Pre­mio pa­ra per­so­na­jes jus­tos en la gue­rra

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por MÓ­NI­CA QUIN­TE­RO RESTREPO E. BUS­TA­MAN­TE.

Ma­ria­na Es­co­bar Rol­dán, pe­rio­dis­ta de EL CO­LOM­BIANO, ga­nó un ga­lar­dón con la his­to­ria de una pro­fe­so­ra de San Car­los.

La maes­tra Betty Loai­za estaba en la lis­ta de ame­na­za­dos de muer­te del pa­ra­mi­li­tar Cas­ta­ñe­da, así que lo bus­có y le dio un dis­cur­so de edu­ca­ción que ter­mi­nó con él di­cién­do­le que se bo­rra­ra de la ho­ja. No se bo­rró: la arran­có, la ras­gó y se la co­mió. Sal­vó a mu­chos.

La his­to­ria la cuen­ta la pe­rio­dis­ta Ma­ria­na Es­co­bar Rol­dán en el re­por­ta­je De hierro me ha­go al an­dar, que no ha si­do pu­bli­ca­do to­da­vía, pe­ro que ya ga­nó un pri­mer ga­lar­dón: el se­gun­do lu­gar en el Pre­mio Na­cio­nal de Periodismo Los jus­tos en el con­flic­to ar­ma­do co­lom­biano.

Es la pri­me­ra con­vo­ca­to­ria del ga­lar­dón, que tie­ne co­mo idea fo­men­tar dis­cu­sio­nes “que ten­gan que ver con per­so­na­jes que rea­li­za­ron ac­cio­nes lla­ma­das jus­tas, en me­dio del con­flic­to ar­ma­do co­lom­biano. La in­ten­ción del pre­mio es ha­cer vi­si­bles esas his­to­rias de co­lom­bia­nos que pro­ce­die­ron en con­tra de lo que se es­pe­ra­ba”, ex­pli­có Ca­mi­lo An­drés Tamayo, coor­di­na­dor de la es­pe­cia­li­za­ción en Comunicación Po­lí­ti­ca de Eafit, en la Agen­cia de No­ti­cias de es­ta ins­ti­tu­ción. El pri­mer pues­to fue pa­ra Los po­si­ti­vos del ca­bo Mo­ra, de Juan Mi­guel Ál­va­rez, y el ter­ce­ro pa­ra To­mas a Gra­na­da, de Hu­go Tamayo.

Los ga­na­do­res

El ga­lar­dón, que or­ga­ni­zan el Cen­tro Ni­ca­nor Restrepo, la Uni- ver­si­dad de los An­des, la Fun­da­ción Frie­drich Ebert Sit­ftung pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na y Eafit, se ins­pi­ró en los Jus­tos de las Na­cio­nes, título ofi­cial que en­tre­ga el Es­ta­do de Is­rael y el pue­blo ju­dío a los no ju­díos que arries­ga­ron su vi­da du­ran­te el ho­lo­caus­to Na­zi. Uno de los más fa­mo­sos es Os­kar Schind­ler, el de la pe­lí­cu­la La lis­ta de Schind­ler.

La idea es en­con­trar en Co­lom­bia esos per­so­na­jes, co­mo la maes­tra Betty quien, du­ran­te los años en los que a San Car­los lle­ga­ron gru­pos ar­ma­dos de dis­tin­tos ban­dos con la idea de sa­car a la gen­te de sus tie­rras y de la es­cue­la, se man­tu­vo neu­tral. Ma­ria­na cuen­ta que Betty no qui­so ce­der ante el mie­do y ca­mi­nó una ho­ra dia­ria pa­ra ir a la es­cue­la, aun­que pu­die­ra en­con­trar­se a al­guien de cual­quier ban­do. So­bre­vi­vió, y cuan­do San Car­los se con­vir­tió en mu­ni­ci­pio ejem­plar de re­con­ci­lia­ción, ella se vol­vió la maes­tra de los pa­ra­mi­li­ta­res y les en­se­ñó a leer y a es­cri­bir y a per­do­nar

FOTO

Ma­ria­na, pe­rio­dis­ta del área In­ter­na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.