No hay in­te­rés en ha­blar de la ca­li­dad de la edu­ca­ción

El Colombiano - - ACTUALIDAD - MARIO FER­NAN­DO HUR­TA­DO Con­sul­tor ex­per­to en edu­ca­ción

El ce­se de ac­ti­vi­da­des de los educadores com­ple­ta más de tres se­ma­nas y no se vis­lum­bra una pron­ta so­lu­ción. En las aren­gas y en el dis­cur­so ofi­cial se ha­bla del de­re­cho a la edu­ca­ción, pe­ro po­cos en­tien­den su sig­ni­fi­ca­do. La ma­yo­ría de me­dios de co­mu­ni­ca­ción ha­cen una co­ber­tu­ra su­per­fi­cial del pa­ro de pro­fe­so­res, por una par­te se re­fie­ren al co­le­gio co­mo si fue­ra una guar­de­ría - res­tau­ran­te: los pa­dres no tie­nen don­de de­jar los ni­ños e, in­clu­so, al­gu­nos han ti­tu­la­do “los pa­dres en­car­ta­dos con los ni­ños” o “los ni­ños no tie­nen don­de al­mor­zar”. Por otra par­te, el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción ha caí­do en esa mi­ra­da tris­te de la edu­ca­ción afir­man­do que la prio­ri­dad es que los ni­ños es­tu­dien y que no se pier­dan más cla­ses. Por el la­do de los educadores, las mar­chas se han en­fo­ca­do en la dig­ni­fi­ca­ción sa­la­rial de los maes­tros, sin em­bar­go, no se ha ma­ni­fes­ta­do el in­te­rés por ha­blar de la ca­li­dad de la edu­ca­ción, de me­jo­res en­tor­nos de apren­di­za­je, de la eva­lua­ción o có­mo me­jo­rar la prác­ti­ca do­cen­te. En sín­te­sis, la edu­ca­ción de ca­li­dad y el de­re­cho a la edu­ca­ción son los gran­des au­sen­tes en es­te de­ba­te. En el pa­ro an­te­rior Fecode ma­ni­fes­tó su in­ten­ción de mo­di­fi­car la eva­lua­ción do­cen­te, hoy los in­tere­ses pa­re­cen ser ne­ta­men­te eco­nó­mi­cos y, si bien en ne­ce­sa­rio dig­ni­fi­car la la­bor de los pro­fe­so­res y re­co­no­cer su tra­ba­jo con me­jo­res sa­la­rios, lo que se pi­de des­bor­da las ca­pa­ci­da­des ac­tua­les del go­bierno. No es un pro­ble­ma de la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual, sino un pro­ble­ma es­truc­tu­ral fru­to de un des­ba­lan­ce his­tó­ri­co que de­be ir­se me­jo­ran­do de for­ma cons­tan­te. No pue­de ser que, co­mo siem­pre, sal­gan be­ne­fi­cia­dos los es­ca­la­fo­nes más al­tos, por­que el des­ba­lan­ce se evi­den­cia en los es­ca­la­fo­nes me­no­res, hay pro­fe­so­res que ga­nan has­ta cin­co mi­llo­nes de pe­sos, pe­ro los que co­mien­zan re­ci­ben 1.300.000 pe­sos. El de­ba­te, la po­si­bi­li­dad de di­sen­so y las pro­tes­tas son im­por­tan­tes en to­da so­cie­dad plu­ral y de­mo­crá­ti­ca. Pe­ro la edu­ca­ción es la mé­du­la pa­ra cons­truir esa so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.