“BE­LLOS EQUI­POS MI­LI­TA­RES NO PUE­DEN COM­PRAR LA PAZ EN EL ME­DIO ORIEN­TE”

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MOHAMMAD JAVAD ZARIF re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Mien­tras el pre­si­den­te Trump era fes­te­ja­do en los palacios de la familia real sau­di­ta des­pués de lle­gar a un histórico acuer­do de ar­mas, los ira­níes es­ta­ban ce­le­bran­do el re­sul­ta­do de unas elec­cio­nes muy lu­cha­das. El vo­to ma­ni­fes­tó la de­ter­mi­na­ción del elec­to­ra­do de Irán pa­ra con­ti­nuar por el ca­mino de la mo­de­ra­ción y com­pro­mi­so cons­truc­ti­vo ba­sa­do en el res­pe­to mu­tuo que tra­jo al mun­do el acuer­do nu­clear en 2015.

Si el desem­pe­ño pa­sa­do es in­di­ca­dor de éxi­to fu­tu­ro, otros US$ 110 mil mi­llo­nes en ar­mas ni re­du­ci­rán la “car­ga” so­bre el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se ni apo­ya­rán “la se­gu­ri­dad a lar­go pla­zo de Ara­bia Sau­di­ta”, co­mo ar­gu­men­ta el De­par­ta­men­to de Es­ta­do. La úl­ti­ma vez que los sau­díes gas­ta­ron ese ti­po de di­ne­ro fue cuan­do dieron miles de mi­llo­nes al dic­ta­dor ira­quí

Sad­dam Hus­sein en los años 80 pa­ra ar­mar su gue­rra de agre­sión con­tra Irán. Mi­re lo que eso les tra­jo a ellos y al mun­do.

En el me­jor de los ca­sos, Trump es­tá ex­tor­sio­nan­do a nues­tros ve­ci­nos sau­díes, ex­pri­mién­do­los por di­ne­ro que no tie­nen. En el peor de los ca­sos, po­dría es­tar con­vir­tien­do a los Es­ta­dos Uni­dos en mer­ce­na­rio de Ara­bia Sau­di­ta en el Orien­te Me­dio, una po­si­ción bas­tan­te ig­no­mi­nio­sa pa­ra Es­ta­dos Uni­dos, te­nien­do en cuen­ta el ori­gen de 15 de los se­cues­tra­do­res del 11 de sep­tiem­bre.

Pa­ra evi­tar la ex­pan­sión de te­rro­ris­mo y ex­tre­mis­mo mi­li­tan­te, lí­de­res res­pon­sa­bles en ca­pi­ta­les re­gio­na­les y del mun­do tie­nen que to­mar pos­tu­ra y dar ma­ne­jo a los tre­men­dos re­tos que vie­nen.

En Ye­men, Ara­bia Sau­di­ta es­tá ata­can­do al grupo An­sar Allah, la úni­ca fuer­za que ha de­mos­tra­do ser ca­paz de de­rro­tar a Al Qae­da en la Pe­nín­su­la Ará­bi­ga, la más le­tal de las fran­qui­cias de la red te­rro­ris­ta mun­dial.

Los ab­sur­dos de la tra­ge­dia en Ye­men se re­fle­jan tris­te­men­te en Si­ria. Allí, las fuer­zas que lu­chan con­tra los ex­tre­mis­tas waha­bíes en la pri­me­ras lí­neas tam­bién en­fren­tan pe­li­gros de la po­lí­ti­ca an­ti­te­rro­ris­ta oc­ci­den­tal, que a me­nu­do es ar­bi­tra­ria en sus dis­tin­cio­nes en­tre alia­dos y enemi­gos.

Per­mí­ta­me ser cla­ro: lo que Trump lla­mó “mu­chos equi­pos mi­li­ta­res be­llí­si­mos” no dre­na­rán los pan­ta­nos don­de el te­rro­ris­mo y la mi­li­tan­cia ex­tre­mis­ta se en­co­nan. Ca­de­nas do­ra­das y or­bes bri­llan­tes no ofre­ce­rán una so­lu­ción má­gi­ca pa­ra los re­tos so­cio­eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos que mo­ti­van la ra­di­ca­li­za­ción. Lo que fun­cio­na­rá es un ver­da­de­ro es­fuer­zo por for­jar la par­ti­ci­pa­ción in­clu­si­va en­tre los po­de­res re­gio­na­les ba­sa­da en una po­lí­ti­ca de co­exis­ten­cia y acep­ta­ción de que las so­lu­cio­nes mi­li­ta­res son fú­ti­les.

Mien­tras que Ara­bia Sau­di­ta gas­ta in­con­ta­bles mi­llo­nes pro­mo­vien­do el te­mor a Irán pa­ra dis­traer de su ex­por­ta­ción glo­bal del waha­bis­mo, Irán ha es­ta­do ayu­dan­do a las víc­ti­mas del ex­tre­mis­mo en Irak y Si­ria. Al ayu­dar a im­pe­dir que el Es­ta­do is­lá­mi­co se apo­de­re de Bag­dad y Da­mas­co, Irán es­tá pro­mo­vien­do ac­ti­va­men­te una so­lu­ción po­lí­ti­ca a los con­flic­tos en am­bos paí­ses.

En el 2013, Irán pro­pu­so un ce­se al fue­go in­me­dia­to y un plan pa­ra po­ner­le fin a la gue­rra en Si­ria. Por más de dos años, Ara­bia Sau­di­ta re­cha­zó ca­te­gó­ri­ca­men­te la premisa de que el con­flic­to si­rio no te­nía so­lu­ción mi­li­tar, afe­rrán­do­se a la ilu­sión de que sus de­le­ga­dos ex­tre­mis­tas lo­gra­rían la vic­to­ria en el cam­po de ba­ta­lla al in­vo­lu­crar a los Es­ta­dos Uni­dos a la gue­rra.

Más re­cien­te­men­te, la ini­cia­ti­va de diálogo li­de­ra­da por Irán, Tur­quía y Ru­sia, aun­que lejos de ser per­fec­ta, tam­bién ha de­mos­tra­do ser efectiva co­mo un me­ca­nis­mo de freno a la es­ca­la­da. La di­plo­ma­cia de do­ble fi­lo en Si­ria, don­de la lu­cha se ha cal­ma­do y los es­fuer­zos an­ti­te­rro­ris­tas han te­ni­do éxi­to, ofre­ce una fór­mu­la fia­ble pa­ra la re­so­lu­ción de con­flic­tos en otros lu­ga­res de la re­gión.

En Ye­men, des­de los pri­me­ros días de hos­ti­li­da­des ha­ce más de dos años, Irán ha pro­pues­to un plan de cua­tro pun­tos pa­ra po­ner fin a la gue­rra, que Ara­bia Sau­di­ta se jac­tó de que ha­bría ter­mi­na­do en dos se­ma­nas. La pro­pues­ta im­pli­ca ase­gu­rar un ce­se al fue­go in­me­dia­to, des­pa­char ayu­da hu­ma­ni­ta­ria de emer­gen­cia, pro­mo­ver el diálogo en­tre los gru­pos ye­me­níes y ayu­dar­los a es­ta­ble­cer un go­bierno in­clu­si­vo de uni­dad na­cio­nal con el apo­yo de los ve­ci­nos.

Si no rom­pe­mos es­te ci­clo, so­lo dejaremos la mis­ma tras­cen­den­tal ta­rea a nues­tros hi­jos y nie­tos. Te­ne­mos que ser la ge­ne­ra­ción que apren­de de la his­to­ria en lu­gar de ser con­de­na­da a re­pe­tir­la

Otros US$ 110 mil mi­llo­nes en ar­mas ni re­du­ci­rán la “car­ga” so­bre el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se ni apo­ya­rán “la se­gu­ri­dad a lar­go pla­zo de Ara­bia Sau­di­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.