LA FÓR­MU­LA DE SMITH

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN DA­VID ES­CO­BAR VA­LEN­CIA re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

En un día co­mo hoy na­cían dos de los más im­por­tan­tes ar­qui­tec­tos de la teo­ría eco­nó­mi­ca,

Adam Smith y John May­nard

Key­nes. Aun­que am­bos cre­cie­ron en la mis­ma is­la, no so­lo los dis­tan­cia­ron los ca­si 500 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia en­tre Kirk­caldy y Cam­brid­ge, don­de na­cie­ron res­pec­ti­va­men­te con 160 años de di­fe­ren­cia.

Aun­que sus con­cep­cio­nes de la eco­no­mía par­tie­ron de una vi­sión más am­plia de la so­cie­dad y de los in­di­vi­duos que lo que aho­ra ve­mos a me­nu­do en in­trin­ca­dos pe­ro es­tre­chos en­fo­ques de al­gu­nos eco­no­me­tris­tas, pa­ra al­guien co­mo yo que no soy eco­no­mis­ta, re­sul­tan más rea­lis­tas y cer­ca­nos a la na­tu­ra­le­za hu­ma­na los fun­da­men­tos de Smith y su pre­fe­ren­cia por los equi­li­brios au­to­ge­ne­ra­dos por el mer­ca­do que los im­pues­tos por el Es­ta­do.

Am­bos ad­vir­tie­ron de ries­gos y cam­bios que se ave­ci­na­ban, Smith en el mer­can­ti­lis­mo de las po­ten­cias co­lo­nia­les de su épo­ca y Key­nes en los des­ba­lan­ces en­tre con­su­mo, in­ver­sión y ofer­ta que pue­den ge­ne­rar cri­sis.

En Co­lom­bia es­ta­mos al bor­de de un “cam­bio”, pe­ro no pa­ra bien, co­mo se em­pe­ñan en ven­der­nos el go­bierno, los “otro­ra” nar­co­te­rro­ris­tas y los in­ge­nuos con bue­nas in­ten­cio­nes que no di­men­sio­nan de qué la­do de la his­to­ria van a que­dar cuan­do to­do es­te en­gen­dro ma­ligno sal­ga de la cri­sá­li­da en que es­tá to­da­vía.

En “La Ri­que­za de las Na­cio­nes” Smith su­ge­ría que: “Po­co más es re­qui­si­to pa­ra lle­var un es­ta­do al ma­yor gra­do de opu­len­cia des­de el más ba­jo bar­ba­ris­mo, que paz, im­pues­tos mo­de­ra­dos y una to­le- ra­ble ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia”. Mi­re­mos co­mo es­ta­mos.

Paz. El go­bierno en com­pa­ñía de los “otro­ra” de­lin­cuen­tes aho­ra con­ver­ti­dos en ac­to­res po­lí­ti­cos, co­go­ber­nan­tes y co­le­gis­la­do­res, ar­ma­dos y mul­ti­mi­llo­na­rios, han ven­di­do co­mo paz un pro­ce­so de apa­ci­gua­mien­to ex­tor­si­vo de im­pu­ni­dad. Lo te­ne­bro­so es que aho­ra tam­bién nos ex­tor­sio­nan des­de el Eje­cu­ti­vo, cuan­do el pre­si­den­te di­jo que si no apro­bá­ba­mos el ple­bis­ci­to ven­dría la vio­len­cia ur­ba­na, y des­de el Le­gis­la­ti­vo, ha­ce días el ca­ma­leó­ni­co se­na­dor Be­ne­det­ti ame­na­zó que si no se es­co­gía el miem­bro de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal que el go­bierno que­ría, a la gue­rri­lla no le que­da­ba más que vol­ver­se pa­ra el mon­te.

Im­pues­tos mo­de­ra­dos. Que di­ría Smith si vie­ra la car­ga im­po­si­ti­va de es­te país, no so­lo la

ex­pro­pia­to­ria ta­sa de im­pues­tos a las em­pre­sas sino la de los ciu­da­da­nos que a pun­ta de im­pues­tos al con­su­mo van a pa­gar la bu­ro­cra­cia de la paz que se ave­ci­na y los bi­llo­na­rios be­ne­fi­cios que exi­gie­ron quie­nes du­ran­te dé­ca­das ex­tor­sio­na­ron a Co­lom­bia.

To­le­ra­ble ad­mi­nis­tra­ción de

Jus­ti­cia. Aun­que no se pue­de ge­ne­ra­li­zar a to­da la ra­ma ju­di­cial, lo que he­mos vis­to en es­tos úl­ti­mos años es una ve­ne­no­sa es­pi­ral de po­li­ti­za­ción de la jus­ti­cia y de ju­di­cia­li­za­ción de la po­lí­ti­ca, ade­más de un acuer­do en el que a quie­nes de­lin­quie­ron por 50 años les di­se­ña­ron una jus­ti­cia a su me­di­da pa­ra que­dar impunes y que ellos es­co­jan a los jue­ces que con­de­na­rán a sus ri­va­les.

Smith, es­tá más cer­ca­na tu Es­co­cia que la ri­que­za de mi na­ción ■

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.