LA JUS­TI­CIA SO­CIAL Y EL DE­RE­CHO DE PRO­PIE­DAD

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FRAN­CIS­CO CORTÉS RO­DAS fran­cis­co­cor­tes2007@gmail.com

Un co­men­ta­ris­ta de mi co­lum­na de la se­ma­na pa­sa­da afir­ma ba­sán­do­se en unos vi­deos del economista español Je­sús Huer

ta de So­to, que “la jus­ti­cia so­cial pros­ti­tu­ye el con­cep­to de jus­ti­cia, es ar­bi­tra­ria, co­rrup­ta, y que ha si­do uti­li­za­da en los Es­ta­dos de bie­nes­tar y en re­gí­me­nes so­cia­lis­tas pa­ra jus­ti­fi­car la ma­yor in­jus­ti­cia, a sa­ber, qui­tar­les a los ri­cos pa­ra dar­les a los po­bres”.

Es importante re­cor­dar mi ar­gu­men­to: los pro­ble­mas de jus­ti­cia so­cial en nues­tro país de­ben re­sul­tar de la com­pren­sión de la in­jus­ti­cia real que vi­ven mi­llo­nes de per­so­nas ex­clui­das del dis­fru­te de sus de­re­chos. Por ejem­plo, la ex­pe­rien­cia de in­jus­ti­cia en el cam­po re­sul­tó del des­po­jo de las tie­rras de los cam­pe­si­nos que los gran­des ha­cen­da­dos hi­cie­ron en las úl­ti­mas dé­ca­das, me­dian­te la fuer­za y el en­ga­ño. En­ton­ces, ¿cuál es la jus­ti­cia que pros­ti­tu­ye el con­cep­to de jus­ti­cia? ¿la so­cial? o ¿la que afir­ma el ca­rác­ter ab­so­lu­to del de­re­cho de pro­pie­dad?

Neo­li­be­ra­les o li­ber­ta­ria­nos co­mo

Pa­ra el neo­li­be­ra­lis­mo, la so­cie­dad es un sis­te­ma de coor­di­na­ción de in­di­vi­duos que ac­túan de for­ma in­de­pen­dien­te. Su pro­ta­go­nis­ta es el pro­duc­tor pro­pie­ta­rio, po­see­dor de los me­dios de pro­duc­ción, que lle­va al mer­ca­do los bie­nes que pro­du­ce. El mer­ca­do ge­ne­ra así re­la­cio­nes jus­tas dán­do­le a ca­da uno lo que le co­rres­pon­de, pues­to que a nin­guno le co­rres­pon­de más de lo que pue­de re­ci­bir en el mer­ca­do por sus ta­len­tos y ca­pa­ci­da­des. Se­gún Ha­yek, es un he­cho in­con­tro­ver­ti­ble que la igual­dad an­te la ley que pro­mue­ve la li­ber­tad con­du­ce a una de­sigual­dad ma­te­rial, pe­ro de­mues­tra a par­tir de su de­fen­sa del va­lor de la li­ber­tad, que la de­sigual­dad ma­te­rial no pue­de ser co­rre­gi­da su­pri­mien­do la li­ber­tad. Por estas ra­zo­nes, el Es­ta­do no pue­de in­ter­ve­nir en el ám­bi­to de la au­to­no­mía pri­va­da del in­di­vi­duo con el pre­tex­to de ha­cer va­ler de­man­das de jus­ti­cia so­cial. Con­clu­yen así que la jus­ti­cia so­cial es una me­ta ilu­so­ria.

En con­tras­te con el cri­te­rio de la jus­ti­cia neo­li­be­ral, el li­be­ra­lis­mo so­cial, re­pre­sen­ta­do por John Rawls, Amart­ya Sen y

Martha Nuss­baum, de­man­da que las ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas sean di­se­ña­das de tal ma­ne­ra que los gru­pos me­nos aven­ta­ja­dos de la so­cie­dad se ha­llen me­jor en tér­mi­nos de po­der eco­nó­mi­co, in­gre­so y ri­que­za.

El li­be­ra­lis­mo so­cial plan­teó, y pro­po­ne hoy, que fren­te a las dis­pa­ri­da­des y la pro­fun­da de­sigual­dad se de­ben ase­gu­rar las con­di­cio­nes pa­ra pro­por­cio­nar el va­lor equi­ta­ti­vo de las li­ber­ta­des ci­vi­les y po­lí­ti­cas y pa­ra im­po­ner lí­mi­tes a la con­cen­tra­ción de la ri­que­za que ga­ran­ti­cen una jus­ta igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Es­ta de­be ser­vir pa­ra co­rre­gir las des­ven­ta­jas so­cia­les. “Aque­llos con ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des si­mi­la­res de­ben te­ner las mis­mas opor­tu­ni­da­des”, es­cri­be Rawls. La des­ven­ta­ja so­cial de­be ser co­rre­gi­da me­dian­te el ofre­ci­mien­to de opor­tu­ni­da­des edu­ca­ti­vas, cul­tu­ra­les, cui­da­do de la salud, etc. Es­to no es una me­ta ilu­so­ria, es jus­ti­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.