Pau­la, de Ch­ris­tian Sch­wo­chow Una mu­jer con­tra su tiem­po

El Colombiano - - TENDENCIAS - OS­WAL­DO OSO­RIO Cí­ti­co de ci­ne

La his­to­ria es­tá lle­na de ar­tis­tas in­com­pren­di­dos, igual que lo es­tá de mu­je­res cu­yo ta­len­to ha si­do ig­no­ra­do jus­to por el he­cho de ser mu­je­res. En es­ta pe­lí­cu­la se com­bi­nan am­bas con­di­cio­nes en la fi­gu­ra de la pin­to­ra ale­ma­na Pau­la Mo­der­sohn-Bec­ker, quien en el um­bral del si­glo XX se ne­gó a que­dar­se en la po­si­ción a la que los hom­bres la que­rían re­le­gar y, más aún, con esa ba­ta­lla par­cial­men­te ga­na­da, se re­sis­tió a co­piar el ar­te que ese pa­triar­ca­do del óleo le exi­gía. His­to­rias co­mo es­ta han si­do mu­chas ve­ces con­ta­das por el ci­ne, y real­men­te no es que es­ta ten­ga al­go muy dis­tin­to o ex­cep­cio­nal, y aun así no se an­to­ja re­pe­ti­ti­va ni pre­de­ci­ble o te­dio­sa. Tal vez es­to obe­dez­ca a los dis­tin­tos cam­bios en el tono del re­la­to y en la at­mós­fe­ra vi­sual y emo­cio­nal que pro­po­ne la pe­lí­cu­la. Cla­ra­men­te se pue­de ver una jo­vial pri­me­ra par­te en la co­mu­na de ar­tis­tas, lue­go el pe­so de la frus­tra­ción por no ob­te­ner lo que ella que­ría, des­pués la pro­me­sa de la li­ber­tad en Pa­rís, pa­ra ter­mi­nar en otro mo­men­to os­cu­ro y ad­ver­so. Ca­da uno de esos mo­men­tos no so­lo po­ne en evi­den­cia el si­nuo­so e im­pre­vi­si­ble ca­mino que de­bió sor­tear Pau­la en su to­zu­da re­sis­ten­cia con­tra las nor­mas so­cia­les y ar­tís­ti­cas es­ta­ble­ci­das, sino tam­bién esa en­te­re­za y ca­li­dez con que lo afron­tó to­do. Es cier­to que la pe­lí­cu­la ha­bla de un con­tex­to y los pre­jui­cios fren­te a una mu­jer que que­ría ser ar­tis­ta, pe­ro el re­la­to se con­cen­tra ca­si to­tal­men­te en el per­so­na­je, y es a tra­vés de ella que se pue­den en­ten­der ideas y emo­cio­nes re­fle­xio­nan so­bre la con­di­ción de la mu­jer, una ho­nes­ta con­cep­ción so­bre el ar­te, el es­pí­ri­tu li­ber­ta­rio y la di­cha de vi­vir. Vi­sual y at­mos­fé­ri­ca­men­te ocu­rre igual, la pri­me­ra par­te co­pia esa be­lle­za pre­cio­sis­ta co­mo pa­sa­da por ve­los y la luz del fi­nal de la tar­de, así co­mo era esa con­cep­ción de la pin­tu­ra que te­nían aque­llos ar­tis­tas ale­ma­nes de prin­ci­pio de esa cen­tu­ria: una ré­pli­ca de la na­tu­ra­le­za. Lue­go el am­bien­te se pa­re­ce más a esas pin­tu­ras en las que Pau­la pre­fi­gu­ra­ba el ex­pre­sio­nis­mo, con to­da su car­ga emo­cio­nal y ca­si lú­gu­bre. Des­pués, en Pa­rís, la vi­da, el amor y la li­ber­tad ha­cen flo­re­cer la ima­gen, aun­que lue­go esos mis- mos es­pa­cios se los to­ma la an­gus­tia y la pre­ca­rie­dad, ya sin sol y sin be­lle­za. El re­la­to le per­mi­te, en­ton­ces, acom­pa­ñar al es­pec­ta­dor a Pau­la en es­ta aven­tu­ra de vi­da, una aven­tu­ra don­de se re­sal­ta, más que los dra­mas y ad­ver­si­da­des que se sue­len ver en es­tos ar­tis­tas cons­tre­ñi­dos e in­com­pren­di­dos por su tiem­po, su pa­sión y de­ter­mi­na­ción por la for­ma co­mo ella ve la vi­da y el ar­te. Es­te ca­mino jun­to a una per­so­na­li­dad tan ge­nui­na, su­ma­do a esos cam­bios en su es­ta­do y la ima­gen ya men­cio­na­dos, per­mi­ten ver es­ta his­to­ria de for­ma dis­tin­ta, co­mo un en­tra­ña­ble cuen­to vi­tal y co­mo un re­fle­xi­vo ma­ni­fies­to so­bre la li­ber­tad pa­ra las mu­je­res y pa­ra la crea­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.