CUR­SO ACE­LE­RA­DO PA­RA BIBLIÓMANOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN JO­SÉ GAR­CÍA PO­SA­DA juan­jogp@une.net.co

Pre­su­mo que hay va­lio­sas en­se­ñan­zas en una Fe­ria del Li­bro, co­mo la de Ma­drid, que se abrió el vier­nes en el Par­que del Re­ti­ro, es­ce­na­rio ca­si refrescante aho­ra cuan­do es­tá ade­lan­tán­do­se el ve­rano y la tem­pe­ra­tu­ra no ba­ja de 35 gra­dos. Pa­ra los bibliómanos de­be ser un cur­so ace­le­ra­do de cul­tu­ra bi­blio­grá­fi­ca. Se creó en 1933 y en su sep­tua­gé­si­ma ter­ce­ra edi­ción hay más de 300 ca­se­tas, ar­ma­das sin mo­nu­men­ta­li­dad ni alar­des de di­se­ño, en las que ex­po­nen li­bre­rías, edi­to­ria­les, dis­tri­bui­do­res y otras en­ti­da­des, mien­tras fir­man sus obras y se de­jan to­mar sel­fies de­ce­nas de au­to­res en­tre no­ve­les y con­sa­gra­dos.

En es­ta oca­sión hay dos cen­tros de atrac­ción en la Fe­ria. El país in­vi­ta­do es Por­tu­gal, con el re­co­no­ci­mien­to a per­so­na­jes co­mo Sa­ra­ma­go, Pes­soa, Lo­bo An­tu­nes y el maes­tro de to­dos, el in­ge- nio­so au­tor de las Car­tas de Fra­di­que Méndez y de la in­ci­si­va sem­blan­za de Pa­che­co, aquel “hom­bre de un in­men­so ta­len­to”, que se ga­nó el pres­ti­gio y el res­pe­to de sus com­pa­trio­tas sin te­ner ni el me­re­ci­mien­to más mí­ni­mo. Un pro­to­ti­po del político pa­que­te, co­mo tan­tos que hay di­cien­do ton­te­rías y co­lán­do­se en las en­cues­tas. El otro mo­ti­vo es la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, la de Una­muno, por­que va a cum­plir ocho si­glos en 2018.

Es­ta fe­ria po­ne a pen­sar en la re­la­ción en­tre los há­bi­tos de lec­tu­ra y la in­de­pen­den­cia crí­ti­ca de­no­ta­ti­va del buen uso de la ra­cio­na­li­dad ilus­tra­da. Un país que lee más ha­ce va­ler más su so­be­ra­nía. Uno que lea me­nos es­tá afectado de neo os­cu­ran­tis­mo, tien­de a de­jar­se man­go­near por los due­ños del po­der, es su­mi­so ante el en­ga­ño ins­ti­tui­do y es muy dé­bil pa­ra ha­cer fun­cio- nar la fa­cul­tad de­mo­crá­ti­ca de du­dar y re­sis­tir.

Los españoles leen más de diez li­bros por año (nue­ve por ca­da ci­clo lec­ti­vo, des­de el co­le­gio), mien­tras los co­lom­bia­nos ape­nas al­can­zan a leer dos vo­lú­me­nes. Al me­nos así lo dic­ta­mi­nan pes­qui­sas se­rias. ¿Cuá­les son más crí­ti­cos y acre­di­tan un gra­do más al­to de cul­tu­ra po­lí­ti­ca y con­cien­cia ciu­da­da­na? La res­pues­ta es ob­via.

Tam­bién se aso­cian el há­bi­to de lec­tu­ra y el ín­di­ce de de­sa­rro­llo hu­mano, en­ca­be­za­do por na­cio­nes co­mo Finlandia, en las cua­les go­ber­nar es educar, in­clu­so con el buen ejem­plo, y se eje­cu­tan ver­da­de­ras es­tra­te­gias de lec­tu­ra en to­dos los ni­ve­les del dis­cu­rrir edu­ca­ti­vo.

La Fe­ria del Li­bro es el gran acon­te­ci­mien­to cul­tu­ral de cual­quier país o ciu­dad, por to­do lo que re­pre­sen­ta co­mo di­na­mi­za­dor del cul­to a la pa­la­bra es­cri­ta, crea­ción esen­cial de la in­te­li­gen­cia. La de Ma­drid se­gu­ro irra­dia ini­cia­ti­vas que pue­den orien­tar a los or­ga­ni­za­do­res de fies­tas co­mo la de Me­de­llín, que un buen día se apro­pió del en­torno in­te­gra­dor y ama­ble del Jar­dín Bo­tá­ni­co, en al­go com­pa­ra­ble al Re­ti­ro ma­dri­le­ño

La Fe­ria del Li­bro es el gran acon­te­ci­mien­to cul­tu­ral de cual­quier país o ciu­dad, por to­do lo que re­pre­sen­ta co­mo di­na­mi­za­dor del cul­to a la pa­la­bra es­cri­ta, crea­ción esen­cial de la in­te­li­gen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.