Así ac­tua­ron dos ban­das de Me­de­llín contratadas por las Farc

Los com­bos de “Car­pi­ne­lo” y “Ca­ram­bo­las” ase­si­na­ron en 2012 a cua­tro de­ser­to­res de la gue­rri­lla, en con­ve­nio con el fren­te 34. Más de cua­tro años des­pués, el cri­men de­jó de es­tar im­pu­ne.

El Colombiano - - METRO - Por NEL­SON MATTA CO­LO­RA­DO COR­TE­SÍA PO­LI­CÍA ME­TRO­PO­LI­TA­NA

En el re­ver­sa­de­ro del ba­rrio Car­pi­ne­lo, en el ex­tre­mo no­ro­rien­tal de Me­de­llín, el con­duc­tor Hum­ber­to* subió a la bu­se­ta de Coo­pe­tran­sa, dis­pues­to a ini­ciar el re­co­rri­do ha­cia el cen­tro de la ciu­dad.

El re­loj mar­ca­ba las 2:50 de la ma­dru­ga­da del 22 de sep­tiem­bre de 2012, cuan­do de la os­cu­ri­dad emer­gió una jau­ría de jó­ve­nes, des­ti­lan­do fu­ria por los po­ros. “¡Abra la puer­ta de atrás y no mi­re!”, le or­de­na­ron.

Unos 10 hom­bres abor­da­ron el vehícu­lo, mien­tras Hum­ber­to tem­bla­ba en la ca­bi­na. “Apa­gue la luz y arran­que”, pro­fi­rie­ron. El con­duc­tor ini­ció un len­to des­cen­so por las em­pi­na­das ca­lles del ba­rrio, es­pan­ta­do por­que a sus oí­dos lle­ga­ba el eco aho­ga­do de una tor­tu­ra a me­dio me­tro de dis­tan­cia.

To­dos los agre­so­res pro­fe­rían in­sul­tos al mis­mo tiem­po, y en­tre los au­lli­dos de esos lo­bos le pa­re­ció dis­tin­guir las sú­pli­cas de su pre­sa, pe­ro no se atre­vió a mi­rar.

Tras po­cas cua­dras de re­co­rri­do, lo obli­ga­ron a de­te­ner­se y no le­van­tar la vis­ta. Hum­ber­to cla­vó la fren­te en el vo­lan­te y cre­yó que lo iban a ma­tar, pa­ra no de­jar tes­ti­gos, pe­ro uno a uno se fue­ron ba­jan­do los sal­va­jes. El úl­ti­mo le ad­vir­tió, an­tes de des­apa­re­cer, “bo­te el muer­to en San­to Do­min­go”.

El bu­se­ro gi­ró len­ta­men­te la ca­be­za y lo vio ten­di­do en el pa­si­llo, bo­ca­rri­ba, con el ros­tro hin­cha­do por la gol­pi­za y la gar­gan­ta abier­ta de un ta­jo.

Tra­gó sa­li­va y con­ti­nuó la mar­cha, has­ta en­con­trar­se en la es­ta­ción del Me­tro­ca­ble con una pa­tru­lla de Po­li­cía. Fre­nó en se­co y les mos­tró a los uni­for­ma­dos que la vio­len­cia le ha­bía de­ja­do un pa­sa­je­ro.

Lo que en un prin­ci­pio pa­re­cía un ase­si­na­to in­di­vi­dual, ter­mi­nó sien­do una ma­sa­cre. A me­di­da que el Sol ilu­mi­na­ba las ba­rria­das de in­va­sión en los ex­tra­mu­ros de Me­de­llín, gri­tos de do­lor des­per­ta­ban a los ve­ci­nos. Tres ca­dá­ve­res más apa­re­cie­ron en el sec­tor, con las mis­mas mar­cas de se­vi­cia en la piel.

Los cua­tro te­nían al­go en co­mún: eran de­ser­to­res de las Farc, que ha­bían aban­do­na­do las fi­las de ese gru­po gue­rri­lle­ro en el Su­r­oes­te an­tio­que­ño, pa­ra bus­car un me­jor fu­tu­ro en la me­tró­po­li.

El cri­men es­tu­vo im­pu­ne por cua­tro años y ocho me­ses, has­ta que el pa­sa­do mar­tes la Fis­ca­lía, en coor­di­na­ción con la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na, cap­tu­ró a 12 per­so­nas pre­sun­ta­men­te im­pli­ca­das. Per­te­ne­cen a los com­bos de “Car­pi­ne­lo” y “Ca­ram­bo­las” y ha­brían per­pe­tra­do la ma­tan­za sub­con­tra­ta­dos por las Farc.

La hui­da del mon­te

El fren­te 34 de las Farc delinquía en los mu­ni­ci­pios an­tio­que­ños de Fron­tino, Urrao, Vi­gía del Fuer­te y Mu­rin­dó, así co­mo en Quib­dó, Cho­có.

De­ce­nas de per­so­nas na­ci­das en esas tie­rras fue­ron re­clu­ta­das des­de los años 90, in­clu­yen­do a las cua­tro víc­ti­mas de es­ta his­to­ria: Asa­dán Guz­mán San­tos, de 18 años; Eli­bar Que­ja­da, de 28; y los her­ma­nos Ye­sid y Ale­xis Ro­me­ro Cór­do­ba, de 29 y 31, res­pec­ti­va­men­te. To­dos cre­cie­ron en Urrao y ape­nas es­tu­dia­ron un par de años de pri­ma­ria, an­tes de in­gre­sar a la in­sur­gen­cia.

Tes­ti­mo­nios de sus alle­ga­dos, con­te­ni­dos en el ex­pe­dien­te del ca­so, de­ta­llan que el pri­me­ro en de­ser­tar fue el gru­po fa­mi­liar de los Ro­me­ro Cór­do­ba, in­clu­yen­do a cua­tro her­ma­nos y al pa­triar­ca Ós­car Darío Ro­me­ro, en 2007.

Unos se que­da­ron en el pue­blo y otros emi­gra­ron a Me­de­llín, ins­ta­lán­do­se en un lo­te de in­va­sión lla­ma­do Bri­sas del Edén, en la fron­te­ra de los barrios Ca­ram­bo­las y Car­pi­ne­lo, de es­tra­to uno. Fue­ron aco­gi­dos en ese en­ton­ces por la Agen­cia Co­lom­bia­na pa­ra la Rein­te­gra­ción.

La gue­rri­lla les co­bró la trai­ción en 2008, acri­bi­llan­do al pa­pá Ós­car Darío en el cas­co ur­bano de Urrao y pro­me­tien­do no des­can­sar has­ta ex­ter­mi­nar a sus vás­ta­gos.

Eli­bar Que­ja­da es­tu­vo dos años en las fi­las, en las que era apo­da­do “Ne­lo”. Pa­tru­lla­ba las sel­vas del co­rre­gi­mien­to Man­dé, en Urrao, y de Ar­quía, en Vi­gía del Fuer­te. Hu­yó del fren­te en 2010, por­que le lle­gó el ru­mor de que sus mis­mos com­pa­ñe­ros lo iban a ma­tar; se en­tre­gó al Ejér­ci­to e ini­ció el pro­ce­so de des­mo­vi­li­za­ción.

El de me­nos edad, Asa­dán Guz­mán, te­nía 17 años cuan­do las Fuer­zas Mi­li­ta­res lo de­tu­vie­ron y en­tre­ga­ron al Bie­nes­tar Fa­mi­liar en 2010; al año si­guien­te se des­mo­vi­li­zó.

El cuar­te­to re­si­día con ba­jo per­fil en la mis­ma zo­na de ran­chos de ta­bla con sus fa­mi­lias, so­bre­vi­vien­do del sub­si­dio gu­ber­na­men­tal pa­ra re­in­ser­ta­dos y de tra­ba­jos oca­sio­na­les de al­ba­ñi­le­ría, has­ta que los es­pías en­via­dos por sus an­ti­guos je­fes los lo­ca­li­za­ron.

Sub­con­tra­to cri­mi­nal

“Hu­bo una reunión en­tre los al­tos man­dos del fren­te 34, ‘Pe­dro Ba­ra­cu­ta­do’, ‘Mel­kin’ y ‘el Iguano’. Co­men­ta­ron que ne­ce­si­ta­ban re­unir pla­ta pa­ra con­tra­tar a un com­bo de Me­de­llín y que es­tos eje­cu­ta­ran a los de­ser­to­res”, re­la­tó a la Fis­ca­lía Oc­ta­vio*, un des­mo­vi­li­za­do de la subversión. En­tre 2010 y 2012, la fac­ción con­ta­ba con una cé­lu­la de mi­li­cia­nos in­fil­tra­da en el Pro­gra­ma de Rein­ser­ción del Go­bierno.

“Es­ta gen­te di­si­mu­la­ba que se ha­bía des­mo­vi­li­za­do, pe­ro se­guían tra­ba­jan­do pa­ra las Farc. Su ta­rea era iden­ti­fi­car a otros re­in­ser­ta­dos y ex­ca­ma­ra­das que co­la­bo­ra­ban con el Ejér­ci­to, pa­ra man­dar­los a ma­tar. Sus je­fes eran ‘Fredy’ y ‘ To­más’”, pro­si­guió el tes­ti­go.

Una de sus pri­me­ras víc­ti­mas fue el des­mo­vi­li­za­do Elie­var Que­ja­da (fa­mi­liar de Eli­bar), ase­si­na­do a ti­ros en el Cen­tro en agos­to de 2012. Quin­ce días des­pués, la cé­lu­la ubi­có a los de­más ex­gue­rri­lle­ros en Bri­sas del Edén y con­tac­tó a los de­lin­cuen­tes de la zo­na.

Los in­ves­ti­ga­do­res aún no han de­ter­mi­na­do cuán­to di­ne­ro pa­ga­ron las Farc por los ho­mi­ci­dios, lo cier­to es que el con­tra­to fue eje­cu­ta­do por los com­bos de “Car­pi­ne­lo” y “Ca­ram­bo­las”, tras una reunión con in­te­gran­tes de la cé­lu­la en el ba­rrio Be­llo Orien­te, el 17 de sep­tiem­bre de 2012. Se­gún la Po­li­cía, am­bos per­te­ne­cen a la “Odín San Pa­blo” (Or­ga­ni­za­ción De­lin­cuen­cial In­te­gra­da al Nar­co­trá­fi­co), una con­fe­de­ra­ción que agru­pa a ban­das de las co­mu­nas 1 y 3.

Ma­dru­ga­da de ho­rror

Un día an­tes de la ma­sa­cre, Ye­sid Ro­me­ro Cór­do­ba re­ci­bió dos lla­ma­das al ce­lu­lar. En la pri­me­ra, una voz anó­ni­ma le di­jo que ya sa­bían dón­de vi­vía y que iban por él; en la se­gun­da, una fa­mi­liar le con­tó que a su me­dio her­mano Gil­mar Ro­me­ro Mos­que­ra, que to­da­vía se­guía en la gue­rri­lla, le ha­bían pro­pi­na­do cua­tro dis­pa­ros en una ve­re­da de Fron­tino, y que no sa­bían na­da más de él.

Las dos co­sas le pu­sie­ron los ner­vios de pun­ta y co­men­zó a be­ber li­cor des­de las 3:00 p.m., en su ca­sa de Bri­sas del Edén. Más tar­de se le unie­ron Ale­xis, Eli­bar y Asa­dán.

A las 11:00 p.m. los pre­sa­gios em­pe­za­ron a vol­ver­se reali­dad. Se­gún los ve­ci­nos, una hor­da de in­te­gran­tes de “Car­pi­ne­lo” y “Ca­ram­bo­las”, ar­ma­dos con re­vól­ve­res y chan­go­nes, pa­só re­gis­tran­do ran­cho por ran­cho, cons­ta­tan­do quié­nes es­ta­ban aden­tro. Ro­dea­ron la mon­ta­ña, mur­mu­ran­do so­bre po­si­bles ru­tas de en­tra­da y sa­li­da, y a los cu­rio­sos les de­cían que es­ta­ban vi­gi­lan­do por­que les avi­sa­ron que ha­bía “per­so­nal sospechoso en la zo­na”.

A las 2:00 de la ma­dru­ga-

“Su ta­rea era iden­ti­fi­car a otros re­in­ser­ta­dos y ex­ca­ma­ra­das que co­la­bo­ra­ban con el Ejér­ci­to, pa­ra man­dar­los a ma­tar”.

FO­TO

Así presentaron las au­to­ri­da­des a los 12 de­te­ni­dos en la ope­ra­ción. Los com­bos de “Car­pi­ne­lo” y “Ca­ram­bo­las” se de­di­can al trá­fi­co de dro­gas, si­ca­ria­to, ex­tor­sio­nes, ame­na­zas, con­trol so­cial y des­pla­za­mien­tos en las co­mu­nas 1 y 3.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.