Cuan­do el rock lle­gó a Me­de­llín

El Colombiano - - TENDENCIAS -

Co­mo un ca­mi­nan­te des­co­no­ci­do, co­mo un ex­tra­ño en un país tropical, el rock irrum­pió en la ciu­dad en la dé­ca­da de los se­sen­ta y su apa­ri­ción es­tu­vo li­ga­da al mo­vi­mien­to go go y ye yé en La­ti­noa­mé­ri­ca. Los Ye­tis, fue­ron pio­ne­ros en re­ci­bir esa in­fluen­cia del ex­te­rior y la con­vir­tie­ron en can­cio­nes inocen­tes des­de lo mu­si­cal y agrias des­de lo li­te­ral, pues so­bre Me­de­llín y par­ti­cu­lar­men­te so­bre Los Ye­tis, re­ca­yó la re­pre­sión del cabello lar­go en los años 60. Lue­go del acer­ca­mien­to de Los Ye­tis con el rock y del Mi­lo a go go, que fue uno de los pri­me­ros fes­ti­va­les de rock en Co­lom­bia, pa­tro­ci­na­do por la em­pre­sa Ci­co­lac y su pro­duc­to Mi­lo; los días 18, 19 y 20 de ju­nio de 1971 se­ña­la­ron el ini­cio del rock en Me­de­llín co­mo ma­ni­fes­ta­ción cul­tu­ral que se ex­pre­sa­ba con los pri­me­ros sín­to­mas de re­bel­día, ca­be­llos lar­gos y bai­les fre­né­ti­cos al son de la hier­ba y la bue­na vi­bra: era el na­ci­mien­to del Fes­ti­val An­cón. El arri­bo del rock y su his­to­ria lle­gó en ma­le­tas gra­cias a los via­je­ros que in­tro­du­je­ron en Me­de­llín las pri­me­ras co­pias de los gru­pos in­gle­ses y es­ta­dou­ni­den­ses co­mo the Beatles, El­vis Pres­ley, Chuck Berry, Muddy Wa­ters y Little Ri­chard y pos­te­rior­men­te se for­ta­le­ció con la di­fu­sión mano a mano y de in­ter­cam­bio en­tre el mo­vi­mien­to ur­bano y mu­si­cal que se em­pe­za­ba a con­so­li­dar; en es­te ca­mino so­na­ron gru­pos de la dé­ca­da de los se­ten­ta co­mo Dead Ken­nedys, The Ra­mo­nes, The Clash o Sex Pis­tols. Así, la es­ce­na mu­si­cal de Me­de­llín em­pie­za a cons­truir sus ba­ses y su his­to­ria y “apa­re­cen los ‘par­ches’ y las ‘no­tas’ en los ba­rrios po­pu­la­res co­mo es­pa­cios pre­di­lec­tos de esas co­mu­ni­da­des de gus­to, o en sec­to­res co­mo las To­rres de Bom­bo­ná, La ca­lle 45 en Man­ri­que, Cas­ti­lla, El pa­seo de la pla­ya lla­ma­do por los pun­ke­ros La ban­ca, La Vi­lla de Abu­rrá, el Par­que Obre­ro de Bos­ton y el Par­que Obre­ro de Ita­güí, el Par­que del Po­bla­do, Pe­dre­gal, El Par­que del Pe­rio­dis­ta y Ban­tú. Co­mu­ni­da­des que gi­ra­ban al­re­de­dor de la mú­si­ca, pa­ra cir­cu­lar­la y ha­cer tra­duc­cio­nes de las le­tras de las can­cio­nes y, muy im­por­tan­te, pa­ra con­ver­sar so­bre sus vi­ven­cias, sus pro­ble­mas, la po­bre­za, la muer­te, de por qué exis­ti­mos. Es­tos so­ni­dos aún nuevos pa­ra los ha­bi­tan­tes del Va­lle de Abu­rrá, ca­si que re­su­mi­rían la esen­cia de ciu­dad, de esa Me­de­llín que se­gún Ra­fael Or­tiz Gon­zá­lez, tie­ne “alas de san­gre y mú­si­ca de aro­ma, pies de hierro y fren­te de pa­lo­ma”. Es­tas tres ten­den­cias so­no­ras, rock, punk y me­tal, sin des­co­no­cer la im­por­tan­cia de otras ma­ni­fes­ta­cio­nes so­no­ras, fue­ron las en­car­ga­das de rea­li­zar un cam­bio en el vi­vir mu­si­cal ca­lle­je­ro de la ciu­dad, pues arri­ba­ron a Me­de­llín pi­san­do fuer­te, ga­nan­do adep­tos, con per­so­na­li­da­des y ves­ti­men­tas ex­cén­tri­cas y can­tan­do reali­da­des nues­tras, que a su vez eran y siguen sien­do pro­pias de otras ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas, pues la violencia, po­bre­za o fal­ta de opor­tu­ni­da­des, sub­sis­ten en Río de Ja­nei­ro, Bue­nos Ai­res, Li­ma, Qui­to o Bo­go­tá. Es­tos gé­ne­ros en­ca­ja­ron su­til­men­te co­mo un mol­de en la for­ma de vi­vir y sen­tir de gran par­te de jó­ve­nes y ha­bi­tan­tes de la ciu­dad. Aque­llos mo­vi­mien­tos des­de su crea­ción has­ta su con­so­li­da­ción, tu­vie­ron ba­rre­ras cons­trui­das por el grue­so de la so­cie­dad que ha im­pe­di­do a tra­vés de los años su evo­lu­ción na­tu­ral –el re­cha­zo di­rec­to por par­te de la re­li­gión, el ser con­si­de­ra­do un es­tig­ma, la ex­clu­sión de di­ver­sos sec­to­res so­cia­les y la violencia de la ciu­dad- o co­mo di­ce Ro­mán Gon­zá­lez, exin­te­gran­te del grupo de rock Ma­ri­mon­da y un me­ló­mano de los so­ni­dos fuer­tes, “el rock en Me­de­llín es un error”, ¿la ra­zón? Te­ner to­do en con­tra pa­ra no exis­tir, pa­ra no na­cer ni evo­lu­cio­nar. Pe­ro co­mo una cues­tión mi­la­gro­sa, es­tos so­ni­dos y sus in­tér­pre­tes crea­do­res con ac­cio­nes qui­jo­tes­cas han en­con­tra­do en sus más fieles seguidores el re­fu­gio pa­ra so­bre­vi­vir y se­guir con su po­der ge­ne­ra­cio­nal que se ha­ce evi­den­te en los con­cier­tos, en los en­cuen­tros de ami­gos, en los dis­cos que cir­cu­lan, en la pues­ta en es­ce­na, o en cual­quier es­pa­cio don­de se vea ma­te­ria­li­za­da la mú­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.