¡LA SO­LU­CIÓN ES­TÁ EN NUES­TRAS MA­NOS!

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ÁN­GE­LA MARULANDA an­ge­la­ma­ru­lan­da20@icloud.com

To­da la vi­da se ha acu­sa­do a los ado­les­cen­tes de ser un pro­ble­ma, no so­lo pa­ra sus pa­dres sino tam­bién pa­ra la so­cie­dad. Hoy se les cul­pa de ser vul­ga­res, irres­pon­sa­bles, vio­len­tos, in­mo­ra­les, vi­cio­sos, gro­se­ros, etc. Y en efec­to, al­gu­nos (más de los que qui­sié­ra­mos) lo son. Pe­ro, ¿y por qué se vol­vie­ron así? ¿Se­rá que per­die­ron la ver­güen­za o se­rá que per­die­ron la es­pe­ran­za?

El asun­to es mu­cho más pro­fun­do que un sim­ple pro­ble­ma de con­duc­ta. Tan pe­li­gro­sas co­mo la agre­si­vi­dad y la vul­ga­ri­dad de las es­ce­nas pre­sen­ta­das por al­gu­nos me­dios de comunicación, son la de­s­es­pe­ran­za y el pe­si­mis­mo que con­ti­nua­men­te trans­mi­ten a su au­dien­cia. Es­to es es­pe­cial­men­te pe­li­gro­so pa­ra los ni­ños por­que ellos tie­nen a su al­can­ce to­da suer­te de apa­ra­tos que les per­mi­ten ver to­do lo que se les an­to­ja, des­de las co­sas más in­tere­san­tes y ma­ra­vi­llo­sas has­ta las más te­ne­bro­sas y des­truc­ti­vas.

Lo cier­to del ca­so es que hoy en día, mu­chos adul­tos y tam­bién jó­ve­nes sue­len dis­traer­se con to­da suer­te de in­fa­mias, co­mo son los ata­ques gue­rri­lle­ros que acri­bi­llan po­bla­cio­nes en­te­ras; go­ber­nan­tes que roban a sus pue­blos; pa­dres y ma­dres que aban­do­nan a sus fa­mi­lias; ni­ños que abu­san cons­tan­te­men­te a sus com- pa­ñe­ros a tal pun­to que los lle­van a qui­tar­se la vi­da; hi­jos que irres­pe­tan a sus ma­yo­res, alum­nos que in­sul­tan a sus pro­fe­so­res, etc.

El po­der de los me­dios de comunicación es su ca­pa­ci­dad pa­ra re­de­fi­nir “la reali­dad”, cuan­do pre­sen­tan to­da suer­te de no­ti­cias y he­chos in­fa­mes que con­tri­bu­yen a que las nuevas ge­ne­ra­cio­nes pier­dan la fe en la hu­ma­ni­dad, el amor a la vi­da y la es­pe­ran­za en un ma­ña­na me­jor. Es­tos sen­ti­mien­tos son in­dis­pen­sa­bles pa­ra po­der vi­vir tran­qui­los y dis­pues­tos a dar lo me­jor de sí mis­mos al mun­do y a los de­más.

Sin em­bar­go, quie­nes me­jor po­de­mos con­tra­rres­tar es­tos pro­ble­mas y desafíos so­mos sus pa­dres cuan­do per­mi­ti­mos que nues­tros hi­jos vi­van en un en­torno que les ofre­ce a los jó­ve­nes un me­nú de atro­ci­da­des, ca­paz de lo­grar que cual­quier te­le­vi­den­te jo­ven y asi­duo, sin la ma­du­rez su­fi­cien­te co­mo pa­ra eva­luar la cre­di­bi­li­dad de lo que es­tá vien­do, pier­da el in­te­rés de vi­vir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.