¿ES PO­SI­BLE RE­PEN­SAR A CHI­NA?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por BEA­TRIZ DE MA­JO bea­triz@de­ma­jo.net.ve

Las apa­ri­cio­nes pú­bli­cas de Donald Trump en Eu­ro­pa en los días pa­sa­dos han sem­bra­do más des­con­cier­to que otra co­sa. La pren­sa que re­se­ñó y ana­li­zó la vi­si­ta con­clu­yó que los ór­de­nes de prio­ri­dad en la re­la­ción de Es­ta­dos Uni­dos con el Vie­jo Con­ti­nen­te, tal co­mo exis­ten en la ca­be­za del pre­si­den­te de EE. UU., no es­tán cla­ra­men­te es­truc­tu­ra­dos. Si es­ta in­de­fi­ni­ción de cri­te­rios, me­tas y po­lí­ti­cas de par­te del número uno de la eco­no­mía mun­dial es des­con­cer­tan­te pa­ra el con­jun­to de los paí­ses eu­ro­peos, hay que pen­sar que pa­ra Chi­na lo es mu­cho más.

Es­te otro co­lo­so mun­dial, tie­ne, en el in­te­rior del país, te­mas de ur­gen­cia que aten­der, eso es cla­ro. Por fue­ra de sus fron­te­ras tam­bién la agen­da es no­to­ria­men­te com­ple­ja con re­tos de to­da ín­do­le en el cam­po de la se­gu­ri­dad, in­te­gri­dad te­rri­to­rial, lo nu­clear y lo mi­li­tar. Pe­ro pa­ra man­te­ner la do­sis de cal­ma so­cial in­te­rior que per­mi­ta pla­ni­fi­car el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co sin ur­gen­cias ni so­bre­sal­tos, es vi­tal pro­du­cir so­lu­cio­nes que ele­ven la ca­li­dad de vi­da de sus na­cio­na­les. Y has­ta el pre­sen­te esa flau­ta no ha es­ta­do so­nan­do…

De acuer­do con los ex­per­tos que man­tie­nen ba­jo con­ti­nuo es­cru­ti­nio la di­ná­mi­ca eco­nó­mi­ca del Im­pe­rio del Me­dio, el mo­de­lo de ex­pan­sión sos­te­ni­do por Xi Jin­ping ba­sa­do en el for­ta­le­ci­mien­to de la de­man­da in­ter­na co­mo fuer­za mo­to­ra ha te­ni­do que ser re­vi­sa­do, por­que el hom­bre de a pie de ese país no ha mo­di­fi­ca­do, co­mo estaba pre­vis­to, su pro­pen­sión al aho­rro. En dos pa­la­bras, el chino se nie­ga a gas­tar más, lo que ha co­lo­ca­do a sus di­ri­gen­tes en po­si­ción de mi­rar de nue­vo ha­cia los mercados ex­ter­nos pa­ra man­te­ner al país en cre­ci­mien­to. Un re­cien­te tra­ba­jo pu­bli­ca- do por Step­hen S Roach, ex­per­to en eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Ya­le au­tor del li­bro “Des­ba­lan­ce: la Co-de­pen­den­cia de Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos”, ase­gu­ra que des­de 2010 a es­ta par­te el con­su­mo in­terno ape­nas ha cre­ci­do 2,5 % en su apor­te al BNP na­cio­nal. Por ello, la mi­ra­da de quie­nes di­se­ñan las es­tra­te­gias eco­nó­mi­cas se ha di­ri­gi­do de nue­vo al ex­te­rior de Chi­na de ma­ne­ra de en­con­trar allí la fuen­te que im­pul­se el cre­ci­mien­to na­cio­nal. Por eso, el co­lo­sal pro­yec­to de la “Nue­va ru­ta de la Se­da” aho­ra bau­ti­za­do co­mo plan OBOR. Por ello igual­men­te la ne­ce­si­dad de en­con­trar mercados pa­ra la so­bre­ca­pa­ci­dad in­dus­trial que se ha es­ta­do ge­ne­ran­do den­tro de sus fron­te­ras.

Así pues, es ha­cia el ex­te­rior de Chi­na que es­tán hoy en­fi­la­das sus ba­te­rías, tan­to en el te­rreno de la co­lo­ca­ción de sus pro­duc­tos co­mo en el de la aper­tu­ra pa­ra sus in­ver­sio­nes. So­lo que ha­ce fal­ta que Was­hing­ton, ma­ne­jan­do un mer­ca­do cre­cien­te y tam­bién de in­men­sa ta­lla, es­té dis­pues­to a bai­lar con Bei­jing un tan­go que ne­ce­si­ta dos. La reunión de Xi y Trump a ini­cios de su man­da­to no fue útil pa­ra sen­tar las ba­ses de una coope­ra­ción co­mer­cial de sig­ni­fi­ca­ción. El plan de 100 días ape­nas men­cio­na a las im­por­ta­cio­nes de po­llos co­mo un te­ma de aten­ción prio­ri­ta­ria, lo que no les sa­ca a los chi­nos las cas­ta­ñas del fue­go. Tam­po­co se lo­gró mu­cho en ma­te­ria de la fa­ci­li­ta­ción de in­ver­sio­nes chi­nas den­tro de la nue­va po­lí­ti­ca del mag­na­te Trump co­no­ci­da co­mo “Amé­ri­ca First”.

De es­ta ma­ne­ra re­pen­sar a Chi­na den­tro de un nue­vo de­rro­te­ro eco­nó­mi­co, lo que pa­re­ce ser una prio­ri­dad pa­ra el go­bierno ac­tual, re­quie­re que las cuer­das del con­cier­to in­ter­na­cio­nal fun­cio­nen acom­pa­sa­das y que par­ti­cu­lar­men­te la Amé­ri­ca de Trump ten­ga con­cien­cia de su pro­pio rol pa­ra dar­le sus­ten­to a los equi­li­brios mun­dia­les. De­sa­for­tu­na­da­men­te pa­ra Xi, ello no es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na

En dos pa­la­bras, el chino se nie­ga a gas­tar más, lo que ha co­lo­ca­do a sus di­ri­gen­tes en po­si­ción de mi­rar ha­cia los mercados ex­ter­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.