Vos po­dés ser un cien­tí­fi­co

Los ciu­da­da­nos ayu­dan a re­du­cir la bre­cha que hay en­tre la cien­cia y la so­cie­dad.

El Colombiano - - TENDENCIAS EDUCACIÓN - Por HE­LE­NA COR­TÉS GÓ­MEZ

Hoy en día más y más per­so­nas es­tán cap­tan­do imá­ge­nes e in­for­ma­ción so­bre el mun­do que les ro­dea y ana­li­zan­do lo que ven. Mu­chos son ob­ser­va­do­res de aves, ca­za­do­res de as­te­roi­des u or­gu­llo­sos de ser co­no­ci­dos co­mo “ño­ños me­teo­ro­ló­gi­cos”.

Po­dría de­cir­se que la bús­que­da de se­ña­les ex­tra­te­rres­tres fue el pri­mer pro­yec­to cien­tí­fi­co que in­vo­lu­cró a la ciu­da­da­nía en di­gi­tal. El pro­yec­to SETI@ho­me de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley, Es­ta­dos Uni­dos, el cual apro­ve­chó las compu­tado­ras de los vo­lun­ta­rios pa­ra se­lec­cio­nar los da­tos de un ra­dio­te­les­co­pio en bus­ca de se­ña­les alie­ní­ge­nas.

Orí­ge­nes

Has­ta el si­glo XIX, to­da cien­cia era cien­cia ciu­da­da­na. Char­les Dar­win no era un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio ti­tu­lar o un in­ves­ti­ga­dor asa­la­ria­do del go­bierno, sino un in­di­vi­duo fas­ci­na­do por el fun­cio­na­mien­to del mun­do na­tu­ral. Y su cu­rio­si­dad ama­teur re­vo­lu­cio­nó nues­tra com­pren­sión de có­mo evo­lu­cio­na la vi­da.

En aque­lla épo­ca, ha­ce ca­si 200 años, ca­si to­dos los cien­tí­fi­cos vi­vían de otras pro­fe­sio­nes. Ben­ja­min Fran­klin era un im­pre­sor, di­plo­má­ti­co y po­lí­ti­co; Dar­win na­ve­gó en el Bea­gle co­mo un com­pa­ñe­ro no pa­ga­do del ca­pi­tán Ro­bert Fit­zRoy, no co­mo un na­tu­ra­lis­ta pro­fe­sio­nal.

El as­cen­so de la cien­cia co­mo pro­fe­sión re­mu­ne­ra­da es un fe­nó­meno re­cien­te. Sin em­bar­go, los cien­tí­fi­cos ciu­da­da­nos nun­ca han des­apa­re­ci­do, so­bre to­do en cien­cias co­mo la ar­queo­lo­gía, la as­tro­no­mía y la his­to­ria na­tu­ral, don­de la ha­bi­li­dad en la ob­ser­va­ción pue­de ser más im­por­tan­te que los cos­to­sos equi­pos.

¿Cien­tí­fi­co ciu­da­dano?

El cien­tí­fi­co ciu­da­dano es un vo­lun­ta­rio que re­co­lec­ta in­for­ma­ción o da­tos pro­ce­sa­dos co­mo par­te de una in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca.

Hoy, la ma­yo­ría de los cien­tí­fi­cos ciu­da­da­nos tra­ba­jan con el apo­yo de pro­fe­sio­na­les, en pro­yec­tos que han si­do es­pe­cí­fi­ca­men­te di­se­ña­dos o adap­ta­dos pa­ra que los afi­cio­na­dos cum­plan un pa­pel, ya sea pa­ra el be­ne­fi­cio edu­ca­ti­vo de los vo­lun­ta­rios o pa­ra el be­ne­fi­cio del pro­yec­to. Los mejores ejem­plos be­ne­fi­cian a am­bas par­tes.

La cien­cia ciu­da­da­na se ha usa­do en la úl­ti­ma dé­ca­da co­mo una for­ma de co­mu­ni­car las cien­cias y tam­bién co­mo una vía pa­ra enamo­rar al pú­bli­co de es­tas. La ma­yo­ría de ve­ces am­bas par­tes sa­len be­ne­fi­cia­das: los cien­tí­fi­cos ob­tie­nen ayu­da de los ciu­da­da­nos y la gen­te tie­ne la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en una in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca real y sig­ni­fi­ca­ti­va. En mu­chos ca­sos los ciu­da­da­nos re­sul­tan sien­do coau­to­res de ar­tícu­los en re­vis­tas cien­tí­fi­cas.

Cien­cia ciu­da­da­na lo­cal

En Me­de­llín las ini­cia­ti­vas han si­do tí­mi­das, pe­ro han im­pac­ta­do di­ver­sos pú­bli­cos.

En 2013 cien­tos de per­so­nas pu­bli­ca­ron fo­tos y vi­deos del im­pac­to del me­teo­ri­to que se pro­du­jo el 13 de fe­bre­ro de ese año en Chel­ya­binsk, una ciu­dad ru­sa. Es­to per­mi­tió que va­rios cien­tí­fi­cos de to­do el mun­do es­tu­dia­ran en de­ta­lle es­te fe­nó­meno co­mo nun­ca an­tes. Los as­tró­no­mos Jorge Zu­lua­ga, an­tio­que­ño, e Ig­na­cio Fe­rrin, ve­ne­zo­lano, usa­ron con­te­ni­dos pu­bli­ca­dos por los ciu­da­da­nos pa­ra ha­cer una in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca.

Es­ta evi­den­cia re­co­gi­da por una cá­ma­ra a la Pla­za de la Re­vo­lu­ción de Chel­ya­binsk y otros vi­deos gra­ba­dos por tes­ti­gos de la ciu­dad ve­ci­na de Kor­kino, fue usa­da por es­te par de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia pa­ra cal­cu­lar la tra­yec­to­ria del cuer­po en la at­mós­fe­ra y ser los pri­me­ros en re­cons­truir la ór­bi­ta en el es­pa­cio del me­teo­ro an­tes del en­cuen­tro vio­len­to con nues­tro pla­ne­ta.

En 2014, ciu­da­da­nos, cien­tí­fi­cos y as­tró­no­mos pro­fe­sio­na­les de Co­lom­bia, Ve­ne­zue­la y Chi­le rea­li­za­ron ob­ser­va­cio­nes de la ocul­ta­ción de Mar­te por la lu­na con el ob­je­ti­vo de me­dir la ve­lo­ci­dad de la luz y la dis­tan­cia a la Lu­na. Es­te pro­yec­to hi­zo par­te de la Cam­pa­ña Aris­tar­co de la So­cie­dad An­tio­que­ña de As­tro­no­mía.

Aun­que los as­tró­no­mos de la ac­tua­li­dad han desa­rro­lla­do téc­ni­cas muy pre­ci­sas pa­ra me­dir es­tas dis­tan­cias, por ejem­plo a tra­vés del lá­ser y los arre­glos de es­pe­jos pues­tos en la su­per­fi­cie de la Lu­na por los as­tro­nau­tas del Apo­lo, aún al­gu­nos cu­rio­sos y es­cép­ti­cos cues­tio­nan: ¿có­mo es es­to com­pro­ba­ble sin ins­tru­men­ta­ción so­fis­ti­ca­da?

Y es­ta, la ter­ce­ra cam­pa­ña de cien­cia ciu­da­da­na que ha­ce es­ta So­cie­dad, se con­vir­tió en la prue­ba de có­mo con me­di­cio­nes sim­ples, cual­quier per­so­na po­dría tam­bién es­ti­mar la ve­lo­ci­dad de la luz, una me­di­da de dis­tan­cia en as­tro­no­mía.

Dos años des­pués, Jonathan Os­pi­na, en­tu­sias­ta de la ob­ser­va­ción as­tro­nó­mi­ca, pro­pu­so a sus es­tu­dian­tes de 8 a 12 años, una ca­za de me­teo­ri­tos a tra­vés del Di­gi­tal Sky sur­vey Dr9 na­vi­ga­te. Os­pi­na apro­ve­chó las Jor­na­das Com­ple­men­ta­rias de la Al­cal­día de Me­de­llín y el Par­que Ex­plo­ra, un pro­yec­to en el que se ofre­cie­ron se­sio­nes de as­tro­no­mía a di­ver­sas ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas de la ciu­dad, pa­ra ver si los ni­ños se in­tere­sa­ban por el te­ma. “En las se­sio­nes si­guien­tes, los ni­ños me con­ta­ban emo­cio­na­dos que ha­bían en­con­tra­do nue­vos ob­je­tos que no ha­bían si­do cla­si­fi­ca­dos ni por el JPL de Nasa”, con­tó Os­pi­na.

Ac­tual­men­te Zu­lua­ga, tra­ba­ja en la Red Mo­ni­ca de ob­ser­va­ción y mo­ni­to­reo de la at­mós­fe­ra y el cie­lo, y a es­to lo lla­man un pro­gra­ma de cien­cia in­clu­si­va. “Apar­te de la im­por­tan­cia que es­ta prác­ti­ca tie­ne pa­ra los cien­tí­fi­cos, es im­por­tan­te que las co­mu­ni­da­des an­tio­que­ñas sean cons­cien­tes de sus cie­los y de la re­la­ción en­tre as­tro­no­mía y me­dio am­bien­te, que nos sir­ve pa­ra vi­gi­lar y ana­li­zar los vien­tos, las nu­bo­si­da­des, el cli­ma, en­tre mu­chos otros fac­to­res”, cuen­ta.

¿Có­mo in­vo­lu­crar­se?

En el mun­do, aun­que a un rit­mo más ace­le­ra­do que en nues­tro país, la in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va, los co­no­ci­mien­to de ma­sas y la cien­cia ciu­da­da­na, co­mien­zan a ha­cer­se co­ti­dia­nos en la ac­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca.

Hay mu­chas for­mas de in­vo­lu­crar­se en pro­ce­sos de cien­cia ciu­da­da­na, una de las más atrac­ti­vas de ha­cer­lo sin de­pen­der de las ini­cia­ti­vas cien­tí­fi­cas, es a tra­vés de apli­ca­cio­nes y si­tios web que ex­po­nen la in­for­ma­ción y com­pro­me­ten y en­tre­nan a los usua­rios co­mo en jue­gos de vi­deo. Es­tos pro­yec­tos di­gi­ta­les es­tán cam­bian­do el ros­tro de la cien­cia ciu­da­da­na, ha­cién­do­la más in­clu­si­va que an­tes

CASIFICACIÓN DE GA­LA­XIAS Y BÚS­QUE­DA DE SE­ÑA­LES ET

No ha­ce mu­cho tiem­po, la Nasa desa­rro­lló compu­tado­res muy so­fis­ti­ca­dos pa­ra bus­car pla­ne­tas más allá de nues­tro Sis­te­ma So­lar a tra­vés de los da­tos del te­les­co­pio es­pa­cial Ke­pler. En un es­fuer­zo por ser lo más mi­nu­cio­sos po­si­ble, los cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Ya­le de Es­ta­dos Uni­dos, se pre­gun­ta­ron si los compu­tado­res po­drían ha­ber per­di­do al­go de in­for­ma­ción en el pro­ce­so. Es­to ge­ne­ró un pro­yec­to de cien­cia ciu­da­da­na co­no­ci­do co­mo Pla­net Hun­ters, que per­mi­te a la gen­te es­ca­near los da­tos a la par con las má­qui­nas. Tam­po­co es ne­ce­sa­rio te­ner nin­gu­na for­ma­ción o ex­pe­rien­cia pa­ra par­ti­ci­par en cual­quier pro­yec­to de , una de las más gran­des pla­ta­for­mas de cien­cia ciu­da­da­na que hay en el mun­do. En ella los par­ti­ci­pan­tes pue­den es­tu­diar ob­je­tos reales de in­te­rés re­co­gi­dos por in­ves­ti-

ga­do­res pro­fe­sio­na­les, co­mo imá­ge­nes de ga­la­xias le­ja­nas, re­gis­tros his­tó­ri­cos y diarios, o vi­deos de ani­ma­les en sus há­bi­tats na­tu­ra­les. Al res­pon­der a pre­gun­tas sen­ci­llas so­bre ellos, los cien­tí­fi­cos ciu­da­da­nos ayu­dan a con­tri­buir a nues­tra com­pren­sión del mun­do y de nues­tra his­to­ria. Es­ta pla­ta­for­ma se am­plió des­pués de sur­gir co­mo Galaxy Zoo, ori­gi­nal­men­te de as­tro­no­mía, es­te si­tio in­vi­ta a la gen­te a ayu­dar en la cla­si­fi­ca­ción mor­fo­ló­gi­ca de un gran nú­me­ro de ga­la­xias. Su ob­je­ti­vo es de­ve­lar los mis­te­rios del na­ci­mien­to ga­lác­ti­co.

MODELACIÓN DE LAS NEU­RO­NAS DEL CE­RE­BRO HU­MANO

Des­de no­viem­bre de 2016 mi­les de per­so­nas han ju­ga­do el jue­go Mo­zak, que uti­li­za tru­cos co­mu­nes del me­dio de los vi­deo­jue­gos co­mo pun­tos, ni­ve­la­ción y ta­blas de lí­de­res que cla­si­fi­can pú­bli­ca­men­te el ren­di­mien­to de los ju­ga­do­res. Es­te jue­go, tie­ne un ob­je­ti­vo cien­tí­fi­co: crear un mo­de­lo tri­di­men­sio­nal de nues­tras neu­ro­nas a mu­chas ma­nos. El gru­po Cen­tro de la cien­cia del jue­go de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton, desa­rro­lló el jue­go en co­la­bo­ra­ción con Allen Ins­ti­tu­te for Brain Scien­ce, una or­ga­ni­za­ción de in­ves­ti­ga­ción fun­da­da por Paul Allen, el mul­ti­mi­llo­na­rio co­fun­da­dor de Mi­cro­soft. Quie­nes mue­ven es­ta ini­cia­ti­va es­tán bus­can­do una me­jor com­pren­sión del ce­re­bro. El pro­fe­sor Zo­ran Po­po­vi , lí­der de es­te tra­ba­jo, ya ha­bía re­ci­bi­do aten­ción de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca por el jue­go Fol­dit, crea­do ha­ce ca­si 10 años pa­ra apro­ve­char las ha­bi­li­da­des de los ju­ga­do­res pa­ra re­sol­ver enig-

mas so­bre la es­truc­tu­ra de las pro­teí­nas. El ob­je­ti­vo de ca­ta­lo­gar la es­truc­tu­ra de las neu­ro­nas, las cé­lu­las que trans­mi­ten in­for­ma­ción a tra­vés del sis­te­ma ner­vio­so, po­dría un día ayu­dar a los in­ves­ti­ga­do­res a com­pren­der las raí­ces de las en­fer­me­da­des neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vas co­mo el Alz­hei­mer y el Par­kin­son y su tra­ta­mien­to. Otro jue­go que bus­ca ma­pear el ce­re­bro es Eye­wi­re. Es­te jue­go de compu­tación ba­sa­do desafía a los ju­ga­do­res a ma­pear neu­ro­nas 3D en una re­ti­na. Eye­wi­re fue lan­za­do ofi­cial­men­te en 2012 y des­de en­ton­ces ha cre­ci­do a más de 200.000 ju­ga­do­res de 150 paí­ses.

CLA­SI­FI­CA­CIÓN DE PÁ­JA­ROS ECO­LO­GÍA Y BIO­DI­VER­SI­DAD

Ha­ce un po­co más de un año cien­tí­fi­cos del la­bo­ra­to­rio de or­ni­to­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, do­cu­men­ta­ron los mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios de las po­bla­cio­nes de 118 es­pe­cies de aves en to­do el He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal. “Usa­mos mi­llo­nes de ob­ser­va­cio­nes de la ba­se de da­tos eBird­ci­ti­zen-scien­ce da­ta­ba­se”, con­tó Frank La Sor­te, in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal del ar­tícu­lo que se pu­bli­có en la re­vis­ta Pro­cee­dings of the Ro­yal So­ciety B: Bio­lo­gi­cal Scien­ces. Cuan­do eBird na­ció en 2002 es­tu­vo res­trin­gi­da a los avis­ta­mien­tos del He­mis­fe­rio Oc­ci­den­tal, pe­ro en 2010 se am­plió pa­ra abar­car a to­do el mun­do. Es­ta ba­se de da­tos de ob­ser­va­ción de aves pro­por­cio­na cien­tí­fi­cos, in­ves­ti­ga­do­res y na­tu­ra­lis­tas afi­cio­na­dos da­tos en tiem­po real so­bre la dis­tri­bu­ción y abun­dan­cia de

aves. La pla­ta­for­ma es un ejem­plo de la de­mo­cra­ti­za­ción de la cien­cia pues el pú­bli­co pue­de te­ner ac­ce­so y uti­li­zar sus pro­pios da­tos y los da­tos ge­ne­ra­dos por otros co­lec­ti­vos. En An­tio­quia la or­ga­ni­za­ción Abu­rrá Na­tu­ral lan­zó la apli­ca­ción TA­yRA, si­gla que sig­ni­fi­ca: Trans­por­te, Ani­ma­les y Re­gis­tro de Atro­pe­lla­mien­tos; con es­ta cual­quier per­so­na pue­da im­pli­car­se en la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad lo­cal a tra­vés de una apli­ca­ción gra­tui­ta pa­ra ce­lu­la­res in­te­li­gen­tes.

SSTOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.