EDI­TO­RIAL

Las ci­fras con­fir­man que Co­lom­bia acu­mu­la el ma­yor nú­me­ro de des­pla­za­dos del mun­do. Su­pera a Si­ria, Su­dán e Irak. Per­vi­ven ac­to­res y fac­to­res de vio­len­cia que aún des­tie­rran a fa­mi­lias y pue­blos.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PA­RÍS

“Las ci­fras con­fir­man que Co­lom­bia acu­mu­la el ma­yor nú­me­ro de des­pla­za­dos del mun­do. Su­pera a Si­ria, Su­dán e Irak. Per­vi­ven ac­to­res y fac­to­res de vio­len­cia que aún des­tie­rran a fa­mi­lias y pue­blos”.

Co­lom­bia no de­ja de ser el país con el ma­yor nú­me­ro des­pla­za­dos in­ter­nos del pla­ne­ta. La fir­ma del acuer­do pa­ra fi­na­li­zar el con­flic­to con las Farc ape­nas ate­nuó al­gu­nas de las cau­sas que obli­gan a fa­mi­lias y co­mu­ni­da­des a aban­do­nar sus per­te­nen­cias y sus lu­ga­res de ha­bi­ta­ción y tra­ba­jo. Ac­to­res y fac­to­res de vio­len­cia co­mo la gue­rri­lla del Eln, las ban­das cri­mi­na­les, el nar­co­trá­fi­co y gru­pos os­cu­ros de des­po­ja­do­res man­tie­nen ac­ti­vas di­ná­mi­cas de pre­sión que con­vier­ten en ob­je­ti­vo es­tra­té­gi­co a la po­bla­ción ci­vil y sus te­rri­to­rios.

Las ci­fras del Cen­tro de Mo­ni­to­reo de Des­pla­za­mien­to In­terno (Idmc) y del Con­se­jo No­rue­go pa­ra los Re­fu­gia­dos (NRC), con­fir­man 7 mi­llo­nes 246 mil des­pla­za­dos en la su­ma his­tó­ri­ca de nues­tro país. En el mun­do, en 2016, hu­bo 6,9 mi­llo­nes más de víctimas de es­te fe­nó­meno, por cau­sa de con­flic­tos ar­ma­dos.

En el ran­quin de los cin­co paí­ses más afec­ta­dos nos si­guen Si­ria (6,3 mi­llo­nes), Su­dán (3,3 mi­llo­nes), Irak (3 mi­llo­nes) y Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go (2,2 mi­llo­nes). Es de­cir, ocu­pa­mos un pues­to tan in­de­sea­do co­mo re­ve­la­dor de la fal­ta de se­gu­ri­dad y ga­ran­tías pa­ra los ciu­da­da­nos.

Las re­ve­la­cio­nes del in­for­me se­ña­lan que las más afec­ta­das son las co­mu­ni­da­des afros e in­dí­ge­nas, que su­man el 74 por cien­to del to­tal de los des­pla­za­dos in­ter­nos. Y que son los gran­des cen­tros ur­ba­nos (Bo­go­tá, Ca­li, Ba­rran­qui­lla y Me­de­llín) los re­cep­to­res de es­te éxo­do obli­ga­do. El 80 por cien­to es­tá ba­jo la lí­nea de po­bre­za y el 35 por cien­to su­fre si­tua­ción de po­bre­za ex­tre­ma.

Aun­que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal ha emi­ti­do doc­tri­nas cla­ras y exi­gen­tes pa­ra que el Es­ta­do pro­te­ja y ga­ran­ti­ce de­re­chos a la po­bla­ción, la reali­dad del des­tie­rro si­gue sien­do pe­no­sa y cre­cien­te, aun­que en ta­sas más ba­jas que las de los peo­res años del con­flic­to ar­ma­do, lo cual no sig­ni­fi­ca que sea un pro­ble­ma me­nor.

Y no es me­nor por­que en 2017, por ejem­plo, los des­pla- za­mien­tos con­ti­núan en de­par­ta­men­tos co­mo Cho­có, Pu­tu­ma­yo y Na­ri­ño y tam­bién en po­bla­dos de Nor­te de San­tan­der, Ca­que­tá y Cau­ca. Allí las ban­das cri­mi­na­les man­tie­nen dispu­tas en­tre sí o con fac­cio­nes del Eln, que en mu­chos ca­sos se pe­lean los te­rri­to­rios aban­do­na­dos por las Farc, lo cual de­ja en me­dio del fuego cru­za­do a los ci­vi­les.

Es­ta in­for­ma­ción po­ne so- bre la me­sa la eje­cu­ción del acuer­do de víctimas y la ne­ce­si­dad de que los afec­ta­dos re­tor­nen a sus par­ce­las y lo­ca­li­da­des, con lo que ello im­pli­ca en la re­vi­sión jui­cio­sa e im­par­cial de los cer­ti­fi­ca­dos de tra­di­ción y los tí­tu­los de pro­pie­dad por par­te de las au­to­ri­da­des res­pec­ti­vas.

El des­pla­za­mien­to for­za­do ha pro­vo­ca­do el em­po­bre­ci­mien­to y des­arrai­go de mi­llo­nes de co­lom­bia­nos que re­quie­ren es­tra­te­gias de lar­go pla­zo, pe­ro de eje­cu­ción pron­ta, pa­ra su re­in­ser­ción al cir­cui­to so­cial y eco­nó­mi­co y la re­pa­ra­ción de la­zos de iden­ti­dad te­rri­to­rial y cul­tu­ral, mu­chos desechos y en el ol­vi­do.

Otro fac­tor cre­cien­te de des­pla­za­mien­to en el fu­tu­ro, se­gún el Idmc y el NRC, se­rán los desas­tres na­tu­ra­les pro­vo­ca­dos por el cam­bio cli­má­ti­co. Des­li­za­mien­tos, inundaciones y se­quías que ca­da vez más obli­gan a las co­mu­ni­da­des a mo­ver­se en bus­ca de re­fu­gio, ali­men­tos o áreas de ha­bi­ta­ción y pro­duc­ción. Co­lom­bia, por su­pues­to, se en­cuen­tra en ese gru­po de ries­go.

Pe­ro es el con­flic­to ar­ma­do, por su per­ma­nen­cia, el que obli­ga a to­mar me­di­das pa­ra im­pe­dir que el país si­ga fi­gu­ran­do en ese lu­gar y en ese lis­ta­do, tan des­hon­ro­sos

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.