TEN­DEN­CIAS

Hallan re­la­ción del ai­re de ma­la ca­li­dad con nacimientos pre­ma­tu­ros, dia­be­tes, de­men­cia y otras en­fer­me­da­des.

El Colombiano - - PORTADA - Por RA­MI­RO VE­LÁS­QUEZ GÓ­MEZ

Po­lu­ción del ai­re en la ciu­dad se vin­cu­la con más en­fer­me­da­des

Desde ni­ños pre­ma­tu­ros has­ta cam­bios en el ADN, de­men­cia, pér­di­da de sueño y ma­yor pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llar dia­be­tes. To­do es­to trae la con­ta­mi­na­ción del ai­re y... más: muer­te.

No son in­ven­tos ni es­pe­cu­la­cio­nes. Son re­sul­ta­dos de ocho nue­vos es­tu­dios -pu­bli­ca­dos so­lo es­te año- so­bre los efec­tos no­ci­vos de la po­lu­ción, tan co­mún hoy en mu­chas ciu­da­des del pla­ne­ta, Me­de­llín in­clui­da.

En el úl­ti­mo de ellos, en el re­co­no­ci­do jour­nal Na­tu­re, los cien­tí­fi­cos es­tu­dia­ron por pri­me­ra vez en vi­vo las emi­sio­nes en con­di­cio­nes reales, en­con­tran­do al­tas emi­sio­nes de óxi­dos ni­tro­sos en vehícu­los li­via­nos y pe­sa­dos mo­vi­dos con die­sel, óxi­dos que con­tri­bu­yen a la for­ma­ción del ozono3 -su­per­fi­cial- y del ma­te­rial par­ti­cu­la­do PM 2,5.

El cálcu­lo de los in­ves­ti­ga­do­res es­ta­ble­ció 38 000 muer­tes pre­ma­tu­ras por es­ta ra­zón en 2015 y pro­yec­tó 183 000 al me­nos pa­ra 2040.

El es­tu­dio fue com­par­ti­do por la Nasa.

Los otros

An­te la So­cie­dad To­rá­ci­ca Ame­ri­ca­na fue pre­sen­ta­do ha­ce una se­ma­na un es­tu­dio que su­gie­re que los ni­ve­les al­tos de po­lu­ción re­du­cen el buen sueño. En don­de hu­bo más óxi­dos ni­tro­sos (y PM 2,5 de­ri­va­do) du­ran­te cin­co años, au­men­ta­ba 60% la pro­ba­bi­li­dad de te­ner sueño de­fi­cien­te.

Pa­ra Martha Bi­llings, in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Was­hing­ton, es una mues­tra de que la po­lu­ción no so­lo afec­ta co­ra­zón y pul­mo­nes, sino el sueño.

Es­te mes tam­bién, en el Jour­nal of Oc­cu­pa­tio­nal and En­vi­ron­men­tal Me­di­ci­ne se pu­bli­có una in­ves­ti­ga­ción que su­gie­re que ado­les­cen­tes ex­pues­tos a al­tos ni­ve­les de con­ta­mi­na­ción por el trá­fi­co au­to­mo­tor pre­sen­tan un da­ño es­pe­cí­fi­co en su ADN, acor­ta­mien­to de te­ló­me­ros, da­ño que ha si­do aso­cia­do con el en­ve­je­ci­mien­to.

Lo­cu­ra

En Trans­la­tio­nal Psy­chiatry, cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia pre­sen­ta­ron una ex­ten­sa in­ves­ti­ga­ción que su­gie­re que en si­tios don­de se ex­ce­de la nor­ma las mu­je­res de edad tie­nen un ries­go 81% ma­yor de desa­rro­llar al­gu­na for­ma de de­men­cia y 92% de alz­hei­mer.

Y si sus ha­llaz­gos se to­man con la po­bla­ción gene-

ral, la po­lu­ción del ai­re se­ría res­pon­sa­ble del 21% de los ca­sos de de­men­cia.

Po­dría de­ber­se a al­gún gen crí­ti­co del alz­hei­mer que in­ter­ac­túa con el ai­re su­cio.

Tam­bién, lo que po­dría ex­pli­car dis­tin­tos ca­sos, in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Lei­ces­ter pu­bli­ca­ron en En­vi­ron­men­tal Mi­cro­bio­logy evi­den­cias de que bac­te­rias que pro­vo­can in­fec­cio­nes res­pi­ra­to­rias son afec­ta­das por la con­ta­mi­na­ción del ai­re, au­men­tan­do su po­ten­cial in­fec­cio­so e in­cre­men­tan­do la efec­ti­vi­dad del tra­ta­mien­to con an­ti­bió­ti­cos.

A los 3,5 años de vi­vir en ba­rrios con al­tos ni­ve­les de po­lu­ción, ni­ños pue­den ex­pe­ri­men­tar afec­ta­ción en las cé­lu­las be­ta, que se­cre­tan in­su­li­na y man­tie­nen los ni­ve­les ade­cua­dos de azú­car en la san­gre. Es de­cir, pue­den desa­rro­llar dia­be­tes ti­po 2.

Es­te es­tu­dio, de cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad del Sur de Ca­li­for­nia y pu­bli­ca­do en el jour­nal Dia­be­tes, se hi­zo con ni­ños la­ti­nos.

Ex­plo­sión de pre­ma­tu­ros

Una in­ves­ti­ga­ción con­du­ci­da

por el Ins­ti­tu­to Es­to­col­mo del Me­dio Am­bien­te en la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, su­gie­re que en 2010 en to­do el mun­do hu­bo 2,7 mi­llo­nes de nacimientos pre­ma­tu­ros (18% de to­dos los na­ci­dos an­tes de tiem­po) aso­cia­dos con la ex­po­si­ción al ma­te­rial par­ti­cu­la­do fino, PM 2,5. La gran ma­yo­ría la apor­ta­ron Asia del sur y orien­tal.

El es­tu­dio fue pu­bli­ca­do en En­vi­ron­ment In­ter­na­tio­nal.

Por úl­ti­mo, cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad John Hop­kins en­con­tra­ron evi­den­cias mo­le­cu­la­res y bio­ló­gi­cas que su­gie­ren que la ex­po­si­ción al ai­re con­ta­mi­na­do pue­de ha­cer que per­so­nas man­ten­gan mo­quea­de­ra to­do el año.

Es­tu­dios que re­fuer­zan los efec­tos de la ma­la ca­li­dad del ai­re en la salud de mi­les de per­so­nas en to­do el pla­ne­ta.

Po­lu­ción que en­fer­ma

FO­TO JU­LIO CÉ­SAR HE­RRE­RA

Las emi­sio­nes de los vehícu­los con­tri­bu­yen a los al­tos ín­di­ces de po­lu­ción en las ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.