JE­SÚS GAR­CÍA SE RE­TA EN LAS CAN­CHAS DE GOALBALL

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA -

Des­de que Je­sús Ma­ría Gar­cía tie­ne me­mo­ria es­tá a car­go de su abue­la. Aun­que no ahon­da mu­cho en los de­ta­lles, sus pa­dres no lo acom­pa­ñan y él se vio afectado por el con­flic­to ar­ma­do. Na­ció ha­ce 27 años en la ve­re­da La Ma­ría de Bri­ce­ño y des­de pe­que­ño tra­ba­jó en la re­co­lec­ción del ca­fé. De esa épo­ca a Chu­cho, co­mo le di­cen, le gus­ta ha­blar po­co. “La gue­rra fue muy du­ra, a uno bien jo­ven so­lo le to­ca­ba co­ger sus co­sas e ir­se”, re­la­ta. Re­ca­ló en Ituan­go, lu­gar en el que vi­vi­ría el ac­ci­den­te que lo mar­có. Se mo­vi­li­za­ba en una mo­to y ca­yó por un pre­ci­pi­cio, el vehícu­lo le ex­plo­tó en la ca­ra, ge­ne­rán­do­le se­rias he­ri­das: un hue­co en su na­riz, ci­ca­tri­ces en sus bra­zos y pér­di­da de vi­sión. “La vi­da se me ce­rró en ese mo­men­to, me sen­tía inú­til”. Pro­duc­to de la in­se­gu­ri­dad en ese te­rri­to­rio, pe­ro, so­bre to­do del tra­ta­mien­to mé­di­co, se tras­la­dó al ba­rrio Ma­ría Cano Ca­ram­bo­las de Me­de­llín. Allí en­con­tró dos án­ge­les: el sa­cer­do­te Pao­lo y su ca­se­ra, a quien no qui­so iden­ti­fi­car. Pao­lo, de ori­gen coreano, estaba or­ga­ni­zan­do obras pa­ra el me­jo­ra­mien­to de una igle­sia. Je­sús se le acer­có y le pi­dió tra­ba­jo. Al otro día, el cu­ra le hi­zo un gui­ño pa­ra que le de­mos­tra­ra la te­na­ci­dad con la que po­día tra­ba­jar. Su otra apa­ri­ción, la se­ño­ra que le ce­dió un pe­da­zo de su casa, lo mo­ti­vó a es­tu­diar. “Ella me ins­tó a ter­mi­nar ba­chi­lle­ra­to ha­ce tres años y has­ta hi­ce cur­sos de sis­te­mas”. Lue­go en­con­tró su te­ra­pia pa­ra el al­ma: el goalball. Es­te de­por­te, so­lo pa­ra dis­ca­pa­ci­ta­dos vi­sua­les, fue la es­ca­pa­to­ria per­fec­ta. Allí lle­gó ha­ce un año, cuan­do co­no­ció el pro­gra­ma de Es­cue­las Po­pu­la­res del In­der, y Pau­la, una de las pro­fe­so­ras, le di­jo a él que que te­nía el fí­si­co ap­to pa­ra tra­ba­jar es­ta dis­ci­pli­na (del­ga­do y ágil). Él no le vio pro­ble­ma a las dos ho­ras de ca­mino en me­tro des­de Ca­ram­bo­las has­ta el Ata­na­sio Gi­rar­dot. Con­si­guió su pro­tec­tor ge­ni­tal, las co­de­ras y ta­pao­jos; ha­bló con su en­tre­na­dor Die­go Bui­les y co­men­zó una prác­ti­ca que le pro­po­ne, jun­to a otros dos com­pa­ñe­ros, de­fen­der ar­cos y lan­zar un ba­lón pa­ra rea­li­zar ano­ta­cio­nes. “Es­te es un de­por­te que les exi­ge fí­si­ca y men­tal­men­te, acá tam­bién les mueve el apren­di­za­je por­que, por ejem­plo, to­dos los co­man­dos y ór­de­nes se dan en in­glés (goal, one to ze­ro...)”, co­men­ta Die­go, quien lle­va cin­co años tra­ba­jan­do con es­ta dis­ci­pli­na y hoy co­la­bo­ra con el Club Ci­ma, crea­do por Je­sús y otros ami­gos pa­ra ayu­dar a víc­ti­mas del con­flic­to con ce­gue­ra. Je­sús, aho­ra, se ga­na la vi­da co­mo al­ba­ñil pe­ro don­de se cons­tru­ye un me­jor fu­tu­ro es en su club.

FOTO DO­NAL­DO ZU­LUA­GA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.