EL COM­PRO­MI­SO DE UNA MA­GIS­TRA­DA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JO­SÉ GRE­GO­RIO HERNÁNDEZ G. re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

En el cur­so de una tor­men­to­sa se­sión, ha si­do ele­gi­da por el Se­na­do la doc­to­ra

co­mo ma­gis­tra­da de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal. Na­da te­ne­mos con­tra ella, y por el con­tra­rio, con­fia­mos en que su in­te­li­gen­cia y ca­rác­ter le per­mi­ti­rán, tras su ju­ra­men­to, des­em­ba­ra­zar­se pron­to del com­pro­mi­so, los con­di­cio­na­mien­tos y las ata­du­ras que pú­bli­ca­men­te le qui­sie­ron im­po­ner al­gu­nos de sus elec­to­res.

Fue inacep­ta­ble la fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad de se­na­do­res que, des­de los mi­cró­fo­nos o re­co­rrien­do las cu­ru­les se­na­to­ria­les, ame­na­za­ron a sus co­le­gas afir­man­do que, si no ele­gían a la doc­to­ra Dia­na, las Farc aca­ba­rían con el Acuer­do de Paz, “se pa­ra­rían de la me­sa” y re­gre­sa­rían a la gue­rra.

Una for­ma de ex­tor­sión con la cual fue­ron irres­pe­ta­dos el pro­pio Se­na­do, que no ha de­bi­do vo­tar ba­jo coac­ción, la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal –cu­yos ma­gis­tra­dos no son tí­te­res de quie­nes los eli­gie­ron-, los in­te­gran­tes de la ter­na –ju­ris­tas res­pe­ta­bles- y la Cor­te Su­pre­ma, que la ela­bo­ró. Y vi­mos con tris­te­za has­ta qué pun­to se ha per­ver­ti­do el pro­ce­so de elec­ción de los ma­gis­tra­dos. Sen­ci­lla­men­te la­men­ta­ble.

La pri­me­ra ofen­di­da fue la doc­to­ra Fa­jar­do, cu­ya dig­ni­dad co­mo lo que es aho­ra - una ma­gis­tra­da de la más al­ta cor­po­ra­ción ju­di­cial- no po­día, ni pue­de acep­tar que se la com­pro­me­ta con el sen­ti­do de sus fu­tu­ros vo­tos y po­nen­cias en el ejer­ci­cio del con­trol de cons­ti­tu­cio­na­li­dad.

Esos con­gre­sis­tas son los mis­mos que, con re­pro­cha­ble fa­na­tis­mo, cen­su­ra­ron a la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal por ha­ber ejer­ci­do la fun­ción que le co­rres­pon­de; por ha­ber sal­va­guar­da­do el im­pe­rio de la Cons­ti­tu­ción; por ha­ber pro­fe­ri­do una sen­ten­cia me­dian­te la cual, co­mo ata­ñe al juez de cons­ti­tu­cio­na­li­dad, fue­ron ex­pul­sa­dos del or­de­na­mien­to ju­rí­di­co unas nor­mas que con­tra­ria­ban prin­ci­pios esen­cia­les de la Car­ta Po­lí­ti­ca.

Pe­ro quie­nes así obra­ron pue­den lle­var­se sor­pre­sas. Ha­ce­mos vo­tos por­que así sea. El com­pro­mi­so que con­trae la nue­va ma­gis­tra­da es con la Cons­ti­tu­ción y el he­cho de que ha­ya ma­ni­fes­ta­do pú­bli­ca­men­te que “es­tá ju­ga­da por la paz” -uno de los pri­mor­dia­les va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les- no im­pli­ca anun­cio de que acep­ta­rá la in­vi­ta­ción a pre­va­ri­car.

Cree­mos que ella, jus­ta­men­te por la in­có­mo­da po­si­ción en que fue pues­ta, ya co­mo ma­gis­tra­da, es­tu­dia­rá a ca­ba­li­dad las nor­mas que se­rán so­me­ti­das a su exa­men; que, con en­te­ra au­to­no­mía, pre­pa­ra­rá sus po­nen­cias y vo­ta­rá con un cri­te­rio ju­rí­di­co y se­gún su con­cien­cia, y que fa­lla­rá en De­re­cho, ya sin el te­mor de perder apo­yo elec­to­ral.

A di­fe­ren­cia de al­gu­nos de sus elec­to­res, no ejer­ce­re­mos la más mí­ni­ma pre­sión so­bre la ma­gis­tra­da, ni so­bre sus co­le­gas, pa­ra que vo­ten a fa­vor o en con­tra de las nor­mas me­dian­te las cua­les se im­ple­men­ta el Acuer­do de Paz. Le re­cor­da­mos, sí, que su com­pro­mi­so no es con el Go­bierno, ni con sus elec­to­res, ni con quie­nes la pos­tu­la­ron, sino con la Cons­ti­tu­ción co­lom­bia­na de 1991, a la cual de­ben so­me­ter­se to­das esas dis­po­si­cio­nes, y que la al­tí­si­ma mi­sión de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal con­sis­te en ve­lar por la in­te­gri­dad y su­pre­ma­cía de la Cons­ti­tu­ción.

No ten­ga mie­do la ma­gis­tra­da, en cu­ya ju­ri­di­ci­dad e in­de­pen­den­cia con­fia­mos: ya los se­na­do­res no la pue­den des­po­jar de su in­ves­ti­du­ra, ni con­di­cio­nar sus vo­tos. Ni le pue­den exi­gir gra­ti­tud. Es­tá li­bre. Buen vien­to y bue­na mar. (

El com­pro­mi­so que con­trae la nue­va ma­gis­tra­da es con la Cons­ti­tu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.