DÍA D, EN NOR­MAN­DÍA Y EN CO­LOM­BIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AR­TU­RO GUE­RRE­RO ar­tu­ro­gue­rre­ror@gmail.com

La de­no­mi­na­ción “Día D” ca­re­ce de en­can­to. Se­rá por­que co­rres­pon­de a la jer­ga de la in­te­li­gen­cia mi­li­tar. Es cual­quier día en que se ini­cie un ata­que. Y se usa esa con­so­nan­te so­lo pa­ra que el enemi­go no ras­tree las pis­tas ni se pre­pa­re.

Se to­mó de la ini­cial de la pa­la­bra “day”, día. La ho­ra exac­ta del es­ta­lli­do se dis­tin­gue con la le­tra “H”, sen­ci­lla­men­te por­que “hour”, ho­ra, co­mien­za con ella. Na­da in­ge­nio­so, en­ton­ces.

En cam­bio, el más fa­mo­so Día D tie­ne au­ra ho­mé­ri­ca. El 6 de ju­nio de 1944, el pró­xi­mo mar­tes ha­rá 73 años, tu­vo lu­gar el des­em­bar­co en Nor­man­día, con­si­de­ra­do la ma­yor in­va­sión ma­rí­ti­ma de la his­to­ria.

Cien­to se­sen­ta mil sol­da­dos grin­gos, in­gle­ses y ca­na­dien­ses, ofre­ci­dos a la rá­fa­ga de los ni­dos de fue­go ale­ma- nes, han si­do eter­ni­za­dos por el cine. Una ma­tan­za, trans­por­ta­da en cin­co mil bar­cos y pre­ce­di­da del ba­rri­do de mil qui­nien­tos avio­nes. Es­ta ba­ta­lla que­bró en dos el sen­ti­do de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Des­de ese en­ton­ces, el Día D se fi­jó en la men­te del mun­do co­mo el de­sigual com­ba­te en­tre la car­ne del hom­bre y los frag­men­tos me­tá­li­cos de las má­qui­nas de muer­te. La cam­pa­ña, pro­lon­ga­da has­ta agos­to, co­bró ca­si se­te­cien­tas mil vi­das. Y sal­vó a Eu­ro­pa de la fe­ro­ci­dad na­zi.

Es­te es el an­te­ce­den­te del Día D co­lom­biano, que cae hoy. Pe­ro es un an­te­ce­den­te a la in­ver­sa. Nor­man­día fue la mul­ti­pli­ca­ción de la san­gre, en me­dio del mar de san­gre de la Gue­rra que con­ti­nuó un año más. Nues­tro 31 de ma­yo es la en­tre­ga de las má­qui­nas de san­gre, al con­cluir me­dio si­glo de san­gres.

En tér­mi­nos fí­si­cos es­te pla­zo no se cum­plió por­que, fal­tan­do muy po­co, una ma­yo­ría des­afi­na­da de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal sem­bró el des­con­cier­to. Sin em­bar­go la sen­sa­tez pa­re­ce ha­ber pre­va­le­ci­do y los gue­rri­lle­ros per- se­ve­ran en su dis­po­si­ción ha­cia la ci­vi­li­dad.

Así las co­sas, el Día D na­cio­nal man­tie­ne su sig­ni­fi­ca­ción. Es una ope­ra­ción de gue­rre­ros pa­ra ter­mi­nar con la gue­rra. Es un pac­to de fuer­zas in­sur­gen­tes y po­de­res ofi­cia­les, pa­ra sa­car­se de en­ci­ma al uní­sono la fe­ro­ci­dad que mul­ti­pli­ca por miles la pro­duc­ción de muer­te per­fo­ra­da.

Mu­cho va del Día D nor­man­do, al Día D crio­llo. En las pla­yas de Fran­cia me­dia hu­ma­ni­dad se sa­cri­fi­có pa­ra ha­cer re­tro­ce­der la bar­ba­ri­dad de la otra me­dia. En los cam­pa­men­tos de ba­rro co­lom­bia­nos, el ma­yor grupo ar­ma­do irre­gu­lar se alista pa­ra in­cur­sio­nar de lleno sin fu­si­les en la po­lí­ti­ca de la Cons­ti­tu­ción y las pa­tra­ñas

Es­te es el an­te­ce­den­te del Día D co­lom­biano, que cae hoy. Pe­ro es a la in­ver­sa. Mu­cho va del Día D nor­man­do al Día D crio­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.