No se de­je en­ga­ñar por los pi­no­chos de la web

Las no­ti­cias fal­sas in­va­den re­des so­cia­les y apli­ca­cio­nes de men­sa­je­ría. Me­dios y usua­rios es­tán lla­ma­dos a ser res­pon­sa­bles con lo que com­par­ten.

El Colombiano - - TENDENCIAS - JO­NAT­HAN MON­TO­YA GAR­CÍA

Cuan­do Án­ge­la Ma­ría Gil re­ci­bió el men­sa­je se sin­tió pas­ma­da. No po­día creer tan­ta cruel­dad y de­ci­dió mo­vi­li­zar­se. A su cuen­ta de What­sApp lle­gó una ca­de­na que ad­ver­tía que una ca­ma­da de pe­rros de ra­za husky si­be­riano iba a ser sa­cri­fi­ca­da. Los ca­cho­rros se­rían arro­ja­dos a la que­bra­da de San­ta Ele­na, si a de­ter­mi­na­da ho­ra los su­pues­tos due­ños no al­can­za­ban a en­tre­gar­los, ya que no po­dían te­ner­los.

Án­ge­la Lla­mó a sus ami­gos, “sen­si­bles con el te­ma de los ani­ma­les”, dice ella; su pro­pó­si­to era con­se­guir­les al me­nos un ho­gar de pa­so, y to­dos “res­pon­die­ron po­si­ti­va­men­te”. Lla­mó al nú­me­ro del apa­ren­te due­ño, pe­ro nun­ca con­tes­tó. Se co­mu­ni­có con su hi­ja que, sor­pren­di­da, de­ci­dió lla­mar “al con­ce­jal de los ani­ma­les”. Fue él, Ál­va­ro Múnera, el que les ase­gu­ró que era una in­for­ma­ción fal­sa.

“Me to­có lla­mar quie­nes se ha­bían so­li­da­ri­za­do, agra­de­cer­les por su ama­bi­li­dad y con­tar­les que era un men­ti­ra. Que­dé tris­te y de­cep­cio­na­da, ese es un muy mal uso de los me­dios, en es­te ca­so pa­ra ma­ni­pu­lar los sen­ti­mien­tos de per­so­nas que co­mo yo son ani­ma­lis­tas. Una fal­ta de con­si­de­ra­ción”, cuen­ta.

Desde el ex­pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma has­ta el Pa­pa Fran­cis­co han ma­ni­fes­ta­do su preo­cu­pa­ción por el flu­jo de in­for­ma­ción fal­sa que cir­cu­lan en In­ter­net, la ma­yo­ría dis­tri­bui­da por me­dio de re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book y ser­vi­cios de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea co­mo What­sApp.

Pe­ro el fe­nó­meno de fal­sos ti­tu­la­res y con­te­ni­dos que des­in­for­man a las au­dien­cias no es ac­tual, por lo me­nos así lo cree el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la Fun­da­ción pa­ra la Li­ber­tad de

Pren­sa (FLIP), Pe­dro Va­ca Vi­lla­real. Se­gún él, es­tos ca­sos se pre­sen­tan, in­clu­so, desde tiem­pos an­te­rio­res a In­ter­net, “el ru­mor o ti­tu­lar es­can­da­lo­so ha­ce par­te de la die­ta de con­su­mo de in­for­ma­ción de la gen­te”, afir­ma. Lo que su­ce­de ahora, ex­pli­ca el di­rec­tor, es que los flu­jos de in­for­ma­ción son más rá­pi­dos, igual que los há­bi­tos de con­su­mo de no­ti­cias de las per­so­nas.

Lo an­te­rior tie­ne co­mo con­se­cuen­cia que el ti­tu­lar sea pro­ta­gó­ni­co y pro­vo­que a las au­dien­cias. “Si el con­te­ni­do es in­te­re­san­te van a que­rer pro­fun­di­zar en él, y no so­lo se que­da­rá con el ti­tu­lar”, afir­ma Va­ca. Sin em­bar­go, tam­bién es­tán quie­nes úni­ca­men­te leen ti­tu­la­res, mu­chos de ellos fal­sos.

En la ava­lan­cha de con­te­ni-

dos no­ti­cio­sos que cir­cu­lan en re­des so­cia­les, no so­lo es­tán los ri­gu­ro­sos y ve­rí­di­cos, tam­bién es­tán los que le fal­tan a la ver­dad, co­men­ta el di­rec­tor de la FLIP. Esos, por ejem­plo, fue­ron pro­ta­go­nis­tas en las pa­sa­das elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Es­ta­dos Uni­dos.

La com­pa­ñía de me­di­cio­nes y aná­li­sis, Pew re­search, reali­zó una en­cues­ta en­tre el pri­me­ro y el cua­tro de di­ciem­bre del año pa­sa­do en­tre 1.002 adul­tos en ese país pa­ra iden­ti­fi­car qué tan­ta dis­tor­sión de la reali­dad pro­du­cían las no­ti­cias fal­sas en las per­so­nas.

Se­gún el in­for­me que pu­bli­ca­ron so­bre el es­tu­dio, la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses per­ci­be que las no­ti­cias fal­sas es­tán te­nien­do un fuer­te im­pac­to. Dos de ca­da tres adul­tos es­ta- dou­ni­den­ses (64%) ase­gu­ran esos con­te­ni­dos cau­san una gran con­fu­sión de los he­chos bá­si­cos y de los asun­tos y even­tos de la ac­tua­li­dad.

Pa­ra Va­ca, la si­tua­ción en ge­ne­ral es preo­cu­pan­te y es­pe­ra que a fu­tu­ro los ciu­da­da­nos pue­dan te­ner la ca­pa­ci­dad de dis­tin­guir la cre­di­bi­li­dad de un me­dio u otro pa­ra no con­ti­nuar sa­ta­ni­zan­do in­ter­net co­mo un es­pa­cio que pro­du­ce fal­sas no­ti­cias.

“Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no de­ben pro­du­cir no­ti­cias fal­sas. Si su­ce­de, pue­de ser por dos cau­sas: Que la ca­pa­ci­dad de los pe­rio­dis­tas es­té por de­ba­jo de la de­man­da de in­for­ma­ción que hay en In­ter­net; y la se­gun­da, que ha es­ta­do en el pe­rio­dis­mo siem­pre, es que es­te no es un ofi­cio in­fa­li­ble, se pue­den co­me­ter erro­res. Sin em­bar­go, en am­bos ca­sos el pe­rio­dis­ta y el me­dio es­tán lla­ma­dos a rec­ti­fi­car y en­men­dar esas equi­vo­ca­cio­nes con sus au­dien­cias”, así lo ex­pli­ca el di­rec­tor de la FLIP.

Los ca­sos an­te­rio­res di­fie­ren com­ple­ta­men­te de las pla­ta­for­mas que di­fun­den no­ti­cias fal­sas sin es­crú­pu­lo. Ahí, dice Va­ca, si es un me­dio, pier­de la vo­ca­ción y se con­vier­te en una ins­tan­cia ma­ni­pu­la­do­ra que des­in­for­ma a sus pú­bli­cos. No­ti­cias fal­sas en Co­lom­bia -El club Paris Saint Ger­main do­na­rá 40 mi­llo­nes de eu­ros al Cha­pe­co­en­se.

Es­ta no­ti­cia se di­fun­dió en di­fe­ren­tes me­dios de co­mu­ni­ca­ción y cir­cu­ló en re­des so­cia­les después de la tra­ge­dia del avión de LaMia en el que via­ja­ba el equi­po Cha­pe­co­en­se.

Fren­te a la fal­sa in­for­ma­ción, el club fran­cés de fút­bol tu­vo que des­men­tir for­mal­men­te el ru­mor me­dian­te in­for­ma­ción con­ce­di­da a la agen­cia de no­ti­cias AFP. “El PSG des­mien­te for­mal­men­te es­te ru­mor. So­lo he­mos ex­pre­sa­do nues­tra so­li­da­ri­dad con las víctimas y he­mos guar­da­do un mi­nu­to de si­len­cio an­tes del en­tre­na­mien­to. Otro ten­drá lu­gar el miér­co­les an­tes del partido con­tra el An­gers”.

Pa­ra el li­cen­cia­do Juan Jo­sé La­rrea, di­rec­tor del Gru­po Dir­com, una no­ti­cia fal­sa co­mo es­ta, o ru­mor, po­dría ha­ber afec­ta­do ne­ga­ti­va­men­te la repu­tación de la ins­ti­tu­ción, pe­ro co­mo es al­go que se cons­tru­ye en el tiem­po, en es­te ca­so no. Se­gún La­rrea, cual­quier em­pre­sa o en­ti­dad, pe­que­ña o gran­de, de­be es­tar aten­ta de qué se ha­bla tan­to of­fli­ne co­mo on­li­ne. “Hay que ha­cer un tra­ba­jo pa­ra acos­tum­brar los pú­bli­cos a in-

for­mar­se por me­dio de los ca­na­les ofi­cia­les”, se­ña­la el li­cen­cia­do. “Los pe­rio­dis­tas que to­man co­mún­men­te re­des so­cia­les co­mo fuen­te de­ben sa­ber cuá­les son los ca­na­les ofi­cia­les pa­ra que no se equi­vo­quen”.

-Co­lom­bia­nos sin vi­sa pa­ra Es­ta­dos Uni­dos.

Una no­ti­cia fal­sa que ale­gró a más de un co­lom­biano que cre­yó que era ver­da­de­ra se hi­zo viral es­te año. La fuen­te ci­ta­da por al­gu­nas me­dios era usa-television.com, don­de se ha­bía di­fun­di­do un co­mu­ni­ca­do que con­ta­ba que el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, ha­bía fir­ma­do una or­den eje­cu­ti­va pa­ra per­mi­tir que to­dos los ciu­da­da­nos co­lom­bia­nos pu­die­ran via­jar a ese país sin vi­sa, si su es­ta­día no era ma­yor a 180 días.

La em­ba­ja­da de Es­ta­dos uni­dos en Co­lom­bia tu­vo que des­men­tir la in­for­ma­ción por me­dio de sus ca­na­les ofi­cia­les ya que di­fe­ren­tes me­dios hi­cie­ron eco de lo di­fun­di­do por usa-television.com. “El reportaje es fal­so. Los cam­bios en los re­qui­si­tos de vi­sa son siem­pre pu­bli­ca­dos en tra­vel.sta­te.gov y en la pá­gi­na web de la Em­ba­ja­da en Co­lom­bia: http://spa­nish.bogota.usem­bassy.gov/”, ase­gu­ró la em­ba­ja­da. Ade­más, agre­gó: “Se acon­se­ja a los po­ten­cia­les so­li­ci­tan­tes de vi­sa que ig­no­ren in­for­ma­ción pro­ve­nien­te de fuen­tes no au­to­ri­za­das o no­ti­cie­ros poco se­rios”, aña­dió.

En ese ca­so, la em­ba­ja­da no fue la úni­ca per­ju­di­ca­da, pues mu­chos in­tere­sa­dos se di­ri­gie­ron a sus re­des so­cia­les a pre­gun­tar si era cier­ta la in­for­ma­ción que es­ta­ba cir­cu­lan­do. Tam­bién fue­ron afec­ta­dos quie­nes cre­ye­ron en el con­te­ni­do fal­so por­que no to­dos los ciu­da­da­nos dis­tin­guen el ori­gen de la in­for­ma­ción, ase­gu­ra el do­cen- te de la uni­ver­si­dad de los An­des, Nel­son Re­mo­li­na An­ga­ri­ta. La prin­ci­pal he­rra­mien­ta con la que cuen­ta, si se sien­te afec­ta­do por una no­ti­cia fal­sa, es so­li­ci­tar la rec­ti­fi­ca­ción al me­dio co­rres­pon­dien­te, es­te es­tá en la obli­ga­ción de ha­cer­lo.

Si la no­ti­cia fal­sa afec­ta el buen nom­bre de la per­so­na, su in­ti­mi­dad, o si cau­só un da­ño mo­ral o pa­tri­mo­nial, el im­pli­ca­do tie­ne de­re­cho a que se le in­dem­ni­ce, dice el do­cen­te, pe­ro acla­ra que ca­da ca­so es dis­tin­to y de­be cuan­ti­fi­car­se.

-Car­ti­llas subidas de tono

En Co­lom­bia se es­tá ha­blan­do de ideo­lo­gía de gé­ne­ro desde que se co­no­cie­ron las su­pues­tas imá­ge­nes de la car­ti­lla de edu­ca­ción se­xual del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción que pro­vo­có to­do ti­po de co­men­ta­rios. La no­ti­cia fal­sa se dio cuan­do al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción di­fun­die­ron las apa­ren­tes imá­ge­nes del tex­to, don­de se veía, se­gún los co­men­ta­rios que hi­cie­ron “un al­to con­te­ni­do se­xual”. No obs­tan­te, las imá­ge­nes co­rres­pon­dían al có­mic lla­ma­do En ca­ma con Da­vid y Jo­nat­han, y la au­to­ría era del ilus­tra­dor bel­ga Tom

Bou­den. No ha­cían par­te del con­te­ni­do de las car­ti­llas que el mi­nis­te­rio es­pe­ra­ba en­tre­gar.

En in­ter­net se pier­de el con­trol de la in­for­ma­ción y es muy di­fí­cil lo­grar que un con­te­ni­do sea com­ple­ta­men­te eli­mi­na­do de Ia web, ex­pli­ca Re­mo­li­na. Por eso, re­co­mien­da que si al­guien o una ins­ti­tu­ción se ve afec­ta­do por un con­te­ni­do fal­so sea rá­pi­do en so­li­ci­tar la eli­mi­na­ción o rec­ti­fi­ca­ción de es­te an­tes de que otros ca­na­les lo re­pli­quen

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.