Pa­na­má, sin la som­bra de No­rie­ga

A pe­sar de que el dic­ta­dor se lle­vó con­si­go gran par­te de la ver­dad so­bre crí­me­nes, los pa­na­me­ños tie­nen otras prio­ri­da­des.

El Colombiano - - PORTADA - Por DA­NIEL ARMIROLA R.

Qué les preo­cu­pa aho­ra a los pa­na­me­ños tras pa­sar la pá­gi­na de la dic­ta­du­ra que con­si­de­ran su­pe­ra­da y en­ten­der la lec­ción apren­di­da: una de­mo­cra­cia fuer­te y es­ta­ble.

Las calles de Pa­na­má ama­ne­cie­ron ayer co­mo si na­da hu­bie­ra pa­sa­do. Y es que el de­ce­so del dic­ta­dor Ma­nuel No­rie­ga en la no­che del lu­nes no sig­ni­fi­ca mu­cho pa­ra un país que, aun­que no co­no­ce to­da la ver­dad de los crí­me­nes del ré­gi­men mi­li­tar, ya se re­con­ci­lió en de­mo­cra­cia y es­pe­ra pa­sar la pá­gi­na.

Así lo con­si­de­ran, por lo me­nos, los ex­per­tos con­sul­ta­dos por EL CO­LOM­BIANO. “To­do el mun­do se lo es­pe­ra- ba, ya que llevaba me­ses en co­ma. El único asun­to que los pa­na­me­ños se­ña­lan es que se lle­vó con­si­go to­dos los se­cre­tos, por­que nun­ca dio un so­lo detalle de los 110 ase­si­na­tos y des­apa­ri­cio­nes que se le atri­bu­yen a la dic­ta­du­ra”, afir­mó Ja­mes Apa­ri­cio, pe­rio­dis­ta y di­rec­tor del dia­rio Me­tro Li­bre.

En cual­quier ca­so, los pa­na­me­ños es­tán preo­cu­pa­dos por otros te­mas, di­jo. “La de­lin­cuen­cia, el ele­va­do cos­to de los ali­men­tos, y por un ca­so que ron­da en to­da la re­gión: los so­bor­nos de Ode­brecht. Pa­na­má em­pe­zó a pa­sar la pá­gi­na des­de el 3 de enero de 1990, cuan­do los mi­li­ta­res sa­lie­ron del po­der”, ase­gu­ró.

Otro de los te­mas que que­dan sin re­sol­ver es el al­can­ce de las re­la­cio­nes en­tre No­rie­ga y el Car­tel de Me­de­llín, una alian­za que le per­mi­tió al ca­po de la dro­gra mo­vi­li­zar­se li­bre­men­te por el país del ca­nal.

Fue un Ma­du­ro

El ju­ris­ta Re­na­to Pe­rei­ra, hoy ale­ja­do de la po­lí­ti­ca, tra­ba­jó en pues­tos cla­ve del ré­gi­men mi­li­tar que con­for­mó des­de

1969 el po­pu­lar ge­ne­ral Omar To­rri­jos en ba­se a pac­tos con to­dos los sec­to­res, pe­ro que, tras su muer­te en 1981, de­ge­ne­ró en la violencia ge­ne­ra­li­za­da con No­rie­ga (1983-1989). ¿Por qué se dio ese cam­bio?

“Yo fui mi­nis­tro de Go­bierno. Pue­do de­cir que No­rie­ga no re­co­no­ció que el pe­rio­do de he­ge­mo­nía mi­li­tar ha­bía ter­mi­na­do, y que la so­cie­dad en su con­jun­to re­cla­ma­ba el re­torno a la de­mo­cra­cia. Co­mo Ma­du­ro hoy en Venezuela, se in­ten­tó afe­rrar co­mo fue­ra al po­der”, di­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.