Exis­te un car­tel de los ex­plo­si­vos

Par­te del In­du­gel, que pro­du­ce la In­dus­tria Mi­li­tar, es­tá ter­mi­nan­do en ma­nos de mi­ne­ros ile­ga­les de oro y ban­das cri­mi­na­les de An­tio­quia.

El Colombiano - - PORTADA - Por NEL­SON MAT­TA CO­LO­RA­DO Me­de­llín y Puer­to Be­rrío, An­tio­quia

El trá­fi­co de ex­plo­si­vos pa­ra la mi­ne­ría se ha vuel­to tan lu­cra­ti­vo en An­tio­quia, que a los de­lin­cuen­tes les de­ja más ga­nan­cias mo­no­po­li­zar ese mer­ca­do ne­gro que ex­tor­sio­nar a los due­ños de los ya­ci­mien­tos.

El fe­nó­meno se in­cre­men­tó desde 2016 en las su­bre­gio­nes del Nor­des­te y Oc­ci­den­te, don­de el ex­plo­si­vo In­du­gel, el cor­dón de­to­nan­te, la me­cha len­ta y los de­to­na­do­res (es­to­pi­nes) se co­mer­cian de ma­ne­ra clan­des­ti­na por un va­lor has­ta cin­co ve­ces su­pe­rior al pre­cio real.

Es­to su­ce­de pe­se a los exi­gen­tes trá­mi­tes que las au­to­ri­da­des im­po­nen al ne­go­cio, lo que de­mues­tra el gra­do de so­fis­ti­ca­ción de los tra­fi­can­tes, pues por de­ba­jo de la vi­gi­lan­cia de en­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos y mi­li­ta­res es­tán mo­vien­do gran­des can­ti­da­des de In­du­gel, una sus­tan­cia ge­la­ti­no­sa fa­bri­ca­da por In­du­mil, des­ti­na­da a la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra, de­mo­li­cio­nes y obras ci­vi­les.

En lo que va de es­te año, el Ejér­ci­to ha de­co­mi­sa­do 3 to­ne­la­das en An­tio­quia y la Po­li­cía 4.5, pa­ra un to­tal de 7,5 to­ne­la­das; sig­ni­fi­ca que, en pro­me­dio, ca­da día se in­cau­tan 51,7 kilos de es­te agen­te ex­plo­si­vo, que por ley so­lo pue­den com­prar a las bri­ga­das las em­pre­sas for­ma­les que tie­nen tí­tu­lo mi­ne­ro o las de ingeniería que cuen­tan con per­mi­sos le­ga­les. ¿En­ton­ces, có­mo es que lle­ga a ma­nos de los mi­ne­ros in­for­ma­les y las ban­das cri­mi­na­les?

Mo­no­po­lio del te­rror

El 14/9/16 un pe­lo­tón de­tu­vo a dos hom­bres en la ve­re­da Ti­na­ji­tas, de Bu­ri­ti­cá. El arrie­ro Jorge Du­ran­go y el mi­ne­ro Ha­rold Quin­te­ro trans­por­ta­ban, a lo­mo de mu­las, 1.600 ba­rras de In­du­gel, 2.000 me­tros de me­cha y 100 de­to­na­do­res, sin per­mi­sos le­ga­les. Con esa can­ti­dad, se­gún el in­for­me de los mi­li­ta­res, po­dían ex­ca­var has­ta 1.200 me­tros de tú­nel en una bo­ca­mi­na.

Con ba­se en los se­ria­les con los que es­tán mar­ca­dos es­tos ele­men­tos, los in­ves­ti­ga­do­res re­pa­sa­ron la tra­za­bi­li­dad y de­ter­mi­na­ron que ori­gi­nal­men­te fue­ron ven­di­dos a una em­pre­sa de mi­ne­ría for­mal del mu­ni­ci­pio de Re­me­dios, el 22/6/16.

El ex­pe­dien­te de la Fis­ca­lía in­di­ca que “per­so­nas que tie­nen tí­tu­lo mi­ne­ro ad­quie­ren el ex­plo­si­vo en In­du­mil y en oca­sio­nes lo re­ven­den de ma­ne­ra ilí­ci­ta a otros mi­ne­ros que no tie­nen ni per­mi­so de ex­plo­ta­ción ni con­tra­tos de ce­sión de ex­plo­si­vos. Si­tua­ción que ha ge­ne­ra­do el con­trol y co­mer- cia­li­za­ción de los ex­plo­si­vos por los gru­pos cri­mi­na­les, da­da su gran ren­ta­bi­li­dad, en­tre ellos el ‘Clan del Gol­fo’”.

El 12 de no­viem­bre si­guien­te, en una ca­sa del mis­mo mi­ne­ro Ha­rold Quin­te­ro, en el co­rre­gi­mien­to Ca­ti­vo de San­ta Fe de An­tio­quia, la Po­li­cía en­con­tró 1.2 to­ne­la­das de In­du­gel y 13.800 me­tros de me­cha len­ta. Es­ta vez les ha­bían bo­rra­do el se­rial, por lo que no fue po­si­ble ve­ri­fi­car la tra­za­bi­li­dad.

Los des­cu­bri­mien­tos con­ti­nua­ron en enero. El día 14, en la fin­ca Pla­ya Ri­ca de Segovia, cap­tu­ra­ron a Al­ber­to Bo­te­ro y Ferney Pérez, con 2.7 to­ne­la­das de In­du­gel, 500 me­tros de me­cha y 3.700 es­to­pi­nes. Les en­con­tra­ron ele­men­tos pa­ra bo­rrar se­ria­les: una lám­pa­ra fluo­res­cen­te, pa­ra ver las mar­ca­cio­nes “in­vi­si­bles”, y un cau­tín, con el que se que­man los nú­me­ros, en una ries­go­sa ope­ra­ción que po­dría es­ta­llar el ma­te­rial.

Y el día 28 en la ve­re­da El Pin­gu­ro, de Gi­ral­do, las tro­pas lle­ga­ron a otra gua­ri­da, don­de en 25 ca­ne­cas en­te­rra­das ha­bía 1.6 to­ne­la­das del ex­plo­si­vo.

Pa­ra las au­to­ri­da­des, los ci­ta­dos ha­llaz­gos es­tán re­la­cio­na­dos con las ac­ti­vi­da­des de la ban­da “los Ura­be­ños”, tam­bién lla­ma­da “Clan del Gol­fo”, que ade­más de nar­co­tra­fi­car de­lin­que en las re­gio­nes con ya­ci­mien­tos au­rí­fe­ros. Se­gún in­ves­ti­ga­do­res ju­di­cia­les, desde ha­ce una dé­ca­da co­bra a los mi­ne­ros el 10% de su pro­duc­ción (a es­ta va­cu­na le di­cen “diez­mo”), ex­tor­sio­na a ca­da con­tra­tis­ta de la obra, co­bra por ca­da má­qui­na, por vi­gi­lan­cia ile­gal y has­ta exi­ge par­ti­ci­pa­ción en la so­cie­dad mi­ne­ra, lo que en el ar­got se de­no­mi­na “pues­tos”. Fer­nely Gue­va­ra Pérez (“Manuel”), un ca­be­ci­lla de la fac­ción en el Nor­des­te, de­te­ni­do el año pa­sa­do, tenía 12 pues­tos en mi­nas.

No con­ten­tos con es­te bo­tín, es­tán in­cur­sio­nan­do en el mo­no­po­lio del trá­fi­co de ex­plo­si­vos. Por un la­do, “va­cu­nan” a los re­ven­de­do­res de es­te in­su­mo, y por el otro, obli­gan a los mi­ne­ros in­for­ma­les o a los “ma­chu­que­ros” (la­dro­nes de mi­nas) a com­prar­les úni­ca­men­te en sus si­tios de aco­pio –bo­de­gas ar­te­sa­na­les en el mon­te-, con los pre­cios fi­ja­dos por ellos.

Los in­ves­ti­ga­do­res co­no­cie­ron esa con­ta­bi­li­dad por da­tos ob­te­ni­dos en los ope­ra­ti­vos de San­ta Fe de An­tio­quia y Segovia. En estas ac­cio­nes de­co­mi­sa­ron cua­der­nos que re­gis­tra­ban re­ven­tas a 60 em­pre­sas mi­ne­ras, con ga­nan­cias su­pe­rio­res a los $1.000 mi­llo­nes men­sua­les.

En el mer­ca­do ne­gro, la uni­dad mí­ni­ma de ven­ta sue­le ser una “mano”, que cons­ta de 154 ba­rras de In­du­gel, dos ro­llos de me­cha (500 me­tros) y dos ca­jas de de­to­na­do­res (200 uni­da­des). Ca­da “mano” los de­lin­cuen­tes la ven­den a $4’200.000, mien­tras que en el co­mer­cio le­gal esa can­ti­dad cues­ta $750.000 (ex­ce­den el pre­cio 5.6 ve­ces más).

“Es­tos gru­pos mo­no­po­li­zan ese ma­te­rial. Quien no les com­pre es ex­pul­sa­do de la re­gión. Los pe­que­ños mi­ne­ros in­for­ma­les tam­bién so­mos víctimas de ese trá­fi­co ile­gal”, in­di­ca Rubén Gó­mez, se­cre­ta­rio Ge­ne­ral de Co­nal­mi­ner­col, la agre­mia­ción de pe­que­ños y me­dia­nos mi­ne­ros, y de los que es­tán en pro­ce­so de for­ma­li­za­ción.

¿Dón­de es­tá la fu­ga?

Las in­ves­ti­ga­cio­nes es­tán dis­per­sas en múl­ti­ples des­pa­chos ju­di­cia­les, en­fo­ca­dos en la lu­cha con­tra las ban­das, el te­rro­ris­mo y el me­dio am­bien­te. Has­ta ahora no hay nin­gún tra­fi­can­te o bro­ker (co­mi­sio­nis­ta) de­te­ni-

do, tan so­lo han arres­ta­do a los trans­por­tis­tas y per­so­nas sor­pren­di­das con mer­can­cía; la Po­li­cía ha cap­tu­ra­do a 47 es­te año.

La pre­gun­ta del mi­llón es: ¿en qué mo­men­to de la transac­ción le­gal se des­vían es­tos in­su­mos ha­cia ma­nos ile­ga­les?

“Ese te­ma es ve­da­do, se ma­ne­ja con ab­so­lu­ta dis­cre­cio­na­li­dad”, co­men­ta el ase­sor ju­rí­di­co mi­ne­ro Ale­xán­der Res­tre­po. Y aña­de: “me ge­ne­ra in­quie­tud que las em­pre­sas le­ga­les tie­nen gran di­fi­cul­tad pa­ra ad­qui­rir ese ma­te­rial, los con­tro­les de las Fuer­zas Mi­li­ta­res son muy am­plios, tie­ne que ha­ber una fu­ga in­ter­na o ex­ter­na muy efi­cien­te, por­que los con­tro­les que tie­nen que eva­dir son al­tos”.

En­tre las teo­rías de la Fis­ca­lía, ape­nas en eta­pa de in­da­ga­ción, fi­gu­ra que al pa­re­cer hay mi­ne­ros le­ga­les, con au­to­ri­za­ción pa­ra com­prar el ex­plo­si­vo, que re­ven­den ex­ce­den­tes y fal­si­fi­can la con­ta­bi­li­dad. En otros ca­sos, quie­nes ha­cen la re­ven­ta son fir­mas sub­con­tra­ta­das pa­ra la ex­plo­ta­ción, que ob­tie­nen el in­su­mo del con­tra­tis­ta prin­ci­pal; tam­bién se ana­li­zan epi­so­dios de ven­ta le­gal a mi­ne­ros cu­yo so­ca­vón no es­tá en fun­cio­na­mien­to, y otros en los que com­pa­ñías san­cio­na­das cam­bian de ra­zón so­cial pa­ra se­guir com­pran­do con nue­va fa­cha­da.

El co­ro­nel Wil­son Par­do, co- man­dan­te de la Po­li­cía An­tio­quia, dice que “hay em­pre­sas de­di­ca­das a obras ci­vi­les que com­pran ex­plo­si­vos, no pue­do dar nom­bres, y por fal­ta de con­trol, o por lo que sea, se les pier­de, o hay más can­ti­dad de lo re­que­ri­do y esos ex­ce­den­tes lle­gan al mer­ca­do ne­gro”.

Se­gún él, 80% del ma­te­rial de­co­mi­sa­do iba des­ti­na­do a mi­ne­ría ile­gal y el res­to a ac­ti­vi­da­des te­rro­ris­tas.

Otra mo­da­li­dad in­vo­lu­cra a ser­vi­do­res pú­bli­cos en­car­ga­dos de des­truir lo in­cau­ta­do. El pa­sa­do 22 de fe­bre­ro fue cap­tu­ra­do el pa­tru­lle­ro Fer­ley Car­do­na Cortés, de la Si­jín de An­tio­quia, con el ci­vil Die­go Via­na López. En un alla­na­mien­to a una ca­sa del ba­rrio El Vo­la­dor de Me­de­llín, les in­cau­ta­ron 288 car­tu­chos de In­du­gel, cua­tro ro­llos de me­cha, 3.700 de­to­na­do­res, dos re­vól­ve­res y 11 gra­na­das.

Los ex­plo­si­vos de­co­mi­sa­dos al po­li­cía pro­ve­nían de las 2.7 to­ne­la­das in­cau­ta­das en Segovia, de las cua­les las au­to­ri­da­des des­tru­ye­ron un lo­te el día an­te­rior en Guar­ne.

No es la pri­me­ra vez que un miem­bro de la Fuer­za Pú­bli­ca es in­ves­ti­ga­do por des­víos de re­cur­sos si­mi­la­res. En 2014, el Gru­po de Ac­ción pa­ra la Trans­pa­ren­cia del Min­De­fen­sa abrió un pro­ce­so dis­ci­pli­na­rio con­tra 19 in­te­gran­tes de la Cuar­ta Bri­ga­da, pre­sun­ta­men­te in­vo­lu­cra­dos en el des­vío de di­ne­ros que las com­pa­ñías pa­gan por la es­col­ta mi­li­tar al trans­por­te de ex­plo­si­vos. Diez fun­cio­na­rios fue­ron re­le­va­dos del car­go.

Las in­da­ga­cio­nes tam­bién apun­ta­ban a ave­ri­guar qué pa­só con 2.156 ba­rras de In­du­gel ad­qui­ri­das por Con­ti­nen­tal Gold, que es­ta­ban al­ma­ce­na­das en el ba­ta­llón Pe­dro Nel Os­pi­na y se per­die­ron.

De las di­fe­ren­tes mo­da­li­da­des de abas­te­ci­mien­to del mer­ca­do ne­gro, la me­nos co­mún es el ro­bo en los pol­vo­ri­nes de las mi­nas, co­mo so­lían ha­cer­lo las Farc en la dé­ca­da pa­sa­da. Fis­ca­les e in­ves­ti­ga­do­res con­sul­ta­dos por es­te dia­rio se­ña­lan que no co­no­cen de­nun­cias ac­tua­les so­bre ese de­li­to en la re­gión.

“Eso no es ru­ti­na­rio – opi­na el abo­ga­do Res­tre­po -, más bien se dan ‘de­san­gres’ an­tes que ro­bos, más que to­do en pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas. Usur­pan re­ma­nen­tes del 5% o 10%, co­sa que no afec­ten mu­cho los in­ven­ta­rios. O pue­den ser im­po­si­cio­nes de ban­das, que fi­jen el pa­go de la ex­tor­sión con ex­plo­si­vos (lo que na­die de­nun­cia)”.

Si­tua­ción que des­bor­da

El pa­sa­do 22 de ma­yo, en la se­de de la Bri­ga­da 14 en el mu­ni­ci­pio de Puer­to Be­rrío, se dis­cu­tie­ron es­tra­te­gias pa­ra mi­ti­gar el fe­nó­meno, con par­ti­ci­pa­ción de de­le­ga­dos de In­du­mil, el De­par­ta­men­to de Con­trol Co­mer­cio de Ar­mas (DCCA), Ba­ta­llón de Con­train­te­li­gen­cia y las Bri­ga­das 4 y 14. EL CO­LOM­BIANO es­tu­vo allí.

La jun­ta se reali­zó en esa guar­ni­ción por­que, se­gún el ge­ren­te (e) de In­du­mil, co­ro­nel Nés­tor Es­pi­tia, la bri­ga­da de Puer­to Be­rrío abas­te­ce las em­pre­sas de Segovia, “y se­gún los re­por­tes de tra­za­bi­li­dad la ma­yo­ría de que­jas tie­nen que ver con el ma­te­rial que se des­pa­cha desde aquí has­ta allá”.

Va­rias le­yes re­gu­lan el co­mer­cio de ex­plo­si­vos. El De­cre­to 334 de 2002 es­pe­ci­fi­ca que las com­pa­ñías de­ben con­tar con vis­to bueno del Mi­nMi­nas, la au­to­ri­dad am­bien­tal y el DCCA, un tí­tu­lo mi­ne­ro, plan se­mes­tral de ope­ra­cio­nes, per­mi­so pa­ra trans­por­tar ex­plo­si­vos, un pol­vo­rín que cum­pla con­di­cio­nes de al­ma­ce­na­je y un lar­guí­si­mo et­cé­te­ra de pa­pe­leo. Mi­ne­ros con­sul­ta­dos cuen­tan que las di­li­gen­cias pa­ra “te­ner la car­pe­ta” y com­prar el in­su­mo pue­den tar­dar seis me­ses.

El DCCA fi­nal­men­te au­to­ri­za la ven­ta y a las bri­ga­das les co­rres­pon­de vi­gi­lar el trans­por­te y ha­cer vi­si­tas a los fren­tes de tra­ba­jo pa­ra che­quear el al­ma­ce­na­je y uso del ex­plo­si­vo, e ins­pec­cio­nar las ac­tas.

“El pro­ble­ma no es de la guar­dia ha­cia atrás, sino ha­cia ade­lan­te. La fu­ga arran­ca a par­tir de las mi­nas, por­que las ban­das han vis­to en ellas una fuen­te de fi­nan­cia­ción; no sa­le de la ope­ra­ción co­mer­cial, sino de la ope­ra­ción mi­ne­ra”, ar­gu­men­ta el ge­ren­te (e) de In­du­mil. Agre­ga que no co­no­ce de in­ves­ti­ga­cio­nes ac­tua­les so­bre mi­li­ta­res im­pli­ca­dos en el ne­go­cio ilí­ci­to.

El co­ro­nel Ja­vier Afri­cano, je­fe de Es­ta­do Ma­yor de la Bri­ga­da 14, se­ña­la que hay va­cíos en los con­tro­les pos­te­rio­res a la com­pra y que se re­quie­re un com­pro­mi­so ma­yor de otras en­ti­da­des, por­que “es­ta­mos su­pe­di­ta­dos a lo que las em­pre­sas nos re­por­ten”. En su ju­ris­dic­ción so­lo cuen­ta con un sub­ofi­cial ca­pa­ci­ta­do pa­ra ha­cer las vi­si­tas a 80 mi­nas y al­gu­nos so­ca­vo­nes es­tán a nue­ve ho­ras de ca­mino, y eso di­fi­cul­ta la ta­rea.

El vi­ce­mi­nis­tro de Mi­nas, Carlos Can­te Puen­tes, re­cuer­da que el Mi­nis­te­rio no ac­túa di­rec­ta­men­te en el pro­ce­so de per­mi­sos pa­ra uso de ex­plo­si­vos ni cuen­ta con in­for­ma­ción so­bre los se­ria­les. “So­lo se ve­ri­fi­ca que se cum­pla con lo es­ta­ble­ci­do en su plan de tra­ba­jos y obras, que exis­te un pol­vo­rín y los pro­ce­di­mien­tos res­pec­ti­vos, pe­ro el que ha­ce vi­si­tas de se­gui­mien­to, por com­pe­ten­cia y por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad na­cio­nal, es el sec­tor de­fen­sa”, reite­ra.

En teo­ría, si una em­pre­sa es sos­pe­cho­sa de trá­fi­co ile­gal, de­be re­ci­bir san­cio­nes pe­na­les. El ar­tícu­lo 366 del Có­di­go Pe­nal con­tem­pla cár­cel de 11 a 15 años pa­ra quien tra­fi­que ex­plo­si­vos, pe­ro en la prác­ti­ca es­te car­go so­lo se ha impu­tado a te­ne­do­res de la mer­can­cía. Las com­pa­ñías in­di­cia­das, cu­yos nom­bres se nie­gan a su­mi­nis­trar las au­to­ri­da­des, ape­nas re­ci­bie­ron con­tra­ven­cio­nes, co­mo el blo­queo pa­ra ad­qui­rir el In­du­gel.

“Tu­ve que blo­quear la car­pe­ta a nue­ve em­pre­sas, por­que se de­tec­ta­ron irre­gu­la­ri­da­des en la tra­za­bi­li­dad. Es­to ha ge­ne­ra­do ma­les­ta­res en al­gu­nos mi­ne­ros”, na­rra Afri­cano.

Se­gún Santiago Án­gel, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Co­lom­bia­na de Mi­ne­ría (ACM), el mer­ca­do ne­gro es­tá afec­tan­do el bol­si­llo de las em­pre­sas de ma­yor ta­ma­ño. “El DCCA blo­quea el cu­po pa­ra com­pra de ex­plo­si­vos, has­ta no ha­cer una in­ves­ti­ga­ción, ca­da vez que en­cuen­tra ex­plo­si­vo en mi­nas ile­ga­les, lo que afec­ta los pla­nes de pro­duc­ción de las em­pre­sas for­ma­les. In­cre­men­tan los cos­tos de trans­por­te y se­gu­ri­dad de es­tos in­su­mos, pa­ra pre­ve­nir que lle­guen a ma­nos de la ile­ga­li­dad”.

En­tre las me­di­das que ana­li­za In­du­mil pa­ra frenar el trá­fi­co, es­tá el di­se­ño de de­to­na­do­res más so­fis­ti­ca­dos, di­fí­ci­les de usar pa­ra gen­te no ca­li­fi­ca­da; me­jo­rar la gra­ba­ción de se­ria­les y en­tre­gar el in­su­mo en el pro­pio fren­te de tra­ba­jo, co­mo ha­cen al­gu­nas ce­men­te­ras.

El pro­ble­ma so­cial

La am­plia in­for­ma­li­dad del sec­tor mi­ne­ro es cal­do de cul­ti­vo pa­ra el cre­ci­mien­to del mer­ca­do ne­gro. Se­gún Gó­mez, de Co­nal­mi­ner­col, el Go­bierno tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad en es­to.

“El Go­bierno se ha ne­ga­do a fa­ci­li­tar es­te in­su­mo (a pe­que­ños mi­ne­ros), aun es­tan­do en pro­ce­so de for­ma­li­za­ción, que le per­mi­ti­ría iden­ti­fi­car quién es­tá usan­do es­tos ex­plo­si­vos. Lo que hi­cie­ron fue crear un mer­ca­do ne­gro, que no so­lo be­ne­fi­cia a los ac­to­res ar­ma­dos, sino tam­bién a mi­ne­ros en con­di­ción de in­for­ma­li­dad”, adu­ce.

Fren­te a la res­tric­ción, los in­for­ma­les re­cu­rren a ex­plo­si­vos ar­te­sa­na­les, co­mo el “pol­vo lo­co”, que por su ines­ta­bi­li­dad ha pro­vo­ca­do de­ce­nas de muer­tes y ampu­tacio­nes, desde que se po­pu­la­ri­zó en 2013.

La si­tua­ción tar­da­rá en me­jo­rar, si se tie­ne en cuen­ta que la for­ma­li­za­ción de un mi­ne­ro es en­go­rro­sa. Se­gún Gó­mez, me­dian­te di­fe­ren­tes de­cre­tos se ini­cia­ron es­tos trá­mi­tes en 1988, 2001, 2010 y 2014, y to­da­vía es­tá pen­dien­te la le­ga­li­za­ción de los tra­ba­ja­do­res. “Nos ofre­cen sub­con­tra­tos de ope­ra­ción, pe­ro a los sub­con­tra­tis­tas tam­po­co les aprue­ban ex­plo­si­vos, por­que las au­to­ri­da­des am­bien­ta­les no han re­suel­to el te­ma de los li­cen­cia­mien­tos di­fe­ren­cia­dos”, se la­men­ta.

Las que­jas tam­bién lle­gan de mi­ne­ros for­ma­les. Uno de ellos, pi­dien­do la re­ser­va de su iden­ti­dad por te­mor a re­pre­sa­lias en su te­rri­to­rio, re­co­no­ce que “hoy es más fá­cil con­se­guir ex­plo­si­vos pa­ra los de­lin­cuen­tes, que pa­ra los que te­ne­mos un tí­tu­lo mi­ne­ro en re­gla”

Los de­lin­cuen­tes bo­rran el nú­me­ro se­rial de las ba­rras de In­du­gel, evi­tan­do así que se ras­tree la ven­ta

FO­TO COR­TE­SÍA EJÉR­CI­TO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.