PILATUNAS EN EL FRÍO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ÓS­CAR DO­MÍN­GUEZ os­car­do­min­guezg@outlook.com

Co­mo en Rá­qui­ra, Bo­ya­cá, ha­cen ban­cos de ba­rro lla­ma­dos al­can­cías, y co­mo es­ta­mos de mu­chos cin­cuen­ta años de la pu­bli­ca­ción de “Cien años de so­le­dad”, re­vi­vo las pilatunas que me ví obli­ga­do a co­me­ter en Es­to­col­mo con mo­ti­vo de la en­tre­ga del No­bel de Li­te­ra­tu­ra a don Ga­bo. Que los sue­cos me per­do­nen. Y que mis nie­tos no se en­te­ren.

Es­te en­via­do de­bía trans­mi­tir en di­rec­to pa­ra Sú­per des­de el te­lé­fono del ho­tel la ce­re­mo­nia de en­tre­ga del pre­mio. No era com­pe­ten­cia pa­ra los gos­sai­nes, los ya­mi­des y los ariz­men­dis que trans­mi­tie­ron, có­mo­dos, pe­chu­go­nes, des­de los es­tu­dios de la ra­dio o te­le­vi­sión sue­cas.

Pe­ro se me apa­re­ció la Vir­gen en la per­so­na de un bo­go­tano que tra­ba­ja­ba por esos la­res. Pa­ra do­mi­nar el idio­ma, mi salvador se ale­jó dos años con sus no­ches de to­do lo que olie­ra a es­pa­ñol. Y apren­dió el sue­co con tal do­mi­nio que pe­día cer­ve­za en los ba­res con la flui­dez de Ola­fo.

El hom­bre, vién­do­me sal­tar ma­to­nes, me in­for­mó que en Es­to­col­mo cau­sa­ba fu­ror por esos días un aparato so­fis­ti­ca­do que per­mi­tía rea­li­zar con­fe­ren­cias, o trans­mi­sio­nes co­mo la que de­bía ha­cer yo.

El ca­chi­va­che se co­lo­ca­ba en­ci­ma de un mue­ble, con los in­vi­ta­dos al­re­de­dor. Y ca­da uno po­día echar­se su ro­llo des­de su bu­ta­ca sin ne­ce­si­dad de mo­ver­se. Y con so­ni­do óp­ti­mo.

Le in­for­mé a mi pai­sano que eso es­ta­ba muy bien: lo que es­ta­ba mal es que no te­nía con qué comprar se­me­jan­te ché­che­re ni si­quie­ra con los viá­ti­cos de los co­lom­bia­nos pre­sen­tes en Es­to­col­mo. In­clui­dos los del No­bel.

Pa­ra re­su­mir: por su­ge­ren­cia de mi nue­vo y fu­gaz me­jor ami­go, fui­mos a una em­pre­sa de co- mu­ni­ca­cio­nes, to­ma­mos en prés­ta­mo el apa­ra­te­jo, di­ji­mos que lo en­sa­ya­ría­mos y que si nos sa­tis­fa­cía, lo com­prá­ba­mos. Es lo nor­mal en­tre gen­te de­cen­te.

Co­mo los sue­cos pre­su­men que to­do el mun­do jue­ga lim­pio, au­to­ri­za­ron la ope­ra­ción. Sin po­ner­me co­lo­ra­do me lle­vé el aparato pa­ra el cuar­to del Ama­ran­teen Ho­tel, hi­ce una trans­mi­sión re­la­ti­va­men­te de­cen­te y al otro día, en com­pa­ñía de mi ami­go, lo de­vol­vi­mos con es­ta pe­re­gri­na ex­pli­ca­ción: “No es lo que ne­ce­si­tá­ba­mos”.

Y di­mos las gra­cias en el ex­qui­si­to sue­co de mi ami­go que en­vi­dia­ría el mis­mí­si­mo rey Gustavo Adol­fo. Nos ha­bía­mos he­cho los sue­cos.

Los nór­di­cos ni se in­mu­ta­ron, acep­ta­ron la ex­pli­ca­ción y co­lo­rín co­lo­ra­do, la co­lom­bia­na­da ha­bía lle­ga­do a su fin.

Tam­bién co­me­tí otra me­ti­da de quim­bas en nin­gu­na ma­ne­ra de me­nor cuan­tía. Trans­mi­tí en di­rec­to un cuen­to que le­yó Gar­cía Már­quez. Lo pre­sen­té co­mo un re­ga­lo ori­gi­nal a los sue­cos. No ha­bía tal: el cuen­to “El aho­ga­do más be­llo del mun­do” que le­yó, era co­no­ci­do.

Y les aho­rro la his­to­ria de cómo tra­té de con­ven­cer a una sue­ca, bai­la­ri­na de es­trip­tís, be­lla e im­po­si­ble, de que es­te mo­reno era ca­paz de su­bir­la al nir­va­na con mi se­xail la­tino… Re­gre­sé a ca­sa con mi vi­ta­li­dad in­tac­ta

De­bía trans­mi­tir en di­rec­to pa­ra Sú­per des­de el te­lé­fono del ho­tel la ce­re­mo­nia de en­tre­ga del pre­mio. Pe­ro se me apa­re­ció la Vir­gen...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.