Mónaco, una vi­da en­tre bom­bas, es­cán­da­los, ro­bos y de­te­rio­ro

Ha­bi­tan­tes del sec­tor re­la­tan las in­co­mo­di­da­des de vi­vir al la­do del edi­fi­cio.

El Colombiano - - METRO - Por DIE­GO ZAMBRANO BE­NA­VI­DES RO­BIN­SON SÁENZ

En una de­ci­sión ca­si que uná­ni­me, los ve­ci­nos que vi­ven jun­to al edi­fi­cio Mónaco, en el ba­rrio San­ta Ma­ría de los Ángeles de El Po­bla­do, han res­pal­da­do la pro­pues­ta de la Al­cal­día de Me­de­llín que bus­ca de­mo­ler el in­mue­ble. Su de­ter­mi­na­ción ra­di­ca en los pro­ble­mas de sa­lu­bri­dad, de con­vi­ven­cia y de se­gu­ri­dad que han pa­de­ci­do por vi­vir jun­to al que fue­ra el ho­gar del nar­co­tra­fi­can­te Pa­blo Es­co­bar.

Los in­qui­li­nos más an­ti­guos han si­do tes­ti­gos del pa­so del tiem­po en el edi­fi­cio, que nun­ca de­jó de cau­sar­les mo­les­tias. Des­de las fies­tas del ca­po, dos aten­ta­dos, la pre­sen­cia del Ejér­ci­to y la Fis­ca­lía, la ins­ta­la­ción de un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción pa­ra adic­tos, has­ta la ma­le­za, los es­com­bros y las pla­gas por la fal­ta de man­te­ni­mien­to, que con­su­me hoy en día la es­truc­tu­ra cu­ya con­truc­ción ter­mi­nó a co­mien­zos de los años 80.

Ve­ci­nos ve­te­ra­nos

Darío Mo­reno fue tes­ti­go de la al­ga­ra­bía y las fies­tas en las áreas co­mu­nes del Mónaco que co­lin­dan con la uni­dad Bahía Blan­ca an­tes del pri­mer aten­ta­do en 1988, cuan­do Es­co­bar vi­vía allí con su fa­mi­lia.

Cuan­do le di­je­ron que la Al­cal­día bus­ca­ba de­mo­ler­lo, ma­ni­fes­tó que él mis­mo, con una al­ma­da­na, ayu­da­ría a re­mo­ver la tie­rra y es­ta­ría pres­to pa­ra to­mar­se una fo­to so­bre los res­tos del edi­fi­cio.

“Eso que que­da es una ré­pli­ca de la per­ver­si­dad de uno de los hom­bres más ho­rri­bles des­pués de Hitler, si no lo des­ban­ca. Lo tie­nen in­mor­ta­li­za­do por­que cons­tru­yó unas ca­sas y un par­que. Pe­ro eso fren­te a la vi­da de un ser hu­mano no va­le na­da, y él sí que ma­tó a mu­chos”, di­jo Darío.

Juan He­nao com­pró su apar­ta­men­to sin sa­ber quién era el ve­cino que te­nía de­trás del mu­ro de su te­rra­za. Lue­go de en­te­rar­se ya no ha­bía vuel­ta atrás.

“Des­de que lle­gué no he te­ni­do sino pro­ble­mas con el Mónaco. Y des­pués de los aten­ta­dos, le que­dó a uno siem­pre ese mie­do si­co­ló­gi­co. Re­cuer­do que la gen­te ama­ne­cía en las sa­las o los co­rre­do­res por mie­do a que eso se re­pi­tie­ra”, con­tó Juan.

A Elsy Blair le to­có la se­gun­da bom­ba, en fe­bre­ro del 2000, cuan­do en el si­tio fun­cio­na­ba el CTI de la Fis­ca­lía. “Pa­ra mí es­ta zo­na es ideal, por­que ten­go to­do lo que ne­ce­si­to a la mano, pe­ro siem­pre ha si­do un ries­go muy gran­de vi­vir aquí por el ve­cino que te­ne­mos”, con­fe­só.

Las ca­le­tas y las fies­tas

Lue­go de la muer­te de Es­co­bar, su em­ble­má­ti­co edi­fi­cio pa­só a ma­nos de la Di­rec­ción de Es­tu­pe­fa­cien­tes, pe­ro du­ran­te un tiem­po al­gu­nas uni­da­des del Ejér­ci­to se ins­ta­la­ron en el in­mue­ble. La Cuar­ta Bri­ga­da no pu­do en­tre­gar in­for­ma­ción pre­ci­sa so­bre en qué pe­rio­do de tiem­po su­ce­dió, pe­ro va­rios ve­ci­nos co­rro­bo­ran la pre­sen­cia de los mi­li­ta­res an­tes de 1997.

“Con el Ejér­ci­to hu­bo pro­ble­mas por la bu­lla. Los sol­da­dos eran es­can­da­lo­sos, ha­cían mu­cha al­ga­ra­bía”, afir­mó Darío. Otro pro­ble­ma fue la bús­que­da de las su­pues­tas ca­le­tas que Es­co­bar ha­bría es­con­di­do en el Mónaco. Do­rely Res­tre­po, administradora de Bahía Blan­ca, re­la­tó que en va­rias oca­sio­nes los in­qui­li­nos le con­ta­ban acer­ca de la pre­sen­cia de per­so­nas y el so­ni­do de pi­cas en el in­te­rior del vie­jo edi­fi­cio.

Pa­ra na­die es un se­cre­to que lo úni­co de va­lor que con­ser­va la es­truc­tu­ra es la obra del ar­tis­ta an­tio­que­ño Ro­dri­go Are­nas Be­tan­cur que cuel­ga so­bre una de las pa­re­des, por­que las ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas, sa­ni­ta­rias, y las ha­bi­ta­cio­nes fue­ron sa­quea­das.

En 1997 lle­gó a ins­ta­lar­se un cen­tro de reha­bi­li­ta­ción de adic­tos de la E.S.E Ca­ris­ma, y du­ran­te ese tiem­po, se­gún afir­ma Amparo Pa­la­cio, re­si­den­te de Bahía Blan­ca, se pre­sen­ta­ron va­rios ro­bos en los pri­me­ros pi­sos de su uni­dad.

La lle­ga­da de la Fis­ca­lía al Mónaco no so­lo in­co­mo­dó por asun­tos de mo­vi­li­dad y se­gu­ri­dad a los ha­bi­tan­tes, sino por­que la en­ti­dad tam­bién ha­cían fies­tas en el edi­fi­cio.

“Los fi­nes de se­ma­na ha­cían reunio­nes con mú­si­ca por las no­ches, era una si­tua­ción in­so­por­ta­ble pa­ra una zo­na re­si­den­cial que siem­pre ha­bía si­do muy tran­qui­la”, co­men­tó Elsy.

Aban­dono

Cuan­do el juz­ga­do 18 pe­nal de Me­de­llín tu­te­ló los de­re­chos de se­gu­ri­dad y li­bre mo­vi­li­za­ción de los ha­bi­tan­tes del sec­tor, la Fis­ca­lía tam­bién se mar­chó del edi­fi­cio. Pe­ro allí no ter­mi­na­rían los pro­ble­mas.

“A la fe­cha he­mos gas­ta­do más de $40 mi­llo­nes, en abo­ga­dos, pa­ra im­pe­dir que se ins­ta­len des­pa­chos de se­gu­ri­dad al la­do de nues­tras vi­vien­das, y el man­te­ni­mien­to que he­mos te­ni­do que ha­cer no­so­tros mis­mos”, afir­mó Do­rely.

Va­rias uni­da­des del sec­tor for­ma­ron una me­sa en la que re­co­lec­ta­ron fon­dos pa­ra ta­par la pis­ci­na del Mónaco, que con el agua es­tan­ca­da y la ma­le­za se ha­bía con­ver­ti­do en un ni­do de zan­cu­dos y otras pla­gas que afec­ta­ban la sa­lud de los ve­ci­nos.

“De los ca­rros en­san­gran­ta­dos del CTI que en­tra­ban al edi­fi­cio pa­sa­mos al de­te­rio­ro, por­que a es­te edi­fi­cio lo tie­nen aban­do­na­do y ya nos es­tá afec­tan­do has­ta los cuar­tos úti­les con fil­tra­cio­nes de agua”, ase­ve­ró Dia­na Es­cu­de­ro, que es­pe­ra que la de­mo­li­ción no se que­de en una sim­ple pro­pues­ta.

Ade­más, to­dos los días lle­gan ca­rros car­ga­dos de tu­ris­tas a vi­si­tar el vie­jo edi­fi­cio, co­mo si se tra­ta­ra de un san­tua­rio. Los pro­pie­ta­rios de va­rios apar­ta­men­tos ale­da­ños, han ma­ni­fes­ta­do in­clu­so que a ve­ces han vis­to po­li­cías dan­do re­co­rri­dos a al­gu­nas per­so­nas, por eso, sos­pe­chan que has­ta las au­to­ri­da­des es­ta­rían ex­hi­bien­do el in­mue­ble.

Por es­te mo­ti­vo, Luis Her­nan­do Me­jía, pre­si­den­te de Cor­po­bla­do, in­for­mó que el jue­ves 1 de ju­nio se re­uni­rán con la co­mu­ni­dad pa­ra plan­tear pro­pues­tas con­cre­tas y pre­sen­tár­se­las a la Al­cal­día.

Por su par­te, la Ad­mi­nis­tra­ción Mu­ni­ci­pal es­tá a la es­pe­ra de una res­pues­ta ofi­cial de la Po­li­cía Na­cio­nal pa­ra pro­ce­der o no con la de­mo­li­ción del edi­fi­cio.

EL CO­LOM­BIANO se co­mu­ni­có con la Po­li­cía pa­ra in­da­gar so­bre la fal­ta de man­te­ni­mien­to y los pro­ble­mas que ha cau­sa­do el edi­fi­cio pa­ra los ha­bi­tan­tes del sec­tor, pe­ro la en­ti­dad no emi­tió una res­pues­ta ofi­cial

FO­TO

En la cua­dra del edi­fi­cio Mónaco hay dos uni­da­des re­si­den­cia­les y una clí­ni­ca. Ima­gen de abril de 2015.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.