tas ini­cia­ti­vas.

En los úl­ti­mos cin­co me­ses, 110 mo­vi­mien­tos han em­pren­di­do cru­za­das par­ti­cu­la­res en sus mu­ni­ci­pios pa­ra sa­car de sus car­gos a los al­cal­des ele­gi­dos ha­ce po­co me­nos de dos años.

De ellos, so­lo dos han lo­gra­do cum­plir to­dos los re­qui­si­tos de la ley y han lle­ga­do a las ur­nas: El Co­pey (Cé­sar) y Oca­ña (Nor­te de San­tan­der), pe­ro el em­pe­ño se hun­dió en la ori­lla y los al­cal­des con­ti­núan al fren­te del “bar­co”.

Son ci­fras al­tí­si­mas, se­gún la Mi­sión de Ob­ser­va­ción Elec­to­ral, pues des­de que exis­te es­ta vía has­ta la fe­cha, se pre­sen­ta­ron 269 ini­cia­ti­vas, de las que so­lo lle­gó el 18 % a las ur­nas, to­das sin éxi­to.

Pa­ra po­der en­ten­der es­ta ley, hay que te­ner en cuen­ta que so­lo se per­mi­te em­plear­la un año an­tes o des­pués de elec­cio­nes, aun­que na­ció en 1994, so­lo se ha po­di­do uti­li­zar en años dis­tin­tos que su­ma­dos su­man 10 (ver gráfico).

Una di­fe­ren­cia tan abis­mal en el ca­so de 2017 se pue­de ex­pli­car de dos for­mas, una con­se­cuen­cia de la otra:

Lo pri­me­ro es que los opo­nen­tes po­lí­ti­cos de­rro­ta­dos en elec­cio­nes em­pe­za­ron a uti­li­zar es­tos pro­ce­sos pa­ra man­te­ner­se vi­vos en el ra­dar del elec­to­ra­do, mos­trar­le los dien­tes al que es­tá en el po­der y con­so­li­dar nue­vos li­de­raz­gos en fu­tu­ras elec­cio­nes.

Y lo se­gun­do es que pa­ra re­vo­car se exi­gen unas vo­ta­cio­nes mí­ni­mas que de­pen­den de la can­ti­dad de per­so­nas que ha­yan lle­ga­do a las ur­nas en elec­cio­nes pa­sa­das. En­ton­ces co­mo la abs­ten­ción en 2015 fue de 40,6%, la can­ti­dad de vo­tos que se re­quie­ren pa­ra “tum­bar” fun­cio­na­rios es ba­ja (ver re­cua­dro).

El te­ma ha ge­ne­ra­do un de­ba­te na­cio­nal fren­te al con­trol a las re­vo­ca­to­rias por vías po­pu­la­res y có­mo de­be ha­cer­se. Va­le ano­tar que la ley po­ne dos con­di­cio­nes: que ha­ya in­cum­pli­mien­to del man­da­ta­rio o un des­con­ten­to ge­ne­ra­li­za­do, pe­ro hoy no exis­ten me­ca­nis­mos que per­mi­tan de for­ma ágil me­dir am­bos pun­tos.

“Es­ta es una vía de par­ti­ci­pa­ción, que tie­ne to­do me­nos de par­ti­ci­pa­ción por­que la con­tro­lan los po­lí­ti­cos de­rro­ta­dos, co­mo una for­ma de pre­sio­nar al ga­na­dor”, ex­pli­có Gerardo Mar­tí­nez, doc­tor en cien­cias po­lí­ti­cas y ex­per­to en te­mas elec­to­ra­les.

A su jui­cio, vol­ver “ar­ma po­lí­ti­ca” las re­vo­ca­to­rias es un pa­so más pa­ra des­pres­ti­giar el va­lor del vo­to en Co­lom­bia.

“Se em­pie­za a abu­sar de la con­vo­ca­to­ria a las ur­nas y eso de­ri­va en un can­san­cio de los elec­to­res, que ya lo te­ne­mos, y en una fal­ta de le­gi­ti­mi­dad. Así pa­só en Ve­ne­zue­la, que con­vo­ca­ban elec­cio­nes a ca­da ra­to y mi­re co­mo ter­mi­nó”, ar­gu­men­tó.

Sin em­bar­go, es­ta te­sis no es ra­zón su­fi­cien­te pa­ra que el Es­ta­do le pon­ga un fil­tro, se­gún Mar­tí­nez, pues con­si­de­ra que la úni­ca ma­ne­ra de pro­bar la in­sa­tis­fac­ción de la gen­te es pa­ra­dó­ji­ca­men­te acu­dir a las ur­nas, “pe­ro va a lle­gar el mo­men­to en que na­die quie­ra ha­cer­lo si la se­gui­mos usan­do pa­ra fi­nes de ven­gan­za po­lí­ti­ca”.

Fuer­zas en­fren­ta­das

Si de­be exis­tir o no un fil­tro fren­te a las ini­cia­ti­vas de re­vo­ca­to­ria ha ge­ne­ra­do un de­ba­te aca­lo­ra­do en­tre quie­nes es­tán a fa­vor y los que no.

En es­te mo­men­to, la pa­pa ca­lien­te es la re­vo­ca­to­ria del al­cal­de de Bo­go­tá, Enrique Pe­ña­lo­sa. El Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, CNE, que­dó a car­go de ana­li­zar si las ra­zo­nes es­gri­mi­das por los pro­mo­to­res son ve­ra­ces y dan pa­ra sa­car­lo del car­go.

El ma­gis­tra­do de es­te tri­bu­nal Fe­li­pe Gar­cía Eche­ve­rri, ase­gu­ró que en es­te ór­gano tie­nen en mar­cha un pro­yec­to que bus­ca re­gla­men­tar los dos as­pec­tos que per­mi­ten con­vo­car una re­vo­ca­to­ria (in­cum­pli­mien­to e in­sa­tis­fac­ción) que a su vez, crea­ría una es­pe­cie de co­mi­té de de­fen­sa de los man­da­ta­rios.

“El CNE exa­mi­na­rá ca­so por ca­so y sa­ca­rá una re­so­lu­ción es­te año pa­ra ve­ri­fi­car que en to­dos se cum­pla con el prin­ci­pio del de­bi­do pro­ce­so, que de­be im­pe­rar en esos ac­tos”, di­jo.

En su con­cep­ción, es­te de­ba­te tie­ne un pun­to de vis­ta aca­dé­mi­co y otro prác­ti­co que de­be en­trar a con­si­de­rar­se.

“Los al­can­ces de la ley de­ben se­guir sien­do ob­je­to de dis­cu­sión, pe­ro en lo prác­ti­co, hay que ver si es­tá cum­plien­do los pro­pó­si­tos pa­ra los que fue crea­da o hay que ha­cer­le cam­bios”, agre­gó.

En úl­ti­mos días, al CNE lle- gó una re­co­men­da­ción de la Pro­cu­ra­du­ría en la que pi­de ana­li­zar en qué ca­sos de re­vo­ca­to­ria, es­ta se ba­sa en fal­tas dis­ci­pli­na­rias o acu­sa­cio­nes de co­rrup­ción al man­da­ta­rio, que son com­pe­ten­cia de en­tes de con­trol co­mo la mis­ma Pro­cu­ra­du­ría o la Fis­ca­lía.

El pe­li­gro de dic­tar re­glas aho­ra, es que si no se usan cri­te­rios cla­ros y téc­ni­cos, to­do pue­de ter­mi­nar en una pe­lea de de­man­da con­tra de­man­da.

Así lo re­cal­có Ale­jan­dra Ba­rrios, di­rec­to­ra de la Mi­sión de Ob­ser­va­ción Elec­to­ral, que sos­tu­vo que a pe­sar que sí se ne­ce­si­tan re­glas de jue­go cla­ras, hoy no exis­te nin­gu­na en­ti­dad que en­tre­gue in­di­ca­do­res exac­tos y ági­les de la ges­tión de 1.122 al­cal­días que tie­ne el país.

A pe­sar de to­do, los tiem­pos pue­den no ajus­tar­se a los nú­me­ros.

Ha­ga­mos cuen­tas: las ini­cia­ti­vas de re­vo­ca­to­ria pue­den em­pe­zar al año de man­da­to, pe­ro pa­ra que el go­ber­nan­te ini­cie real­men­te su ges­tión, de­be te­ner apro­ba­do un Plan de Desa­rro­llo. Cuan­do Con­ce­jo y Al­cal­de son de dis­tin­tas ori­llas, es­te plan sue­le en­re­dar­se o caer­se.

Ade­más, si las cuen­tas de la ad­mi­nis­tra­ción sa­lien­te no que­da­ron cla­ras co­mo el agua, los pla­nes no em­pie­zan a eje­cu­tar­se sino has­ta des­pués de me­ses de ajus­tes.

Así las co­sas, cuan­do los co­mi­tés sa­len en bus­ca de fir­mas, en la prác­ti­ca, el go­ber­nan­te so­lo lle­va un par de me­ses al man­do del “bar­co”.

Ju­gan­do con el bol­si­llo

Tan­tas ame­na­zas de re­vo­ca­to­ria jue­gan con los ner­vios del bol­si­llo es­ta­tal, pues po­ner a mo­ver la ma­qui­na­ria de la Re­gis­tra­du­ría tie­ne cos­tos al­tos.

Si hu­bie­sen pros­pe­ra­do la 107 con­vo­ca­to­rias pa­ra re­vo­car al­cal­des en es­te año, la or­ga­ni­za­ción elec­to­ral de esos co­mi­cios le cos­ta­ría al en­te unos 98.388 mi­llo­nes de pe­sos.

Así lo re­cal­có el re­gis­tra­dor na­cio­nal Juan Carlos Galindo quien anotó que si to­dos es­tos ca­sos hu­bie­ran con­clui­do con la sa­li­da del man­da­ta­rio apun­ta­do, se ha­brían su­ma­do otros 100.848 mi­llo­nes más a la

“Una re­vo­ca­to­ria no pue­de sus­ten­tar­se en fun­ción de cri­te­rios que no sean téc­ni­cos”. FE­LI­PE GAR­CÍA ECHE­VE­RRI Ma­gis­tra­do del CNE

cuen­ta pa­ra pa­gar nue­vas elec­cio­nes en ca­da ca­so.

Se­rían en­ton­ces unos 200.000 mi­llo­nes en la cuen­ta de la Re­gis­tra­du­ría. Pa­ra po­ner­lo en con­tex­to, es­ta mis­ma ci­fra fue la que le apro­bó el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo, BID, a Co­lom­bia pa­ra crear un fon­do pa­ra el pos­con­flic­to du­ran­te tres años.

“Esos re­cur­sos no los te­ne­mos y ha­bría que so­li­ci­tar­los al Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da”, re­sal­tó el fun­cio­na­rio.

En­ton­ces, en pro­me­dio, la en­ti­dad cal­cu­la en­tre los 70 mi­llo­nes de pe­sos y 45.000 mi­llo­nes el cos­to de rea­li­zar una re­vo­ca­to­ria en Co­lom­bia, de­pen­dien­do, por su­pues­to, del ta­ma­ño del mu­ni­ci­pio don­de se im­pul­se.

A con­tra­co­rrien­te

El úl­ti­mo in­ten­to de re­vo­ca­to­ria da­ta del pa­sa­do 21 de mayo en Oca­ña, Nor­te de San­tan­der, y no pros­pe­ró por­que no hu­bo su­fi­cien­tes vo­tos. Se­gún el da­to de la Re­gis­tra­du­ría, so­lo lle­gó a las ur­nas el 21,52% del cen­so elec­to­ral del mu­ni­ci­pio.

Di­nael Ro­drí­guez Mar­tí­nez, prin­ci­pal pro­mo­tor de la re­vo­ca­to­ria en es­te mu­ni­ci­pio, ad­mi­te que sus mo­ti­vos pa­ra sa­car a la al­cal­de­sa no es­tá sus­ten­ta­do en el Plan de Desa­rro­llo ni en sus in­di­ca­do­res, sino en una in­sa­tis­fac­ción ge­ne­ral.

Va­le ano­tar que la man­da­ta­ria Miriam Pra­do ha si­do du­ra­men­te cues­tio­na­da por las in­ves­ti­ga­cio­nes que tie­ne en su con­tra por pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des en la con­tra­ta­ción de la al­cal­día.

Pa­ra Ro­drí­guez, la cau­sa de la de­rro­ta es la mis­ma que ha im­pe­di­do que cual­quier re­vo­ca­to­ria triun­fe en el país: “Es di­fí­cil na­dar con­tra la co­rrien­te. An­tes de la vo­ta­ción, di­je­ron que no ha­bía jor­na­da y ese día res­trin­gie­ron la mo­vi­li­dad”, y con­clu­yó que “No es fá­cil ven­cer un al­cal­de en ejer­ci­cio. Ellos tie­nen el po­der”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.