Trump y Ni­xon, ¿ca­sos si­mi­la­res?

He­chos co­mo los que sa­ca­ron a un pre­si­den­te en 1974 pa­re­cen re­pe­tir­se en EE. UU. ¿Ter­mi­na­rán en lo mis­mo?

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DA­NIEL ARMIROLA R. ES­TE­BAN PA­RÍS

La pren­sa fil­tra­ba, des­de 1972, al­go nue­vo ca­da día y ha­cía sa­ber en to­dos los ho­ga­res es­ta­dou­ni­den­ses, los de­ta­lles más mi­nu­cio­sos so­bre el es­cán­da­lo Wa­ter­ga­te. El Con­gre­so es­ta­ba con­tro­la­do por los de­mó­cra­tas, que se fro­ta­ban las ma­nos an­te la in­mi­nen­te po­si­bi­li­dad de rea­li­zar un jui­cio po­lí­ti­co con­tra el pre­si­den­te re­pu­bli­cano.

La in­mi­nen­te de­rro­ta en Viet­nam, la cri­sis del pe­tró­leo y el con­se­cuen­te ra­cio­na­mien­to de ga­so­li­na en Es­ta­dos Uni­dos, ya ha­bían lle­na­do el va­so, la go­ta que lo de­rra­mó fue un ca­so de co­rrup­ción. Ri­chard Ni­xon se vio for­za­do a abor­dar un he­li­cóp­te­ro pa­ra sa­lir de la Casa Blan­ca el 9 de agos­to de 1974.

Hoy los me­dios en to­do el mun­do, pe­ro en es­pe­cial en Es­ta­dos Uni­dos, re­me­mo­ran ese mo­men­to en la his­to­ria po­lí­ti­ca de la po­ten­cia. Las acu­sa­cio­nes con­tra Do­nald Trump res­pec­to a su pre­sun­ta pre­sión pa­ra que el FBI y otras agencias fre­na­ran la pes­qui­sa so­bre los ne­xos de su cam­pa­ña con Ru­sia, ha­cen a la pren­sa in­da­gar si el nue­vo man­da­ta­rio ten­drá un des­tino si­mi­lar al de Ni­xon.

Ex­per­tos con­sul­ta­dos por EL CO­LOM­BIANO coin­ci­den en que hay una po­si­bi­li­dad muy real de que eso ocu­rra, así en es­te mo­men­to los re­pu­bli­ca­nos con­tro­len las dos ins­tan­cias le­gis­la­ti­vas en Was­hing­ton y es­to su­pon­ga una di­fi­cul­tad.

Si­mi­li­tu­des

En 1974, Ni­xon pu­do aguan­tar va­rios me­ses en el po­der a pe­sar de que cer­ca­nos ase­so­res lo se­ña­la­ban co­mo el ce­re­bro de­trás de la tra­ma de in­ter­cep­ta­cio­nes ile­ga­les a la se­de del Par­ti­do De­mó­cra­ta (Com­ple­jo Wa­ter­ga­te) en Was­hing­ton D.C. des­cu­bier­ta des­de 1972.

No obs­tan­te, ese año fue crucial pa­ra su sa­li­da tem­pra­na al co­no­cer­se que su ad­mi­nis­tra­ción lle­vó a ca­bo una in­ten­sa la­bor de pre­sión al FBI y otras agencias con el fin de fre­nar sus in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre el ca­so.

Hoy en Es­ta­dos Uni­dos, tras me­ses del es­cán­da­lo por los ne­xos de la cam­pa­ña de Do­nald Trump con el Krem­lin, se­ña­lan los me­dios de co­mu­ni­ca­ción —en con­cre­to The New York Ti­mes, pri­me­ro en re­ve­lar la in­for­ma­ción el 16 de mayo— el pre­sun­to in­ten­to de su go­bierno por fre­nar la pes- qui­sa del FBI so­bre las reunio­nes en­tre su des­ti­tui­do ase­sor de se­gu­ri­dad na­cio­nal, Mi­chael Flynn, y el em­ba­ja­dor de Ru­sia en Was­hing­ton, Ser­gey Kisl­yak.

En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, Pa­tri­cio Na­via, po­li­tó­lo­go y do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York (NYU), re­cal­có que “lo si­mi­lar es que nor­mal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos se di­ce que los man­da­ta­rios no caen por el cri­men sino por el en­cu­bri­mien­to que in­ten­tan ha­cer. En eso sí que hay si­mi­li­tu­des. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que aho­ra el pre­si­den­te Trump apa­re­ce arrin­co­na­do y po­drían ser ca­da vez me­nos sus de­fen­so­res”, co­mo ocu­rrió con Ni­xon en 1974.

Por si fue­ra po­co, la des­ti­tu­ción del di­rec­tor del FBI Ja­mes Co­mey, el pa­sa­do 9 de mayo, aña­de ma­yor sus­pi­ca- cia al es­cán­da­lo. Una se­ma­na des­pués, The New York Ti­mes afir­ma­ba que exis­ten trans­crip­cio­nes que pro­ba­rían las pre­sio­nes de Trump pa­ra que Co­mey no si­guie­ra in­ves­ti­gan­do so­bre Flynn.

Co­mo gran coin­ci­den­cia en me­dio de es­te lío en el que es­tá me­ti­do el pre­si­den­te de la po­ten­cia mun­dial, su pri­me­ra gi­ra in­ter­na­cio­nal se

pro­du­ce du­ran­te la po­lé­mi­ca.

“Le sir­vió pa­ra dis­traer la pre­sión que tie­nen en Was­hing­ton. Cuan­do par­tió al ex­te­rior tu­vo una co­ber­tu­ra muy am­plia por par­te de los me­dios, al­go que no le es in­di­fe­ren­te. Fue pa­ra él po­si­ti­va es­ta gi­ra por paí­ses del Orien­te cer­cano y Eu­ro­pa. Pue­de aho­ra de­cir que va a traer mi­llo­na­rias su­mas de di­ne­ro que da­rán em­pleo a los es­ta­dou­ni­den­ses, con­cre­ta­men­te en el sec­tor de las ar­mas, en­tre otros com­pro­mi­sos. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que a su re­gre­so no va­ya a te­ner que en­fren­tar el es­cán­da­lo, que aho­ra tie­ne ma­yo­res re­ve­la­cio­nes so­bre los víncu­los con Ru­sia y la pre­sión a otras agencias ade­más del FBI pa­ra que fre­na­ran sus pes­qui­sas”, con­si­de­ró Emilio Viano, do­cen­te de po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal de la Uni­ver­si­dad

Ame­ri­ca­na de Was­hing­ton.

“Cla­ra­men­te es­te es­cán­da­lo no va a pa­rar, co­mo no pa­ró el de Ni­xon”, agre­gó el aca­dé­mi­co, men­cio­nan­do que me­dios co­mo The Was­hing­ton Post, The New Yor­ker y The New York Ti­mes si­guen sa­can­do fil­tra­cio­nes ca­da día.

Di­fe­ren­cias y evi­den­cias

En 1974, Senado y Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes es­ta­ban con­tro­la­das por los de­mó­cra­tas, par­ti­do con­tra­rio al del pre­si­den­te Ni­xon. Me­dios co­mo Ti­me, New York Ti­mes y The Was­hing­ton Post —es­pe­cial­men­te es­te úl­ti­mo, con los re­por­te­ros Bob Wood­ward y Carl Berns­tein—, fil­tra­ban ca­da vez más so­bre el bo­chorno gu­ber­na­men­tal, el Con­gre­so no tu­vo que lle­var a Ni­xon a un jui­cio po­lí­ti­co. El man­da­ta­rio re­nun­ció con la cer­te­za que se­ría des­ti­tui­do por la opo­si­ción.

Hoy es dis­tin­to. Trump es re­pu­bli­cano co­mo Ni­xon, pe­ro Senado y Cá­ma­ra es­tán con­tro­la­dos por su par­ti­do. Eso di­fi­cul­ta la po­si­bi­li­dad de un jui­cio po­lí­ti­co, pe­ro en opi­nión de los ex­per­tos, no la im­po­si­bi­li­ta.

Ese es­ce­na­rio de­pen­de mu­cho de la in­ves­ti­ga­ción en­ca­be­za­da por Ro­bert Mue­ller — ex­di­rec­tor del FBI, nom­bra­do aho­ra por el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia pa­ra esa pes­qui­sa— . Si él ha­lla evi­den­cias de que Trump tra­ba­jó con los ru­sos pa­ra des­truir la can­di­da­tu­ra de Hi­llary Clin­ton, po­dría im­pac­tar la per­cep­ción de la gen­te y por en­de de los le­gis­la­do­res re­pu­bli­ca­nos. Mu­cho más si se com­prue­ba que Trump pi­dió a Co­mey —y a otros je­fes de agencias fe­de­ra­les— ce­rrar la in­ves­ti­ga­ción so­bre Flynn”, afir­mó Viano.

Na­via ad­vier­te que el otro año se rea­li­zan unas cru­cia­les elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, y ese fac­tor po­dría in­fluir en la po­si­bi­li­dad de un jui­cio po­lí­ti­co: “Hoy el Con­gre­so no va a acu­sar a Trump, por eso el fis­cal no abri­ría un ca­so a me­nos que ten­ga evi­den­cia con­clu­yen­te. Pe­ro en la me­di­da en que la po­pu­la­ri­dad de Trump cai­ga y se acer­quen las pró­xi­mas elec­cio­nes, los con­gre­sis­tas van a que­rer sal­var sus pro­pios es­ca­ños, y no los que­rrán arries­gar pa­ra fa­vo­re­cer a Trump”

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.