EL INOPE­RAN­TE GOBIENO DE SAN­TOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­RÍA CLA­RA OS­PI­NA re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

La per­cep­ción de que el des­gas­ta­do go­bierno de Juan Ma­nuel

San­tos se ha vuel­to inope­ran­te, se acre­cien­ta día a día. Así lo se­ña­la la ciu­da­da­nía, lo ca­li­fi­can las en­cues­tas y lo ates­ti­guan las en­fu­re­ci­das pro­tes­tas en las re­gio­nes más po­bres y aban­do­na­das de Co­lom­bia.

La in­efi­cien­cia de­mos­tra­da por el Go­bierno pa­ra en­con­trar so­lu­cio­nes a pro­ble­mas tan gra­ves co­mo el que pre­sen­tan la sa­lud y la co­rrup­ción, o de lle­gar a acuer­dos ante las exi­gen­cias del gre­mio de los maes­tros y de los po­bla­do­res de Quib­dó y Bue­na­ven­tu­ra, es feha­cien­te prue­ba de esa inope­ran­cia y des­gas­te.

Con su ca­si to­tal de­di­ca­ción a lo­grar la fir­ma de los con­tro­ver­ti­dos Acuer­dos de Paz, Juan Ma­nuel San­tos de­jó des­bor­dar la co­rrup­ción que se to­mó al país co­mo una epi­de­mia de­vas­ta­do­ra, en­quis­ta­da en la so­cie­dad.

El cos­to pa­ra la na­ción de esa co­rrup­ción ha si­do in­men- so e irre­ver­si­ble. Los miles de mi­llo­nes que se ro­ba­ron, tan in­dis­pen­sa­bles pa­ra nues­tro de­sa­rro­llo, son irre­cu­pe­ra­bles.

Igual su­ce­de con la ma­la ad­mi­nis­tra­ción de los re­cur­sos y la inope­ran­cia y des­gano que mues­tran al­gu­nos or­ga­nis­mos del Go­bierno. Ve­mos ate­rra­dos có­mo se des­pil­fa­rran o des­cui­dan los bie­nes de la Na­ción.

¿Y quién res­pon­de? San­tos, los con­gre­sis­tas, los par­ti­dos y los me­dios es­tán preo­cu­pa­dos por otras co­sas, los acuer­dos de La Ha­ba­na y la fu­tu­ra cam­pa­ña pre­si­den­cial.

Los po­bla­do­res de Quib­dó y Bue­na­ven­tu­ra, ha­cien­do ga­la de li­de­raz­go co­mu­ni­ta­rio, se to­ma­ron las calles de sus ciu­da­des, en pro­tes­ta por sus dra­má­ti­cas con­di­cio­nes de vi­da. Es­tán has­tia­dos de aguan­tar y su­frir. Y tie­nen ra­zón, ¡y mu­cha!

En Bue­na­ven­tu­ra, vi­vir prác­ti­ca­men­te sin agua po­ta­ble, cuan­do la ciu­dad es­tá ro­dea­da de ríos, es ab­sur­do. No te­ner un hos­pi­tal de­cen­te o co­le­gios de pri­me­ra, cuan­do cuen­tan con un puer­to de lu­jo que ma­ne­ja la mi­tad del co­mer­cio co­lom­biano, cos­tó más de 600 mi­llo­nes de dó­la­res y ma­ni­pu­la 911.000 con­te­ne­do­res al año, es inacep­ta­ble. El pue­blo de Bue­na­ven­tu­ra, ro­dea­do de ri­que­za se pu­dre en la mi­se­ria y el aban­dono.

Y no me ven­gan con que el aban­dono de Bue­na­ven­tu­ra vie­ne de siem­pre, o de que el Go­bierno cum­plió in­vir­tien­do en el puer­to. ¿Y qué de la ciu­da­da­nía? Por la ciu­dad pa­san ca­mio­nes car­ga­dos con la ri­que­za que en­tra y sa­le del puer­to y ¿na­die ve la mi­se­ria de los ba­rrios? ¡Que los po­lí­ti­cos de la re­gión se roban la pla­ta! En­ton­ces, ¿dón­de es­tán las vo­ces de con­de­na de San­tos?

Hoy, es­te des­gas­ta­do Go­bierno ha ofre­ci­do mi­llo­nes y obras ma­ra­vi­llo­sas pa­ra apa­ci­guar al pue­blo. Pe­ro ¿dón­de que­da­rán esas pro­me­sas? A San­tos, co­mo bien sa­be­mos, no se le pue­de creer na­da.

Esa tie­rra hermosa, por su ri­que­za flu­vial y su in­men­sa bio­di­ver­si­dad, con­ti­núa des­aten­di­da y ex­plo­ta­da por su ubi­ca­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra puer­to y pa­ra la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra, pes­ca, ta­la de ár­bo­les y cap­tu­ra y ex­por­ta­ción de fau­na, en pe­li­gro de ex­tin­ción, to­do de ma­ne­ra irres­pon­sa­ble.

¿Y de sus gen­tes, quién se ocu­pa? Pues los co­rrup­tos, las ma­fias del nar­co­trá­fi­co, la mi­ne­ría ile­gal y el trá­fi­co de per­so­nas.

Lo mis­mo su­ce­de en mu­chos otros lu­ga­res de Co­lom­bia. Es­ta­mos vien­do có­mo las zo­nas de­ja­das por las Farc es­tán sien­do ocu­pa­das y ava­sa­lla­das por otros gru­pos te­rro­ris­tas. Y, si to­do es­to pin­ta mal, peor pin­tan las ci­fras eco­nó­mi­cas.

Ver­da­de­ra y la­men­ta­ble­men­te el go­bierno de San­tos da mues­tras de inope­ran­cia y des­gas­te, en un mo­men­to crítico pa­ra Co­lom­bia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.