NO AN­TIO­QUIA FE­DE­RAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ANA CRIS­TI­NA ARIS­TI­ZÁ­BAL URI­BE anacau­ri­be@gmail.com

An­te la pro­pues­ta de An­tio­quia fe­de­ral ten­dría­mos que desa­rro­llar por lo me­nos, ocho me­de­lli­nes más, por­que una de las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les de un es­ta­do fe­de­ral es la des­cen­tra­li­za­ción y aquí es­ta­mos tan mal en es­te te­ma que hoy el pri­mer pen­sa­mien­to de un jo­ven ba­chi­ller de las su­bre­gio­nes de An­tio­quia, pa­ra “abrir­se fu­tu­ro”, es tras­la­dar­se a Me­de­llín.

Los po­lí­ti­cos de An­tio­quia no han si­do ca­pa­ces de im­pul­sar las vo­ca­cio­nes de ca­da su­bre­gión, por­que no han pro­mo­vi­do en ellas, en­tre otras, edu­ca­ción su­pe­rior que desa­rro­lle las ap­ti­tu­des ba­na­ne­ras, mi­ne­ras, ca­fe­te­ras, hí­dri­cas, le- che­ras, ga­na­de­ras, etc.; en esas zo­nas de­be­rían pro­mo­ver uni­ver­si­da­des de la le­che, del agua, el ca­fé, el ba­nano, el ga­na­do, etc. La U. de A. ha­ce un gran es­fuer­zo desde ha­ce 20 años con sec­cio­na­les en Ura­bá, Ba­jo Cau­ca, Mag­da­le­na Me­dio, Su­r­oes­te, Orien­te y Oc­ci­den­te, pe­ro no ha si­do su­fi­cien­te: los es­tu­dian­tes si­guen lle­gan­do por mon­to­nes a Me­de­llín, por­que, ade­más, en la ur­be hay más po­si­bi­li­da­des de tra­ba­jo.

Lo que pro­po­ne el dipu­tado es pu­ra vis­ce­ra­li­dad, emo­ción que ali­men­ta un per­ju­di­cial mi­to an­tio­que­ño de su­pe­rio­ri­dad.

¿Su­pe­rio­res? En lo úni­co que he­mos de­mos­tra­do ser su­pe­rio­res, con cre­ces, es en la ca­pa­ci­dad co­mer­cial. Por eso, du­ran­te el siglo pa­sa­do, el gru­po co­mer­cial más importante de Co­lom­bia pa­ra la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la co­caí­na na­ció con an­tio­que­ños. En sus in­ves­ti­ga­cio­nes el Ph.D. Gus­ta

vo Dun­can ase­gu­ra que ese es el prin­ci­pal ras­go di­fe­ren­cia­dor de los an­tio­que­ños (al­gu­nos se con­si­de­ran “ra­za” di­fe­ren­te), que po­si­bi­li­tó crear un im­pe­rio co­mer­cial de se­me­jan­te en­ver­ga­du­ra; por eso el pri­mer car­tel in­ter­na­cio­nal de la co­caí­na na­ció en Me­de­llín y no en otra par­te del país. In­ne­ga­ble­men­te esa ca­pa­ci­dad co­mer­cial fue la que hi­zo tris­te­men­te cé­le­bre a la ciu­dad, en los años de 1980 y 90. An­tes de ese car­tel, a es­ta ciu­dad no la co­no­cía na­die en el mun­do.

En 20 años se lo­gró cam­biar el ima­gi­na­rio mun­dial de ciu­dad vio­len­ta; pe­ro ahora, aun­que no es­té en el ima­gi­na­rio de na­die, la reali­dad es que Me­de­llín es la ca­pi­tal de la inequi­dad en Co­lom­bia. Por­que lo que más im­pul­sa a su gen­te es a “ha­cer bi­lle­te”, co­mo sea, pe­ro no a crear desa­rro­llo por igual pa­ra to­dos. Un es­ta­do fe­de­ral ten­dría que des­cen­tra­li­zar­se y re­par­tir las mis­mas con­di­cio­nes de desa­rro­llo en to­do su te­rri­to­rio… ¿re­par­ti­ría­mos las con­di­cio­nes de inequi­dad que ca­rac­te­ri­zan a Me­de­llín?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.