EL DE­RE­CHO SE NOS TOR­CIÓ

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MI­CHAEL REED H. @mreed­hur­ta­do

El de­re­cho de las co­sas es no me­ter­le tan­to de­re­cho a la vi­da so­cial. Sin em­bar­go, en es­ta tie­rra de le­gu­le­yos, has­ta las gue­rri­llas po­nen al de­re­cho en un pe­des­tal y ci­tan normas pa­ra re­cla­mar in­cum­pli­mien­tos. Di­go que has­ta las gue­rri­llas lo ha­cen, por­que re­sul­ta ser una ima­gen pro­pia de la exa­ge­ra­ción, aun­que pro­ven­ga de nues­tra reali­dad. En nues­tra tie­rra pa­re­ce ser un mal cul­tu­ral. To­do el mun­do lo ha­ce, es­pe­cial­men­te los sec­to­res con al­gún ti­po de po­der: los cu­ras, los po­lí­ti­cos, los mi­li­ta­res, los ne­go­cian­tes y los ma­fio­sos.

Nos lle­na­mos de de­re­cho co­mo as­pi­ra­ción. Nos in­dig­na­mos fren­te a los in­cum­pli­mien­tos; pe­ro vi­vi­mos – y lo sa­be­mos– ro­dea­dos de ile­ga­li­dad. Nues­tra ex­pec­ta­ti­va no es a que se cum­plan las le­yes sino a que nos de­jen vi­vir.

Lo cu­rio­so es que la ma­te­ria que tan­to con­cen­tra nues­tra aten­ción es bur­la­da de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca. Ado­ra­mos el de­re­cho pe­ro nos im­por­ta po­co su apli­ca­ción. Ce­le­bra­mos la adop­ción de normas pe­ro nos bur­la­mos de ma­ne­ra re­gu­lar del de­re­cho, al con­vi­vir con su in­apli­ca­ción. Vi­vi­mos en mun­do ex­tra­ño: ado­ra­mos las le­yes, pe­ro no las cum­pli­mos.

Ha­bla­mos de le­yes, di­se­ña­mos sis­te­mas, in­ven­ta­mos pon­de­ra­cio­nes, so­me­te­mos to­do a con­tro­les –tan­to cons­ti­tu­cio­na­les co­mo con­ven­cio­na­les– y to­do si­gue igual, lejos del de­re­cho. Ya no sa­be­mos qué más in­ven­tar­nos pa­ra apa­ren­tar ser el mo­de­lo mo­derno del im­pe­rio del de­re­cho.

La ob­se­sión con el de­re­cho es un so­fis­ma. Vi­bra­mos con los de­ba­tes le­ga­les pe­ro la vi­da na­cio­nal es­tá pla­ga­da de trans­gre­sión. No es exa­ge­ra­do su­po­ner que la ex­pec­ta­ti­va so­cial fren­te a cual­quier ley apro­ba­da es su in­cum­pli­mien­to. Que la ley se vio­le es cues­tión de gra­do, no de esen­cia. So­mos un país que­bra­do: nues­tro ma­yor va­lor –el de­re­cho– es me­ra es­pe­cu­la­ción.

No hay pro­fe­sión tan apre­cia­da y re­pu­dia­da, al mis­mo tiem­po, que la del de­re­cho. Al igual que se ad­mi­ra a los abo­ga­dos; es­tos son ob- je­to de cons­tan­te bur­la y re­pro­che. Des­de el tin­te­ri­llo has­ta el ju­ris­con­sul­to, los abo­ga­dos son par­te de la tra­ge­dia co­lom­bia­na, re­cor­dan­do que es­te gé­ne­ro se ba­sa en el su­fri­mien­to hu­mano y produce un sen­ti­mien­to de ca­tar­sis e in­clu­so de pla­cer en su au­dien­cia.

Yo no sé si la de­ci­sión de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal so­bre el fast-track es ca­tas­tró­fi­ca o in­con­ve­nien­te, en par­te, por­que ni si­quie­ra hay de­ci­sión. Lo que te­ne­mos es un co­mu­ni­ca­do de pren­sa que vuel­ve a ilus­trar mi pun­to: nos en­can­ta ha­cer del de­re­cho no­ti­cia pe­ro po­co nos im­por­ta su con­te­ni­do y su apli­ca­ción. La de­ci­sión de la Cor­te sal­drá en se­ma­nas o en me­ses y en ese mo­men­to se­rá ne­ce­sa­rio ha­cer al­go con ella. Po­cos lee­re­mos el en­tuer­to ju­rí­di­co que pro­duz­ca el tri­bu­nal. Pa­ra ese mo­men­to, es­ta­re­mos su­mi­dos en al­gu­na otra ba­ta­lla ju­rí­di­ca, igual de ar­dua a es­ta y de le­ja­na a la reali­dad.

Lo que sí pue­do, en es­te mo­men­to, ca­li­fi­car de ca­tas­tró­fi­co e in­con­ve­nien­te es que la im­ple­men­ta­ción del Acuer­do de paz de­pen­da de abo­ga­dos y que su re­sul­ta­do se mi­da por le­yes y de­cre­tos apro­ba­dos. Es tris­te que la aten­ción pú­bli­ca no re­po­se en la inac­ción es­ta­tal, su­mi­da en el la­be­rin­to le­gal, mien­tras el país pier­de una opor­tu­ni­dad pa­ra aten­der los pro­ble­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cos de las zo­nas más aban­do­na­das del país. Pa­ra aten­der­los no se ne­ce­si­tan nuevas le­yes; se ne­ce­si­ta vo­lun­tad y ma­nos a la obra.

Soy abo­ga­do; res­pe­to y de­fien­do las for­mas del de­re­cho, pe­ro, la ve­ne­ra­ción del de­re­cho co­mo for­ma de en­te­le­quia tie­ne que ser re­cha­za­da

Es tris­te que la aten­ción pú­bli­ca no re­po­se en la inac­ción es­ta­tal, su­mi­da en el la­be­rin­to le­gal, mien­tras el país pier­de una opor­tu­ni­dad pa­ra aten­der los pro­ble­mas so­cia­les y eco­nó­mi­cos de las zo­nas más aban­do­na­das del país.

Ha­bla­mos de le­yes, di­se­ña­mos sis­te­mas, in­ven­ta­mos pon­de­ra­cio­nes, so­me­te­mos to­do a con­tro­les y to­do si­gue igual, lejos del de­re­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.