LA GES­TIÓN PÚ­BLI­CA DE LOS ACUER­DOS CON LAS FARC

El Colombiano - - OPINIÓN - Por SAN­TIA­GO LEY­VA BO­TE­RO * re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co * De­par­ta­men­to de Go­bierno, Uni­ver­si­dad EAFIT

A la ho­ra de de­ba­tir lo acor­da­do en La Ha­ba­na, el país se ha cen­tra­do en la dispu­ta po­lí­ti­ca so­bre la con­ve­nien­cia o no de los acuer­dos, dis­cu­tien­do pro­fu­sa­men­te asun­tos co­mo la jus­ti­cia tran­si­cio­nal y la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca de los miem­bros de las Farc. Igual­men­te, se han es­cri­to miles de lí­neas de­li­be­ran­do so­bre el con­jun­to de normas ju­rí­di­cas que per­mi­ti­rán im­ple­men­tar los acuer­dos, ha­cien­do creer a mu­chos que el pro­ble­ma es­tá en los asun­tos téc­ni­co­ju­rí­di­cos. En cam­bio, po­co se ha di­cho so­bre có­mo ha­cer via­ble lo acor­da­do, có­mo evi­tar los pro­ble­mas tí­pi­cos de la ges­tión pú­bli­ca co­lom­bia­na (la de­bi­li­dad del Es­ta­do y la co­rrup­ción), y có­mo ges­tio­nar tan­tas pro­me­sas pa­ra que no se con­vier­tan en frus­tra­cio­nes. Es­to es sin­to­má­ti­co de la ma­ne­ra co­mo afron­ta­mos los pro­ble­mas en es­te país, mu­cha po­lí­ti­ca, mu­chas normas y abo­ga­dos, y po­ca, muy po­ca, dis­cu­sión so­bre la ges­tión pú­bli­ca.

Lo in­tere­san­te es que aho­ra, cuan­do las me­tas más sen­ci­llas del acuer­do se em­pie­zan a in­cum­plir por la len­ti­tud en la cons­truc­ción de las zo­nas ve­re­da­les, apa­re­cen vi­sio­nes po­li­ti­za­das que en un ex­tre­mo ima­gi­nan cons­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas que quieren fre­nar los acuer­dos; o en el otro, pre­ten­den ha­cer ver es­tos fra­ca­sos tem­pra­nos co­mo la cons­ta­ta­ción de que na­da es via­ble. Pa­ra sa­lir de es­tos lu­ga­res co­mu­nes, lo pri­me­ro es qui­zás acla­rar el len­gua­je. Se ha­bla mu­cho de la im­ple­men­ta­ción de los acuer­dos, pe­ro po­co se di­fe­ren­cia el apres­ta­mien­to ju­rí­di­co en el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca y el alista- mien­to nor­ma­ti­vo del eje­cu­ti­vo, de lo que se­ría la fa­se pos­par­la­men­ta­ria. Es­ta úl­ti­ma, que es pro­pia­men­te la de la im­ple­men­ta­ción, se re­fie­re a los as­pec­tos or­ga­ni­za­cio­na­les y de ges­tión aso­cia­dos a la pues­ta en mar­cha de los pro­pó­si­tos fi­ja­dos en los acuer­dos.

So­bre es­tos asun­tos de la im­ple­men­ta­ción, real­men­te ha­bría mu­cho por de­cir. Los acuer­dos de La Ha­ba­na, se­gún cálcu­los pro­pios, in­vo­lu­cran al­re­de­dor de 23 ma­cro­pla­nes, des­agre­ga­dos en una in­fi­ni­dad de pe­que­ños y gran­des pro­yec­tos; 25 nuevas or­ga­ni­za­cio­nes o ins­tan­cias; y la re­for­ma a mu­chas otras (al me­nos otras 20), co­mo el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, el sis­te­ma de Ca­tas­tro, etc. Ade­más, se plan­tea la crea­ción de múl­ti­ples ins­tan­cias de con­sul­ta y par­ti­ci­pa­ción. To­do es­to crea una com­ple­ja ma­triz de ac­to­res y pro­yec­tos. Ade­más, hoy exis­ten múl­ti­ples coor­di­na­do­res co­mo la Vi­ce­pre­si­den­cia de Na­ran­jo, la Con­se­je­ría Pre­si­den­cial pa­ra el Pos­con­flic­to de Par­do, el Co­mi­sio­na­do de Paz (Ja­ra­mi­llo) y una co­mi­sión que el mis­mo acuer­do plan­teó (la CSI­VI). To­dos es­tos me­ca­nis­mos son dé­bi­les en tér­mi­nos de equi­pos de tra­ba­jo y no tie­nen pre­sen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va en te­rri­to­rio. En re­su­men, tan­ta com­ple­ji­dad, en el mar­co de una coor­di­na­ción frag­men­ta­da y sin ca­pa­ci­da­des te­rri­to­ria­les, es de­fi­ni­ti­va­men­te un asun­to pro­ble­má­ti­co. La dis­cu­sión de­be co­men­zar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.