UNA MONEDA PA­RA JU­GAR EN LAS MAQUINITAS

Las ar­ca­de in­ten­tan re­gre­sar con ayu­da de los fa­ná­ti­cos y la nos­tal­gia. Aho­ra se com­pran y se lle­van a casa.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JUAN DA­VID UMAÑA GA­LLE­GO

Cuen­ta la his­to­ria que en 1971 se ins­ta­ló en un res­tau­ran­te de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford la que es con­si­de­ra­da la pri­me­ra ma­qui­ni­ta de vi­deo­jue­gos.

El ca­jón azul con pan­ta­lla, pa­lan­cas y bo­to­nes, que en otras la­ti­tu­des se co­no­ce co­mo ar­ca­de o má­qui­na re­crea­ti­va, se lla­mó Ga­laxy Ga­me. Allí, con al­go de des­con­fian­za en prin­ci­pio, los es­tu­dian­tes in­ser­ta­ban su moneda pa­ra con­tro­lar un cohe­te que dis­pa­ra­ba pun­tos blan­cos a otra na­ve en el es­pa­cio.

De aque­lla épo­ca a la ac­tual, las maquinitas han te­ni­do una gran evo­lu­ción, cam­bian­do de ta­ma­ño, mo­ni­to­res y co­lo­res, has­ta lle­gar a la po­si­bi­li­dad de ju­gar clá­si­cos co­mo Ca­di­llacs & Di­no­saurs o Sun­set Ri­ders con cua­tro ju­ga­do­res al mis­mo tiem­po.

La fie­bre de las maquinitas

Su épo­ca do­ra­da en Co­lom­bia abar­có des­de prin­ci­pios de los 80 has­ta fi­na­les de los 90, don­de ca­da tien­da, pa­na­de­ría o cen­tro co­mer­cial te­nía una.

Des­apa­re­cie­ron un tiem­po a ini­cios del si­glo XXI por te­mas co­mo “la re­gu­la­ción ex­ce­si­va del go­bierno, el auge de los si­tios don­de se al­qui­la­ba por ho­ras las con­so­las de vi­deo­jue­gos y la lle­ga­da ma­si­va de es­tas a los ho­ga­res”, opi­na el fa­bri­can­te de ar­ca­des,

Sin em­bar­go, los nos­tál­gi­cos no de­ja­ron que se per­die­ran co­mo ha pa­sa­do con otros in­ven­tos -y así ya no sean un ne­go­cio pa­ra las tien­das- los fa­ná­ti­cos tie­nen en sus ca­sas maquinitas que les re­cuer­dan su épo­ca en la es­cue­la cuan­do aho­rra­ban lo del al­go pa­ra cam­biar su moneda por tiem­po en su juego pre­fe­ri­do. Uno de ellos es Jef­fer­son Ro

me­ro, quien de ni­ño vi­vió la épo­ca do­ra­da del ar­ca­de.

“Las pri­me­ras má­qui­nas que co­no­cí eran es­ti­lo me­sa coc­te­le­ra. Te­nían jue­gos bá­si­cos co­mo Spa­ce In­va­ders y Pac­Man. Lue­go, con el pa­so del tiem­po evo­lu­cio­na­ron a jue­gos con me­jo­res grá­fi­cos co­mo Out Run, en el que se ma­ne­ja­ba un de­por­ti­vo ro­jo acom­pa­ña­do de una chi­ca ru­bia”, di­ce Jef­fer­son que aho­ra tie­ne 43 años.

Re­cuer­da que de ni­ño aho­rra­ba el di­ne­ro que le da­ban pa­ra el re­creo y se iba a ju­gar a es­con­di­das de su ma­má.

En una de esas oca­sio­nes sa­lió en su bi­ci­cle­ta, la par­queó fue­ra de la tien­da y se dis­pu­so a sa­car­le pro­ve­cho a su to­ken (moneda pa­ra maquinitas). Tan en­tre­te­ni­do estaba ca­zan­do mar­cia­ni­tos que no se dio cuen­ta que su bi­ci­cle­ta des­apa­re­ció.

“Tu­ve que lle­gar a la casa con el cuen­to de que me ha­bían atra­ca­do. Mi ma­má no me cre­yó ni cin­co y me to­có de­cir­le la ver­dad”, re­cuer­da en­tre ri­sas Jef­fer­son quien aho­ra cuen­ta con una má­qui­na de 20 jue­gos en su casa: Ar­ka­noid, 1942, Bur­guer Ti­me así co­mo Don­key Kong, Pac-Man y Spa­ce In­va­ders son par­te de los clá­si­cos que jue­ga a dia­rio.

Su fa­bri­ca­ción

A pe­sar de que aho­ra no son tan po­pu­la­res, las maquinitas se siguen fa­bri­can­do pa­ra los nos­tál­gi­cos y una que otra tien­da o al­ma­cén geek. Ju­lio es uno de los fa­bri­can­tes. Di­ri­ge en Bo­go­tá la em­pre­sa que ini­ció ha­ce ocho años, te­nien­do co­mo ejem­plo la que su pa­pá fun­dó ha­ce ya va­rios años. Él y sus her­ma­nos eran los “be­ta tes­ters”, es de­cir, los pro­ba­do­res de las maquinitas que su pa­dre fa­bri­ca­ba. Allí en ese am­bien­te de ma­de­ra, tor­ni­llos y elec­tró­ni­ca na­ció la afi­ción de Ju­lio. Las ha­ce a la me­di­da del clien­te y del ti­po que desee co­mo buen fa­bri­can­te. “Se­gún el hard­wa­re el ar­ca­de pue­de ser Neo Geo, CPS, Nao­mi, Ato­mis­wa­ve, Sys­tem 16, etc. Mien­tras que se­gún el mo­de­lo del ca­jón pue­den ser ti­po coc­te­le­ras, bar- top, As­tro City, en­tre otras”, ex­po­ne el fa­bri­can­te.

Le pi­den en su ma­yo­ría maquinitas pro­gra­ma­das con jue­gos co­mo Mor­tal Kom­bat y King of Figh­ters (jue­gos de pe­lea) o Pac-Man e Spa­ce In­va­ders, (los clá­si­cos jue­gos ar­ca­de más po­pu­la­res).

“Pe­ro pa­ra mi la me­jor má­qui­na es la que tie­ne el juego Ki­ller Ins­tinct por su ju­ga­bi­li­dad, grá­fi­cos y so­ni­do”, ex­pre­sa Ju­lio.

¿Y qué di­cen de su re­gre­so?

Ju­lio y su equi­po fa­bri­can ocho ar­ca­des men­sua­les. Un número que ha­bla del re­torno de es­ta tec­no­lo­gía aun­que no sea de for­ma ge­ne­ra­li­za­da.

“Su re­gre­so tie­ne que ver con las per­so­nas que de ni­ños vi­vi­mos esa épo­ca de las maquinitas y aho­ra adul­tos te­ne­mos el po­der ad­qui­si­ti­vo pa­ra com­prar­las. Ese ja­lo­na­zo nos­tál­gi­co por un la­do y te­ner me­dios eco­nó­mi­cos, ha­ce que ha­ya un re­sur­gi­mien­to no ma­si­vo, pe­ro sig­ni­fi­can­te”.

Y mien­tras re­gre­san a la po­pu­la­ri­dad, Jef­fer­son in­ten­ta lle­gar a un acuer­do con su es­po­sa so­bre la te­nen­cia de sus maquinitas en casa.

“Es una dispu­ta dia­ria (ri­sas), di­ce que se ven feas y de­bo sa­car­las. Sin em­bar­go, de la casa no se mo­ve­rán”.

Una bue­na de­ci­sión, te­nien­do en cuen­ta que Jef­fer­son no quie­re que le ro­ben su bi­ci­cle­ta de nue­vo

1971 fue el año en que apa­re­ció en el mer­ca­do por pri­me­ra vez una ma­qui­ni­ta. Fue en Es­ta­dos Uni­dos.

FOTO CORTESÍA JU­LIO CASALLAS, COL­PREN­SA Y LAU­RA PE­ÑA

Las má­qui­nas Ar­ca­de son fa­bri­ca­das se­gún los re­que­ri­mien­tos de los clien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.