Cuan­do los li­kes no dan ren­di­mien­tos

El Colombiano - - ECONOMÍA - Por LAU­RA PU­LI­DO PA­TRÓN

“Una red im­por­tan­te de seguidores no basta. De­bo tam­bién ge­ne­rar in­ter­ac­cio­nes de ca­li­dad”. FE­LI­PE URI­BE Ex­per­to en mer­ca­deo di­gi­tal

Aun­que pa­ra una em­pre­sa es im­por­tan­te te­ner pre­sen­cia en re­des so­cia­les, no es su­fi­cien­te si no cuen­ta con una es­tra­te­gia di­gi­tal que le per­mi­ta co­no­cer dón­de es­tán sus con­su­mi­do­res, con­clu­yó Fe­li­pe Uri­be, ex­per­to en mer­ca­deo di­gi­tal, du­ran­te el pa­so por Me­de­llín de la gi­ra na­cio­nal “De los li­kes a los ne­go­cios” del cen­tro de pen­sa­mien­to Co­ne­xio­nes Crea­ti­vas.

“Es un error pen­sar que el mar­ke­ting di­gi­tal se ha­ce en Fa­ce­book o en Snap­chat, por­que son las re­des de mo­da. Si eres una com­pa­ñía de vi­deo­jue­gos, es pro­ba­ble que en­cuen­tres tus clien­tes en Twitch, la ma­yor co­mu­ni­dad de vi­deo­ju­ga­do­res”, ejem­pli­fi­ca el aca­dé­mi­co.

En es­te sen­ti­do, téc­ni­cas co­mo la ‘ne­to­gra­fía’ (et­no­gra­fía en re­des) dan lu­ces so­bre có­mo acer­car­se al con­su­mi­dor, pues per­mi­ten co­no­cer quié­nes lo siguen en sus re­des, pa­ra ver qué pu­bli­can y a qué otras mar­cas agre­gan.

Así mis­mo, el número de seguidores no es un in­di­ca­dor de que se al­can­za­ron los ob­je­ti­vos de ne­go­cio, que pue­den ser fi­de­li­zar al clien­te y mo­ne­ti­zar los “Me gus­ta” o “Me en­can­ta”. En cam­bio, sí lo es la ca­li­dad de las in­ter­ac­cio­nes con sus con­su­mi­do­res.

“Ge­ne­rar con­te­ni­dos re­le­van­tes pa­ra en­ta­blar con­ver­sa­cio­nes con el clien­te en ca­na­les di­gi­ta­les tam­bién per­mi­te mo­ne­ti­zar de for­ma in­di­rec­ta, al atraer con la pro­mo­ción de un nue­vo pro­duc­to a sus usua­rios a los pun­tos de ven­ta de la em­pre­sa”, in­di­ca Uri­be.

Por otra par­te, la ma­yor co­ne­xión de clien­tes de una mar­ca a dis­po­si­ti­vos co­mo smartp­ho­nes y compu­tado­res exi­ge a las em­pre­sas re­co­no­cer que hay una trans­for­ma­ción di­gi­tal y ser par­te de ella, men­cio­na Pau­la Tru­ji­llo, coor­di­na­do­ra de Es­tra­te­gia de Co­ne­xio­nes crea­ti­vas.

“Así co­mo en la teo­ría de evo­lu­ción de las es­pe­cies de

Char­les Dar­win no es el más rá­pi­do o el más fuer­te el que so­bre­vi­ve, tam­po­co es el ta­ma­ño de la em­pre­sa lo que de­ter­mi­na sus lo­gros, sino su adap­ta­ción a los cam­bios tec­no­ló­gi­cos”, se­ña­la Uri­be.

Pe­ro la tec­no­lo­gía por sí mis­ma no da va­lor agre­ga­do: de­be acom­pa­ñar­se por un tra­ba­jo or­ga­ni­za­cio­nal, que re­fle­je sen­si­bi­li­dad de di­rec­ti­vos de la em­pre­sa ha­cia los cam­bios.

Si bien no hay una re­ce­ta úni­ca pa­ra desa­rro­llar una es­tra­te­gia di­gi­tal exi­to­sa, un in­gre­dien­te que nun­ca de­be fal­tar es el co­no­ci­mien­to que se tie­ne so­bre el con­su­mi­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.