UNA MA­SA­CRE ES­CON­DI­DA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DA­VID E. SAN­TOS GÓ­MEZ da­vid­san­tos82@hot­mail.com

La no­ti­cia ob­tu­vo un es­pa­cio de se­gun­da en el lis­ta­do de ti­tu­la­res in­ter­na­cio­na­les. Al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción, in­clu­so, la re­le­va­ron a lu­ga­res de des­pre­cio, ba­jo fo­tos de can­tan­tes en va­ca­cio­nes o de­cla­ra­cio­nes de es­tre­llas en sus quin­ce mi­nu­tos de fa­ma. Fue una des­gra­cia in­men­sa, des­ga­rra­do­ra, que pro­du­ce in­dig­na­ción y llan­to, y al mis­mo tiem­po ira e im­po­ten­cia: Es­ta­dos Uni­dos re­co­no­ció el ase­si­na­to de “al me­nos” 105 ci­vi­les en un bom­bar­deo en mar­zo a un edi­fi­cio de Mo­sul, en Irak, que pre­ten­día dis­mi­nuir la ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va del Es­ta­do Is­lá­mi­co. Así de bru­tal y es­can­da­lo­so.

Lo que pre­ten­día ser un ata­que qui­rúr­gi­co ter­mi­nó con el des­tro­zo de un edi­fi­cio en­te­ro, re­ple­to de fa­mi­lias, en el cas­co an­ti­guo del bas­tión de los ra­di­ca­les. La peor tra­ge­dia hu­ma­ni­ta­ria con ci­vi­les por un asal­to es­ta­dou­ni­den­se desde 2014 ape­nas sí lle­gó a los oí­dos de oc­ci­den­te. Con lo que sig­ni­fi­ca es­to: si no se cuen­ta, no pa­sa.

El Pen­tá­gono, al in­for­mar so­bre el he­cho, re­co­no­ció que las bom­bas que ini­cia­ron la ca­tás­tro­fe sa­lie­ron de sus avio­nes, pe­ro cul­pó a Isis por el re­sul­ta­do fi­nal y el al­to nú­me­ro de inocen­tes muer­tos. Se­gún su pro­pia in­ves­ti­ga­ción, el ata­que se­guía to­das las nor­ma­ti­vas, pe­ro se des­co­no­cía que el gru­po ra­di­cal guar­da­ba allí una enor­me can­ti­dad de ar­ma­men­to. Cuan­do el edi­fi­cio fue ata­ca­do, los ex­plo­si­vos al­ma­ce­na­dos ter­mi­na­ron por re­du­cir­lo to­do a es­com­bros. El nú­me­ro de muer­tos, que su­peró al cen­te­nar, pue­de su­bir con­si­de­ra­ble­men­te, pues trein­ta per­so­nas per­ma­ne­cen des­apa­re­ci­das.

No en­tra­re­mos acá en la dis­cu­sión de víctimas de pri­me­ra y se­gun­da ca­te­go­ría en­tre los cen­tros po­bla­dos de Eu­ro­pa y los con­flic­tos que tie­nen en­san­gren­ta­da a bue­na par­te del nor­te de Áfri­ca y Me­dio Orien­te. Sin em­bar­go, va­le la pe­na una re­fle­xión pe­rio­dís­ti­ca.

Son jus­ta­men­te es­te ti­po de ac­cio­nes las que han con­ver­ti­do las gue­rras de Af­ga­nis­tán e Irak en ca­lle­jo­nes sin sa­li­da, con ocu­pa­cio­nes que res­pon­den a in­tere­ses par­ti­cu­la­res que se di­fu­mi­nan con­ve­nien­te­men­te en pa­la­bras co­mo li­ber­tad o se­gu­ri­dad.

Más de un cen­te­nar de inocen­tes, mu­chos de los cua­les eran ape­nas ni­ños, de­be­rían ser hon­ra­dos con una ma­yor di­vul­ga­ción no­ti­cio­sa que las mi­ga­jas de los úl­ti­mos mi­nu­tos en los te­le­no­ti­cie­ros o las co­lum­nas de cie­rre en los im­pre­sos y las webs in­for­ma­ti­vas. Es es­ta dis­pa­ri­dad in­for­ma­ti­va la que no per­mi­te entender un con­flic­to tan com­ple­jo co­mo es­te y dis­tor­sio­na la reali­dad pa­ra fa­vo­re­cer cier­tos dis­cur­sos po­lí­ti­cos

EE. UU. re­co­no­ció el ase­si­na­to de “al me­nos” 105 ci­vi­les en un bom­bar­deo en mar­zo en Irak.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.