Po­lí­ti­ca y Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal

El cri­te­rio po­lí­ti­co que in­tro­du­jo el cons­ti­tu­yen­te de 1991 ha ido mu­tán­do­se, para peor, a la ho­ra de ele­gir ma­gis­tra­dos de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal. Se con­fun­de de­re­cho a la paz con po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les.

El Colombiano - - OPINIÓN - ES­TE­BAN PA­RÍS

Al in­tro­du­cir la ins­ti­tu­ción de un tri­bu­nal cons­ti­tu­cio­nal en Co­lom­bia, que se en­car­ga­ra del con­trol de las nor­mas ju­rí­di­cas y la de­fen­sa de la in­te­gri­dad de la Car­ta Po­lí­ti­ca, los cons­ti­tu­yen­tes de 1991 crea­ron una Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal cu­ya in­te­gra­ción co­rres­pon­de­ría a ma­gis­tra­dos que, por su ori­gen, de­be­rían cum­plir exi­gen­tes cre­den­cia­les ju­rí­di­cas, y por su pro­ce­so de elec­ción, in­cor­po­rar ele­men­tos ne­ce­sa­ria­men­te po­lí­ti­cos.

A me­di­da que pa­sa el tiem­po, esos dos fac­to­res se han ido con­fun­dien­do y tan­to el ori­gen de los can­di­da­tos co­mo el pro­ce­so de elec­ción se han po­li­ti­za­do tal vez de for­ma irre­ver­si­ble. Los cons­ti­tu­yen­tes de 1991 pre­vie­ron el fac­tor po­lí­ti­co, pe­ro se­gu­ra­men­te no te­nían en men­te que es­te ter­mi­na­ra sien­do el fac­tor pre­pon­de­ran­te.

En efec­to, los ma­gis­tra­dos de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal -en el ac­tual ré­gi­men le­gal son nue­ve­son ele­gi­dos por el Se­na­do de la Re­pú­bli­ca, el ór­gano po­lí­ti­co por ex­ce­len­cia, de ter­nas con­for­ma­das por el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia y el Con­se­jo de Es­ta­do, a ra­zón de tres ma­gis­tra­dos por ca­da ins­ti­tu­ción. Se bus­ca­ba, en la con­cep­ción ori­gi­nal del cons­ti­tu­yen­te de 1991, unos equilibrios no so­lo en las es­pe- cia­li­da­des ju­rí­di­cas de los ma­gis­tra­dos, sino en el en­fo­que po­lí­ti­co-fi­lo­só­fi­co que apli­ca­rían en sus de­ci­sio­nes. Así, los ter­na­dos por el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca pue­den, le­gí­ti­ma­men­te, pro­po­ner y re­pre­sen­tar una lí­nea ju­ris­pru­den­cial acor­de con los pos­tu­la­dos cons­ti­tu­cio­na­les de­fen­di­dos por el Po­der Eje­cu­ti­vo, siem­pre y cuan­do se ajus­ten a las ba­ses y prin­ci­pios del Es­ta­do So­cial y De- mo­crá­ti­co de De­re­cho, pro­pios de una de­mo­cra­cia li­be­ral.

Sin em­bar­go, lo que se ha vis­to en los úl­ti­mos me­ses en el pro­ce­so de elec­ción de ma­gis­tra­dos ha pues­to al des­nu­do la cru­de­za e in­clu­so la des­fa­cha­tez en la uti­li­za­ción po­lí­ti­ca, en­ten­di­da en tér­mi­nos pro­se­li­tis­tas y par­ti­dis­tas, para ubi­car en la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal a ma­gis­tra­dos alia­dos, ti­po no­ta­rios in­con­di­cio­na­les, de lo que el Go- bierno y sus alia­dos po­lí­ti­cos en­tien­den de­be ser la úni­ca vía de ac­tua­ción ad­mi­si­ble, que para el ca­so con­cre­to pa­sa por vi­sar de for­ma au­to­má­ti­ca to­da me­di­da gu­ber­na­men­tal en ma­te­ria de im­ple­men­ta­ción de los acuer­dos de paz con las Farc.

Lo que re­sul­ta cho­can­te es que los ma­gis­tra­dos que se ajus­tan en sus de­ci­sio­nes a las po­lí­ti­cas tra­za­das por el Gobierno son en­cum­bra­dos co­mo pro­gre­sis­tas mo­de­lo de pen­sa­mien­to de avan­za­da, lu­cha­do­res por la paz, mien­tras quie­nes se apar­tan del li­bre­to así sea con ra­zo­nes cons­ti­tu­cio­na­les im­pe­ca­bles, son ta­cha­dos con to­do ti­po de vi­tu­pe­rios.

Los tres ma­gis­tra­dos ele­gi­dos en los úl­ti­mos me­ses por el Se­na­do ( Cris­ti­na Par­do, Carlos Ber­nal Pu­li­do y, ayer, Dia­na Constanza Fajardo) tie­nen ho­jas de vi­da lle­nas de mé­ri­tos, pe­ro se han vis­to, y se ve­rán ex­pues­tos, a to­da cla­se de pre­sio­nes con fi­nes de ins­tru­men­tar­los co­mo eje­cu­to­res de pro­gra­mas po­lí­ti­cos de­ter­mi­na­dos. Que­da­rá en la me­mo­ria la bur­da ame­na­za del se­na­dor ofi­cia­lis­ta Ar­man­do Be­ne­det­ti, se­gún la cual no ele­gir a una ma­gis­tra­da de­ter­mi­na­da era in­cum­plir­les a las Farc.

La raíz de to­da es­ta ma­ni­pu­la­ción es­tá en la im­po­si­ción de una in­ter­pre­ta­ción uni­la­te­ral e in­tere­sa­da del de­re­cho a la paz, de­fi­ni­do en la Cons­ti­tu­ción Po­lí­ti­ca co­mo “de­re­cho y de­ber de obli­ga­to­rio cum­pli­mien­to”. Para un sec­tor po­lí­ti­co la úni­ca for­ma de cum­plir es­te prin­ci­pio es su­je­tar­se a ojo ce­rra­do a lo que dic­te el po­der Eje­cu­ti­vo, ol­vi­dan­do que la paz se con­si­gue con el com­pro­mi­so de to­dos y no so­lo con ce­sio­nes per­ma­nen­tes por par­te de las ins­ti­tu­cio­nes y po­de­res del Es­ta­do

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.