¿QUIÉN EN­SE­ÑA DE VER­DAD?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN DA­VID ES­CO­BAR VA­LEN­CIA re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

“To­do es­tá per­di­do cuan­do los ma­los sir­ven de ejem­plo y los

bue­nos de mo­fa”. De­mó­cri­to. Hay mo­men­tos que es di­fí­cil no sen­tir­se as­quea­do al lí­mi­te cuan­do con­tras­ta­mos la con­di­ción de los co­lom­bia­nos hu­mil­des con la ac­tua­ción de la peor cla­se di­ri­gen­te que ha­ya te­ni­do es­te país. En otra oca­sión di­je que no po­día­mos ne­gar to­dos los erro­res que he­mos co­me­ti­do co­mo na­ción, así co­mo lo que he­mos de­ja­do de ha­cer, sin sa­ber en cuál he­mos erra­do más. Pe­ro re­co­no­cien­do que la su­ma­to­ria de am­bos ti­pos de fal­tas es gran­de y nos cos­ta­rá mu­cho desatra­sar­nos y ca­mi­nar en la di­rec­ción co­rrec­ta, si­go sin com­pren­der por qué de­be­mos ser cas­ti­ga­dos con tan­ta cruel­dad te­nien­do el go­bierno que de­be­mos pa­de­cer has­ta 2018.

Tal vez a mu­chos de us­te­des les en­via­ron un vi­deo con­mo- ve­dor de unos ni­ños de una es­cue­la en Aca­cías, Me­ta, unos hé­roes que ha­rían pa­li­de­cer a los es­par­ta­nos de Leó­ni­das en las Ter­mó­pi­las y ante ellos se in­cli­na­rían Bo­lí­var y sus lan­ce­ros de los lla­nos orien­ta­les. Es­tos ni­ños de po­cos años pe­ro de mi­le­nios de va­lor y co­ra­je, en sus im­pe­ca­bles uni­for­mes, pe­ro nun­ca tan blan­cos co­mo sus son­ri­sas inocen­tes, se mon­tan en una ga­rru­cha que se­gún los po­bla­do­res lle­va más de 50 años sin que au­to­ri­dad re­gio­nal al­gu­na se aper­so­ne de su man­te­ni­mien­to, y con­fia­dos que una vie­ja po­lea y una hor­que­ta de ma­de­ra evi­ta­rán que cai­gan al des­fi­la­de­ro que los se­pa­ra de su es­cue­la, se lan­zan sin te­mor pa­ra ir a edu­car­se. Qué ejem­plo por Dios ¡Qué ga­nas de apren­der! Oja­lá al­gu­nos es­tu­dian­tes urbanos que lo tie­nen to­do y en ex­ce­so, me­nos ga­nas y gra­ti­tud, tu­vie­ran la mi­llo­né­si­ma par­te del va­lor y de­ter­mi­na­ción de es­tos ni­ños.

Ju­gar­se la vi­da ti­rán­do­se al va­cío de 230 me­tros de al­tu­ra, a una ve­lo­ci­dad de 90 km/h, me­ti­dos en un cos­tal co­mo si fue­ran unas pa­pas o yu­cas, con­fia­dos en un ca­ble y una po­lea viejas, y co­mo di­ce una her­mo­sí­si­ma ni­ña que ha­ce ver a Po­li­car­pa Sa­la­va­rrie­ta co­mo una ti­mo­ra­ta in­sig­ni­fi­can­te, “uno se echa la ben­di­ción y se va”, pa­ra ir a apren­der a mul­ti­pli­car. Es­ta es la señal irre­fu­ta­ble que nues­tra di­ri­gen­cia es una mi­se­ria, que no les lle­ga ni a los to­bi­llos a los cam­pe­si­nos de es­te país y que es lo más sub­de­sa­rro­lla­do que te­ne­mos.

En un con­tras­te que pa­re­ce irreal, la se­ma­na pa­sa­da tam­bién cir­cu­ló la in­vi­ta­ción a una con­fe­ren­cia ti­tu­la­da “La in­clu­sión y la edu­ca­ción, pi­la­res pa­ra la paz”, a dic­tar­se en un ele­gan­tí­si­mo hotel de la ca­pi­tal co­lom­bia­na que te­nía co­mo con­fe­ren­cian­tes a dos “in­men­sos ex­po­nen­tes del buen ejem­plo”: Juan

Ma­nuel San­tos e Iván Már­quez. Has­ta dón­de ha lle­ga­do el ci­nis­mo. Si hu­bie­ra pre­mio No­bel pa­ra la in­si­dia, se­rían ga­na­do­res per­pe­tuos o fue­ra de con­cur­so. ¿Van a en­se­ñar­les a esos ni­ños có­mo se trai­cio­na la pa­la­bra, la vo­lun­tad po­pu­lar, la Cons­ti­tu­ción y las le­yes? ¿Có­mo se se­cues­tra, tor­tu­ra, vio­la, ase­si­na, tra­fi­ca, ex­tor­sio­na y mien­te? ¡Malditos, mil ve­ces malditos!

Si hu­bie­ra pre­mio No­bel pa­ra la in­si­dia, San­tos e Iván Már­quez se­rían ga­na­do­res per­pe­tuos o fue­ra de con­cur­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.