MUER­TES EN EL SI­LEN­CIO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ES­TE­BAN JA­RA­MI­LLO RUIZ Uni­ver­si­dad de Me­de­llín Fa­cul­tad de De­re­cho, 7° se­mes­tre @Es­te­ban­ja­ra­ruiz

“Más de 200 fe­mi­ni­ci­dios en lo que va del año” es una ci­fra de­ma­sia­do fría e iner­te que de nin­gu­na ma­ne­ra al­can­za a des­cri­bir el su­fri­mien­to y de­ses­pe­ra­ción que pa­de­cie­ron las víctimas de es­tos crí­me­nes, co­mo los de la ni­ña en Aranjuez o Clau­dia Ro­drí­guez, ase­si­na­da por su pa­re­ja en un cen­tro co­mer­cial de Bo­go­tá, atro­ci­da­des que la­men­ta­ble­men­te so­lo son la pun­ta de un in­men­so ice­berg cu­ya ver­da­de­ra di­men­sión que­da ocul­ta ba­jo el man­to de la in­di­fe­ren­cia ¿Có­mo per­mi­ti­mos que se desata­ra el in­fierno que es el día a día de tan­tas mu­je­res en nues­tro país?

Lo más in­dig­nan­te es que so­lo ahora reac­cio­ne­mos, cuan­do el te­ma tie­ne un ai­re de “ac­tua­li­dad” que obe­de­ce a la dan­tes­ca pro­li­fe­ra­ción de no­ti­cias so­bre agre­sio­nes con­tra las mu­je­res. Pe­ro más gra­ve aún, es que cier­tas per­so­nas crean que es­tos ca­sos so­lo su­ce­den en ve­re­das, con­tra mu­je­res in­cul­tas, solas, lle­nas de hi­jos y po­bres; ig­no­ran­do la enor­me can­ti­dad de víctimas de ex­ce­len­te po­si­ción que pa­de­cen no­vios o es­po­sos desadap­ta­dos y en­fer­mos, que sin re­mor­di­mien­to al­guno, les hu­mi­llan, me­nos­pre­cian y mal­tra­tan, am­pa­ra­dos en la som­bra de la ex­ce­len­te familia a la que per­te­ne­cen, don­de la ley de la apa­rien­cia sub­yu­ga la dig­ni­dad y la li­ber­tad.

Es in­creí­ble có­mo aún hoy ha­ya hom­bres que se ex­cu­sen en que cons­tan­te­men­te so­mos con­du­ci­dos de ma­ne­ra in­cons­cien­te por una so­cie­dad pro­fun­da­men­te ma­chis­ta a com­por­ta­mien­tos ten­dien­tes a vul­ne­rar a la mu­jer, pre­ten­dien­do ig­no­rar que la su­pre­ma­cía fí­si­ca hoy no tie­ne va­lor al­guno. Te­ne­mos que entender, con­tra­rio a lo que nos han he­cho creer, que las mu­je­res no son una pro­pie­dad so­bre la que se pue­de dis­po­ner, que hoy so­lo les de­be­mos nues­tro pro­fun­do respeto, cor­te­sía, ad­mi­ra­ción y gra­ti­tud, por la can­ti­dad de co­sas que nos han da­do y que han lo­gra­do, aun cuan­do no­so­tros las he­mos coar­ta­do tan ab­sur­da­men­te du­ran­te tan­to tiem­po.

Has­ta cuán­do va­mos a ser cóm­pli­ces con nues­tro si­len­cio, cuan­do de­be­ría­mos ser los pri­me­ros lla­ma­dos a res­pe­tar, apo­yar y pro­te­ger y a re­cha­zar de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca cual­quier agre­sión, en­ten­dien­do que vio­len­cia no es so­lo la que ter­mi­na en san­gre o mo­re­to­nes y que no hay amor, pres­ti­gio o ne­ce­si­dad que la jus­ti­fi­que. Los hom­bres, con nues­tro ma­chis­mo tá­ci­to y om­ni­pre­sen­te, so­mos tan cul­pa­bles co­mo aque­llos que le­van­tan el pu­ño y por ello, so­mos los pri­me­ros lla­ma­dos a de­cir ni una más

A las mu­je­res les de­be­mos respeto, cor­te­sía, ad­mi­ra­ción y gra­ti­tud.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.