PEN­DE DE UN HI­LO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN PA­BLO SE­PÚL­VE­DA POSSO Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. So­cial, 8° se­mes­tre juanp.se­pul­ve­da9@gmail.com

El mun­do pa­re­ce que se ba­lan­cea, que se co­lum­pia caó­ti­ca­men­te y que en cual­quier mo­men­to se pue­de caer. He­mos es­ta­ble­ci­do una suer­te de equi­li­brio que nos sos­tie­ne, pe­ro con el tiem­po y nues­tras ac­cio­nes es­te pa­re­ce ca­da vez más en­de­ble, y no­so­tros pa­re­ce­mos ca­da vez más pe­sa­dos y di­fí­ci­les de sos­te­ner. La tie­rra en es­te ins­tan­te ape­nas sí es­tá su­je­ta a un orden pre­ca­rio, y pue­de que en cual­quier mo­men­to, si se nos aca­ba la suer­te, es­te ex­plo­te sin re­me­dio.

Pue­de ex­plo­tar sin ne­ce­si­dad de que es­to sea una me­tá­fo­ra, por­que con cual­quier bom­ba, nu­clear o no, se pue­de in­ci­ne­rar el aire y co­rrom­per la vi­da con tal has­ta de pro­bar un pun­to. De es­to se pue­den en­car­gar paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos o Co­rea del Nor­te, que no du­dan en usar el fue­go si se los pro­vo­ca de­ma­sia­do.

O ni qué ha­blar de Si­ria, di­vi­di­da en­tre 4 fac­cio­nes, to­das con ar­mas y con sed de muer­te, ven­gan­za, te­rri­to­rio o po­der. Su his­to­ria, re­su­mi­da en más que un con­flic­to y una dic­ta­du­ra, pue­de aca­bar di­cien­do el trágico fi­nal de una na­ción que ter­mi­nó des­tru­yén­do­se a sí mis­ma.

Y pa­ra es­to va­mos a Venezuela, don­de el ham­bre y la mi­se­ria hi­zo en años un hue­co tan gran­de en el es­tó­ma­go y en el bol­si­llo que ya lle­gó has­ta el co­ra­zón. La lu­cha de un pue­blo es cues­ta arri­ba cuan­do se tra­ta de re­cu­pe­rar un país de una dic­ta­du­ra que no le im­por­ta re­pri­mir ma­tan­do a la gen­te a la que de­be­ría res­pon­der.

Los con­flic­tos pa­re­cen no aca­bar­se y aun­que te­ne­mos or­ga­nis­mos en­car­ga­dos de ve­lar por la paz, la gue­rra a ve­ces se ve co­mo al­go in­mi­nen­te. A lo me­jor so­mos vio­len­tos por na­tu­ra­le­za, no aguan­ta­mos la di­fe­ren­cia y que­re­mos la ra­zón y el po­der por en­ci­ma de to­do.

Pe­ro tam­bién hay que creer en un mun­do de so­ña­do­res, de aman­tes y de gen­te cu­yo prin­ci­pal in­te­rés no es la des­truc­ción o la violencia. Hay que creer y apos­tar por que los con­flic­tos se pue­dan y de­ban re­sol­ver de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca pa­ra que es­te mun­do, es­ta es­pe­cie, ten­ga la po­si­bi­li­dad de flo­re­cer y no su­cum­bir ante los in­tere­ses de po­cos

Hay que creer y apos­tar por que los con­flic­tos se pue­dan y de­ban re­sol­ver de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca.

* Ta­ller de Opi­nión es un pro­yec­to de El Co­lom­biano, EAFIT, U. de A. y UPB que bus­ca abrir un es­pa­cio pa­ra la opi­nión jo­ven. Las ideas ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas del Ta­ller de Opi­nión son li­bres y de ellas son res­pon­sa­bles sus au­to­res. No com­pro­me­ten el pen­sa­mien­to edi­to­rial de El Co­lom­biano, ni las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes vin­cu­la­das con el pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.