Sí, las re­des so­cia­les per­ju­di­can la sa­lud men­tal

La an­sie­dad es una de las con­se­cuen­cias en los jó­ve­nes que se ex­tra­li­mi­tan en su uso. Lo di­ce un es­tu­dio re­cien­te.

El Colombiano - - TENDENCIAS SALUD - Por HE­LE­NA COR­TÉS GÓ­MEZ

Fa­ce­book y Twit­ter son uti­li­za­dos por una de ca­da cua­tro per­so­nas en to­do el mun­do. Tal ac­ti­vi­dad pa­re­ce inofen­si­va, pe­ro al­gu­nos in­ves­ti­ga­do­res su­gie­ren que los me­dios so­cia­les afec­tan la sa­lud men­tal y el bie­nes­tar.

Las re­des so­cia­les afec­tan so­bre to­do a los na­ti­vos di­gi­ta­les. Es­tas “se han con­ver­ti­do en un es­pa­cio en el que for­ma­mos y cons­trui­mos re­la­cio­nes, da­mos for­ma a la iden­ti­dad pro­pia, nos ex­pre­sa­mos y apren­de­mos so­bre el mun­do que nos ro­dea”, afir­ma Shir­ley Cramer, una de las au­to­ras de un es­tu­dio re­cien­te rea­li­za­do por la Ro­yal So­ciety of Pu­blic Health y la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge.

Es­ta in­ves­ti­ga­ción se reali­zó en­tre jó­ve­nes bri­tá­ni­cos, con el fin de de­tec­tar efec­tos se­cun­da­rios en es­te gru­po po­bla­cio­nal que usa es­tas apli­ca­cio­nes con fre­cuen­cia.

Se­gún el tra­ba­jo, Ins­ta­gram po­dría ser la cau­san­te de más se­cue­las po­co sa­lu­da­bles en los ado­les­cen­tes. Le si­guen Snap­chat, Fa­ce­book y Twit­ter. La úni­ca red ana­li­za­da con va­lo­ra­ción po­si­ti­va fue You­Tu­be, el por­tal de vi­deos más po­pu­lar en Co­lom­bia.

¿Por qué Ins­ta­gram?

Ca­tor­ce fac­to­res fue­ron eva- lua­dos. Ins­ta­gram fue la peor ca­li­fi­ca­da, con sie­te as­pec­tos ne­ga­ti­vos.

“Ins­ta­gram lo­gra fá­cil­men­te que las ni­ñas y mu­je­res se sien­tan co­mo si sus cuer­pos no fue­ran lo su­fi­cien­te­men­te bue­nos”. Esa es una de las afir­ma­cio­nes de uno de los vo­lun­ta­rios del es­tu­dio, un jo­ven de 20 años.

Va­rios de ellos afi­ma­ron que es­ta apli­ca­ción, que en Co­lom­bia cre­ció en un 143 % en el úl­ti­mo año se­gún Coms­co­re, afec­ta su au­to­es­ti­ma ne- ga­ti­va­men­te, sus ho­ras de sue­ño, fo­men­ta el ci­be­ra­co­so y ge­ne­ra an­sie­dad y sen­sa­ción de so­le­dad.

Snap­chat ob­tu­vo una ca­li­fi­ca­ción ca­si tan ne­ga­ti­va co­mo Ins­ta­gram, aun­que es más per­ju­di­cial pa­ra las ho­ras de sue­ño y pa­ra la an­sie­dad so­cial que ge­ne­ra per­der­se even­tos con ami­gos.

El la­do os­cu­ro

La in­ves­ti­ga­ción su­gie­re que los jó­ve­nes que in­vier­ten más de dos ho­ras al día en si­tios de re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book, Twit­ter o Ins­ta­gram son más pro­pen­sos a pre­sen­tar sín­to­mas de an­sie­dad y de­pre­sión.

Otro par­ti­ci­pan­te de 24 años con­tó: “Es­toy cons­tan­te­men­te preo­cu­pa­do por lo que otros pien­san de mis pu­bli­ca­cio­nes y fotografías”.

Mu­chos de los par­ti­ci­pan­tes ade­más se­ña­la­ron que cua­tro de las cin­co pla­ta­for­mas de me­dios so­cia­les más uti­li­za­das en reali­dad em­peo­ran sus sen­ti­mien­tos de an­sie­dad.

De acuer­do con los in­ves­ti­ga­do­res, uno de ca­da seis jó­ve­nes ex­pe­ri­men­ta­rá un tras­torno de an­sie­dad en al­gún mo­men­to de sus vi­das y las ta­sas de an­sie­dad y de­pre­sión en los jó­ve­nes se han in­cre­men­ta­do en un 70 % en los úl­ti­mos 25 años.

Jo­sé Luis Ál­va­rez, psi­có­lo­go de la Uni­ver­si­dad de San Bue­na­ven­tu­ra, ex­pli­ca que es­tos

“Las re­des so­cia­les se han pro­ba­do mu­cho más adic­ti­vas que el al­cohol y los ci­ga­rri­llos”. BECKY INKSTER Neu­ro­cien­tí­fi­ca de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge “Aque­llos que uti­li­zan las re­des so­cia­les ase­gu­ran que se sien­ten más apo­ya­dos emo­cio­nal­men­te”. SHIR­LEY CRAMER Di­rec­to­ra Ro­yal So­ciety for Pu­blic Health

trans­tor­nos pue­den te­ner un im­pac­to muy per­ju­di­cial en la vi­da de un ado­les­cen­te. Los sen­ti­mien­tos de preo­cu­pa­ción abru­ma­do­ra y pá­ni­co pue­den asu­mir el con­trol y ha­cer que sea di­fí­cil pa­ra ellos sa­lir de la casa, asis­tir a cla­ses o con­fe­ren­cias o rea­li­zar sus tra­ba­jos.

La an­sie­dad pue­de ser diag­nos­ti­ca­da co­mo un tras­torno de sa­lud men­tal es­pe­cí­fi­co, de An­sie­dad Ge­ne­ra­li­za­da (TAG), de Pá­ni­co, de An­sie­dad So­cial u Ob­se­si­vo com­pul­si­vo (TOC).

Ver a los ami­gos cons­tan­te-

men­te de va­ca­cio­nes o dis­fru­tan­do de res­tau­ran­tes pro­vo­can que los jó­ve­nes sien­tan que es­tán per­dien­do el tiem­po mien­tras otros dis­fru­tan de la vi­da. Es­tos sen­ti­mien­tos pro- mue­ven una ac­ti­tud de com­pa­rar­se con los de­más y eso cau­sa de­ses­pe­ra­ción.

Los in­di­vi­duos ven fotografías y vi­deos, a ve­ces edi­ta­dos o es­ce­ni­fi­ca­dos y los com­pa­ran con sus vi­das apa­ren­te­men­te sim­ples y mun­da­nas, y eso les cau­sa di­cho sen­ti­mien­to.

Otro es­tu­dio, en­car­ga­do por An­xiety UK, apo­yó es­ta idea y en­con­tró evi­den­cia de que los me­dios so­cia­les ali­men­ta­ban la an­sie­dad y au­men­ta­ban los sen­ti­mien­tos de inade­cua­ción.

Las ex­pec­ta­ti­vas po­co

rea­lis­tas es­ta­ble­ci­das por las re­des so­cia­les pue­den afec­tar la au­to­es­ti­ma. El uso de las re­des, en par­ti­cu­lar el fun­cio­na­mien­to de más de una cuen­ta si­mul­tá­nea­men­te, tam­bién ha de­mos­tra­do es­tar vin­cu­la­do con los sín­to­mas de an­sie­dad so­cial.

Des­ve­la­dos

Otro as­pec­to que se per­ju­di­ca es el sue­ño. La ma­la sa­lud men­tal pue­de cau­sar in­som­nio y es­te al­te­rar la sa­lud men­tal.

Dor­mir es par­ti­cu­lar­men­te im­por­tan­te pa­ra los ado­les­cen­tes y adul­tos jó­ve­nes de­bi­do a que es una eta­pa clave en el desa­rro­llo Ne­ce­si­tan al­re­de­dor de 1 o 2 ho­ras adi­cio­na­les de des­can­so ca­da no­che.

El ce­re­bro no es­tá com­ple­ta­men­te desa­rro­lla­do has­ta que una per­so­na es­tá en sus vein­tes o trein­tas. El sue­ño es esen­cial pa­ra que fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te du­ran­te las ho­ras de vi­gi­lia.

Ade­más, el sue­ño de­fi­cien­te es­tá re­la­cio­na­do con una am­plia ga­ma de con­di­cio­nes de sa­lud fí­si­ca y men­tal en adul­tos, in­clu­yen­do hi­per­ten­sión ar­te­rial, dia­be­tes, obe­si­dad, ata­que car­día­co, ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar y de­pre­sión.

An­te el es­pe­jo

Un as­pec­to adi­cio­nal que se afec­ta con el uso ex­ce­si­vo de las re­des es la ima­gen cor­po­ral, un pro­ble­ma pa­ra mu­chos ado­les­cen­tes, es­pe­cial­men­te mu­je­res.

Ca­da ho­ra se suben 10 mi­llo­nes de fotografías a Fa­ce­book, se­gún Cosms­co­re. Es­to po­dría es­ti­mu­lar que va­rias jó­ve­nes com­pa­ren su apa­rien­cia con las fo­tos que ven en lí­nea.

En el es­tu­dio de Cam-

brid­ge se afir­ma que cuan­do las ni­ñas y ellas en sus vein­tes ven Fa­ce­book, así sea por un cor­to pe­río­do de tiem­po, las preo­cu­pa­cio­nes so­bre la ima­gen cor­po­ral son ma­yo­res en com­pa­ra­ción con lo que su­ce­de con quie­nes no son usua­rias de es­ta red so­cial.

No to­do es ma­lo

Ade­más de eva­luar fac­to­res ne­ga­ti­vos, es­ta in­ves­ti­ga­ción en­con­tró que los jó­ve­nes que su­fren de pro­ble­mas de sa­lud men­tal, tie­nen la oportunidad de leer o es­cu­char las ex­pe­rien­cias de sa­lud de los de­más, re­la­cio­nán­do­las con su reali­dad.

Leer blogs o ver blogs so­bre los pro­ble­mas de sa­lud per­so­nal de otros de su mis­ma edad pue­de me­jo­rar la al­fa­be­ti­za­ción de la sa­lud de los jó­ve­nes, ha­cer que los in­di­vi­duos ac­ce­dan a los ser­vi­cios de sa­lud per­ti­nen­tes y per­mi­tir a las per­so­nas ex­pli­car me­jor sus cir­cuns­tan­cias.

“Tu­ve an­sie­dad y en mu­chas oca­sio­nes en­con­tré vi­deos que me ex­pli­ca­ron por qué me po­dría es­tar sin­tien­do así. Es­to me ayu­dó y me hi­zo sen­tir más con­fia­do”, afir­mó uno de los vo­lun­ta­rios de 19 años.

Tam­bién es­tas pla­ta­for­mas per­mi­ten la li­bre ex­pre­sión, y ofre­cen a las per­so­nas una he­rra­mien­ta útil pa­ra cons­truir re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les en el mun­do real

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.