El pre­can­di­da­to Roy Ba­rre­ras es­ti­mu­la­ría el pro­ce­so con el Eln.

El se­na­dor y pre­can­di­da­to Roy Ba­rre­ras di­ce que aho­ra la preo­cu­pa­ción es el nar­co­trá­fi­co.

El Colombiano - - PORTADA - Por ÓS­CAR AN­DRÉS SÁN­CHEZ Á.

La pri­me­ra vuel­ta pre­si­den­cial de 2018 no se­rá de can­di­da­tos, que es lo ha­bi­tual, sino de coa­li­cio­nes, que en los an­te­rio­res pro­ce­sos se de­ja­ban pa­ra la se­gun­da vuel­ta. Así lo con­si­de­ra el se­na­dor Roy Ba­rre­ras, pre­can­di­da­to pre­si­den­cial por el Par­ti­do de Uni­dad Na­cio­nal (La U).

En diálogo con EL CO­LOM­BIANO ma­ni­fes­tó que no le gus­ta el pro­gra­ma ‘Ser Pi­lo Pa­ga’, y que aun­que al­gu­nos le di­cen que aban­do­ne la ban­de­ra de la paz y se dis­tan­cie del pre­si­den­te San­tos, “eso se lo de­ja­ré a los opor­tu­nis­tas, que lue­go de ha­ber­se ama­man­ta­do sie­te años del Go­bierno aho­ra po­san de crí­ti­cos”.

¿Por qué to­mó la de­ci­sión de ser pre­can­di­da­to?

“La U es el par­ti­do más gran­de de Co­lom­bia y tie­ne vo­ca­ción de po­der. Hi­zo el trán­si­to co­rrec­to de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de­mo­crá­ti­ca des­pués del desas­tre del Ca­guán, pa­ra lo­grar la paz y la des­apa­ri­ción de las Farc co­mo gue­rri­lla. Ese le­ga­do de­be de­fen­der­se, pa­ra que naz­ca un nue­vo país de opor­tu­ni­da­des y ha­ya Es­ta­do en to­do el te­rri­to­rio”.

La U so­bre­vi­vió sin Uri­be, pe­ro te­nían pre­si­den­te. ¿So­bre­vi­vi­rá sin San­tos o sin el po­der pre­si­den­cial?

“El Par­ti­do Li­be­ral so­bre­vi­vió a la au­sen­cia de Al­ber­to Lle­ras y de Car­los Lle­ras. Los par­ti­dos son ins­ti­tu­cio­nes in­dis­pen­sa­bles pa­ra la de­mo­cra­cia. Al­gu­nos son fuer­zas cau­di­llis­tas, que des­apa­re­ce­rán cuan­do se aca­ben los cau­di­llos”.

¿Qué coa­li­cio­nes vie­nen pa­ra la pri­me­ra vuel­ta?

“Una de de­re­cha, li­de­ra­da por el Cen­tro De­mo­crá­ti­co; otra de iz­quier­da, con sec­to­res del Par­ti­do Ver­de y el Po­lo; y otra de Cen­tro, en la que as­pi­ro es­tén La U, el li­be­ra­lis­mo, el con­ser­va­tis­mo y otros sec­to­res de iz­quier­da. Es ne­ce­sa­ria una con­sul­ta in­ter­par­ti­dis­ta en mar­zo, con can­di­da­tos úni­cos, pa­ra que en pri­me­ra vuel­ta de­fen­da­mos la paz”.

¿Y Cam­bio Ra­di­cal?

“Si nos guia­mos por sus con­gre­sis­tas es­ta­rían con no­so­tros. Si es por Jor­ge Enrique Vé­lez, su pre­si­den­te, con la opo­si­ción. Los co­lom­bia­nos de­ci­di­rán si avan­zan ha­cia un país en paz y jus­to o se de­vuel­ven a la gue­rra y la po­bre­za”.

Fue igual la es­tra­te­gia de la cam­pa­ña del ple­bis­ci­to. ¿Se­gui­rá ese di­le­ma?

“Son dos mo­de­los. Uno inequi­ta­ti­vo, o uno nue­vo don­de el Es­ta­do no so­lo es­tá pa­ra ex­traer los im­pues­tos”.

¿Le preo­cu­pa que us­ted y

Juan Car­los Pin­zón aún no re­pun­ten en las en­cues­ta?

“Me preo­cu­pan las en­cues­tas des­de que fue­ron in­ca­pa­ces de pro­nos­ti­car el re­sul­ta­do del ple­bis­ci­to. So­lo cuan­do ha­ya can­di­da­tu­ras úni­cas se de­can­ta­rá el ca­mino pa­ra coa­li­cio­nes. No ol­vi­de que Ál­va­ro Uri­be, por quien so­lo ten­go res­pe­to, ini­ció en 2001 con el 1 %”.

¿Có­mo se re­la­cio­na­ría con el Go­bierno de Venezuela?

“El país ne­ce­si­ta­ba des­ac­ti­var el pro­ble­ma de 52 años con las Farc y fue útil el apor­te de Venezuela y de Cu­ba. La muer­te de Chá­vez y la ra­di­ca­li­za­ción de la dic­ta­du­ra de Ma­du­ro ha he­cho que el Go­bierno ten­ga que li­de­rar un fren­te in­ter­na­cio­nal de re­pu­dio a las vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos y de exi­gen­cia de elec­cio­nes. Pe­ro te­ne­mos una lar­ga fron­te­ra que pue­de sig­ni­fi­car ries­gos de con­flic­to, por lo que to­ca pru­den­cia y fir­me­za”.

Apar­te de la con­so­li­da­ción de la paz, ¿cuá­les se­rán sus prin­ci­pa­les apues­tas?

“En las úl­ti­mas dé­ca­das el gas­to de la gue­rra fue la dis­cul­pa pa­ra im­pe­dir el pro­gre­so. Cues­ta 27 bi­llo­nes al año, atra­sa la eco­no­mía y ge­ne­ra pér­di­da de vi­das. Se ha des­cui­da­do el em­pren­di­mien­to, la crea­ción de un nue­vo em­pre­sa­ria­do y la di­ver­si­fi­ca­ción ex­por­ta­do­ra. La po­lí­ti­ca agroin­dus­trial ha si­do abandonada, con un tí­mi­do y po­si­ti­vo pa­so: la ley Zi­dres. Sin me­di­das co­mo esa es im­po­si­ble que Co­lom­bia pue­da ex­por­tar lo que es ca­paz de pro­du­cir. Hay que sa­lir de la tram­pa de la eco­no­mía pri­ma­ria de la pro­duc­ción mi­ne­ro-ener­gé­ti­ca. Hoy es­ta­mos pa­gan­do las con­se­cuen­cias en to­da La­ti­noa­mé­ri­ca”.

¿Y dón­de prio­ri­za­rá la in­ver­sión so­cial?

“Es una ver­güen­za que Co­lom­bia sea el se­gun­do país más inequi­ta­ti­vo de la re­gión. De 50 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, 30 mil per­so­nas tie­nen co­mo ca­pi­tal más de 3 mi­llo­nes de dó­la­res. Fal­tan ga­ran­tías pa­ra que la gen­te ten­ga ac­ce­so gra­tui­to a la sa­lud y a la edu­ca­ción, y pa­ra que las nuevas ge­ne­ra­cio­nes ase­gu­ren su fu­tu­ro la­bo­ral y pen­sio­nal. La ca­li­dad de la edu­ca­ción pú­bli­ca es tan po­bre que de po­co o na­da ha ser­vi­do au­men­tar la co­ber­tu­ra. El año

pa­sa­do, por pri­me­ra vez en dé­ca­das, se in­vir­tió más en edu­ca­ción que en defensa, 29 bi­llo­nes. Esa tie­ne que ser la ten­den­cia, pe­ro en­fo­ca­da en la edu­ca­ción de la pri­me­ra in­fan­cia. No me gus­ta el pro­gra­ma Ser Pi­lo Pa­ga por­que des­ti­na re­cur­sos pú­bli­cos a las uni­ver­si­da­des pri­va­das, yo pre­fie­ro for­ta­le­cer la pú­bli­ca”.

¿Có­mo le ha­rá fren­te a la co­rrup­ción?

“Co­lom­bia he­re­dó unas re­glas de juego clien­te­la­res per­ver­sas, que son la ma­dre de to­da la co­rrup­ción. Por eso la re­for­ma po­lí­ti­ca es una obli­ga­ción del pre­sen­te. Es­pe­ro que es­te Go­bierno la sa­que ade­lan­te. De no ha­cer­lo, el pri­mer pa­so del pró­xi­mo pre­si­den­te, que es­pe­ro ser yo, de­be ser una asam­blea na­cio­nal cons­ti­tu­yen­te pa­ra que ha­ga la re­for­ma a la jus­ti­cia (hoy hay im­pu­ni­dad del 98 %) y la po­lí­ti- ca, que nun­ca ha si­do po­si­ble tra­mi­tar en el Con­gre­so”.

¿Por qué si­gue cre­cien­do el nar­co­trá­fi­co si ya hay un Acuer­do de paz?

“La gue­rri­lla de las Farc aho­ra es­tán en trán­si­to a la le­ga­li­dad, pe­ro queda la mal­di­ción del nar­co­trá­fi­co que to­do lo des­tru­ye, ge­ne­ra­do por el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal y que se ori­gi­nó con la po­lí­ti­ca prohi­bi­cio­nis­ta e hi­pó­cri­ta. Hay que lo­grar que el mun­do acep­te que las dro­gas son un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca. Mien­tras, no queda otro ca­mino que com­ba­tir a las ban­das cri­mi­na­les. Mien­tras se avan­za ha­cia la re­gu­la­ción, co­mo se hi­zo ha­ce un si­glo con el al­cohol y el ta­ba­co”.

¿Con­ti­nua­ría el pro­ce­so de paz con el Eln?

“Lo es­ti­mu­la­ría y re­for­ma­ría. Es­pe­ro que en­tien­dan que es­te es el mo­men­to de la paz, que los ca­mi­nos ju­rí­di­cos es­tán abier­tos y las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas es­tán plan­tea­das. Las fuer­zas mi­li­ta­res no de­ja­rán de cum­plir con su de­ber”.

Ha au­men­ta­do la per­cep­ción de in­se­gu­ri­dad, ¿qué pro­po­ne al res­pec­to?

“Hoy las zo­nas que es­tán sien­do de­ja­das por las Farc pue­den es­tar sien­do co­pa­das por otros gru­pos ile­ga­les, por­que el Es­ta­do no ha te­ni­do la ca­pa­ci­dad de cu­brir to­do el te­rri­to­rio. El eje fun­da­men­tal del pró­xi­mo Go­bierno es el for­ta­le­ci­mien­to de la Po­li­cía, pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na. En los últimos dos años no ha ha­bi­do un so­lo muer­to por el con­flic­to con las Farc, pe­ro el año pa­sa­do hu­bo más de 11.000 ni­ños abu­sa­dos. Te­ne­mos un gran re­to de se­gu­ri­dad na­cio­nal. Ya sin gue­rri­llas nos de­be­mos de­di­car a pro­te­ger la vi­da de las fa­mi­lias

“La paz no es so­lo el desar­me, es ape­nas el co­mien­zo pa­ra reorien­tar un Es­ta­do que per­mi­ta nuevas opor­tu­ni­da­des. A eso le apun­ta­mos a par­tir del 2018”.

FOTO CAR­LOS AL­BER­TO VE­LÁS­QUEZ

En los últimos tres me­ses se ha re­co­rri­do cer­ca de 20 de­par­ta­men­tos pre­sen­tan­do su li­bro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.