“La ac­ti­vi­dad fí­si­ca los ha­ce sen­tir que son úti­les”

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - JA­VIER OSEJO Coor­di­na­dor pro­yec­to Sport Po­wer

“En la Fun­da­ción Ar­cán­ge­les, en un pro­yec­to que bus­ca la in­te­gra­ción de per­so­nas en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad con el de­por­te, lla­ma­do Sport Po­wer, in­clui­mos a la po­bla­ción que ha si­do víc­ti­ma del con­flic­to. De 268 per­so­nas que han pa­sa­do por nues­tras ma­nos, el 23% ha su­fri­do es­te fla­ge­lo. Es­to es im­por­tan­te por­que, a par­tir de es­tas dis­ci­pli­nas, se pue­den lo­grar bue­nos re­sul­ta­dos. El pri­me­ro es que ofre­ce una al­ter­na­ti­va fren­te a la te­ra­pia con­ven­cio­nal, esa que so­lo le ha­bla a la per­so­na del trau­ma que le ge­ne­ró la bom­ba o la mi­na. No­so­tros los tra­ta­mos co­mo ciu­da­da­nos co­mu­nes y co­rrien­tes, so­lo los in­vi­ta­mos a que prac­ti­quen de­por­te. Cuan­do que­dan en si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad, su familia los aís­la y ellos se es­con­den por­que hay mu­chos mi­tos, co­mo ese que di­ce que es un cas­ti­go di­vino. Por eso, no les de­ci­mos que va­mos a ha­cer un pro­ce­so de rein­ser­ción o de reha­bil­ta­ción. El pri­mer ejer­ci­cio que re­sul­ta de to­do es­to es que em­pie­zan a ver que hay más gen­te co­mo ellos y, cuan­do ha­blan, se dan cuen­ta de que ca­da uno ha ido re­sol­vien­do sus pro­ble­mas. Com­par­tir esas ex­pe­rien­cias ha­ce que pien­sen: ‘oi­ga, pe­ro mi­re que tal per­so­na ya tra­ba­ja, tie­ne hi­jos, jue­ga voleibol sen­ta­do y yo no he he­cho na­da’. El otro as­pec­to es que ellos per­ma­ne­cen en su casa, sin un tra­ba­jo, por­que vin­cu­lar­los la­bo­ral­men­te es muy di­fí­cil y, ge­ne­ral­men­te, son per­so­nas de es­ca­sos re­cur­sos. Por ejem­plo, cuan­do al­guien pier­de la vi­sión por una bom­ba o una mi­na no se sien­te útil, pe­ro es­tas prác­ti­cas le sir­ven pa­ra es­tar bien, lo im­pul­sa a mo­ver­se en su ciu­dad sin nin­gu­na li­mi­ta­ción. Ade­más, el de­por­te, en nues­tra cul­tu­ra, se an­cla en las imá­ge­nes de nues­tros hé­roes: si Nai­ro ga­na el Gi­ro de Ita­lia, en­ton­ces es ído­lo y to­do lo que pro­vie­ne de allí es una proeza. Cuan­do la familia, que lo veía co­mo un es­tor­bo, lo ob­ser­va “gue­rrean­do”, ga­ne o pier­da, cam­bia esa per­cep­ción: ya el su­je­to es el hé­roe. Por úl­ti­mo, el de­por­te les en­se­ña va­lo­res, a con­ju­rar sus de­mo­nios y a vin­cu­lar­se con el mun­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.