Ra­fael Na­dal, con 10 tí­tu­los, es el rey de la tie­rra ba­ti­da en Pa­rís

El Colombiano - - PORTADA - Por EFE Y RE­DAC­CIÓN

Con su dé­ci­ma con­quis­ta en el Ro­land Ga­rros, el es­pa­ñol se in­crus­ta en el cua­dro de los más gran­des del te­nis.

Ala le­yen­da de Ra­fael Na­dal le sur­gió un nue­vo mo­ño, el dé­ci­mo triun­fo de Ro­land Ga­rros que en­gran­de­ce aun más su he­ge­mo­nía so­bre la tie­rra ba­ti­da y le si­túa un es­ca­lón más al­to en la his­to­ria del te­nis.

Nin­gún hom­bre ha­bía con­se­gui­do nun­ca tal dominio so­bre un mis­mo Grand Slam y hay que des­em­pol­var los ma­nus­cri­tos de la his­to­ria pa­ra en­con­trar a la aus­tra­lia­na Mar­ga­ret Court, que ga­nó 11 ve­ces el Abier­to de Aus­tra­lia en­tre 1960 y 1973, cuan­do el te­nis dis­ta­ba de ser el de­por­te tan com­pe­ti­ti­vo de hoy.

La vic­to­ria con­tra el sui­zo Stan Waw­rin­ka, 6-2, 6-3 y 6-1 en dos ho­ras y cin­co mi­nu­tos, pu­so la guin­da a su dé­ci­ma vic­to­ria, que por mu­chos mo­ti­vos pa­re­ció la más plá­ci­da de las con­quis­ta­das en la tie­rra de pol­vo de Pa­rís.

Fue la ter­ce­ra sin per­der un set, tras las de 2008 y 2010, la quin­ta en to­da la his­to­ria, y la que lo­gró ce­dien­do me­nos jue­gos, 35. So­lo tres más que el ré­cord ab­so­lu­to que marcó en 1978 el sue­co Bjorn Borg.

El es­pa­ñol no llo­ró en la pis­ta, pe­ro su mirada es­ta­ba per­di­da en el ho­ri­zon­te, co­mo si por vez pri­me­ra se die­ra cuen­ta de la gi­gan­tes­ca mag­ni­tud de su obra.

Ro­land Ga­rros tam­bién se rin­dió a su ha­za­ña, co­mo los 15.000 es­pec­ta­do­res de la Phi­lip­pe Cha­trier, que in­cli­na­ron su ca­be­za en se­ñal de ho­me­na­je y ba­tie­ron pal­mas a ra­biar. El dé­ci­mo fue un triun­fo es­pe­cial por­que lle­ga­ba tras dos años de se­quía, el pe­rio­do más lar­go sin triun­fo en Ro­land Ga­rros del ma­llor­quín des­de que en 2005 co­men­zó, con 19 años, su he­ge­mo­nía en el tor­neo.

“Si cuan­do jue­gas con­tra Ra­fa no tie­nes com­ple­ta­men­te cla­ro lo que de­bes ha­cer, no tie­nes nin­gu­na op­ción. Si du­das me­dio se­gun­do, ya es de­ma­sia­do tar­de”, de­cla­ró el aba­ti­do Waw­rin­ka.

De­por­tis­ta inimi­ta­ble

Ra­fa de­mos­tró que es un de­por­tis­ta sin par, ca­paz de re­tor­nar a la éli­te cuan­do mu­chos le da­ban por aca­ba­do.

Así cons­tru­yó su “dé­ci­ma”, un triun­fo es­pe­cial que co­men­zó a la­brar cuan­do ha­ce un año aban­do­na­ba en­tre lá­gri­mas Ro­land Ga­rros con una le­sión de mu­ñe­ca que le im­pe­día ren­dir al cien por cien­to.

Vol­vió por la puer­ta más gran­de. Su triun­fo en Pa­rís le de­vol­ve­rá al nú­me­ro 2 del mun­do por vez pri­me­ra des­de oc­tu­bre de 2014, con Wim­ble­don en el ho­ri­zon­te y la op­ción de des­tro­nar al bri­tá­ni­co Andy Mu­rray.

Ade­más, Na­dal tie­ne ya ase­gu­ra­da su pre­sen­cia en el Tor­neo de Maes­tros que enfrenta, a fi­nal de tem­po­ra­da, a los 8 me­jo­res del año.

Hay que de­cir, ade­más, que so­lo ha per­di­do un par­ti­do, en cuar­tos de fi­nal de Ro­ma con­tra el aus­tría­co Do­mi­nic Thiem, a quien su­mió en Pa­rís, en la ron­da pre­via a la fi­nal.

“Si yo he po­di­do, al­guien pue­de, por­que no me con­si­de­ro muy es­pe­cial, pe­ro no sé si yo voy a ver a al­guien que lo su­pere. Es al­go que que­da­rá, al­go que no ha­bía pa­sa­do nun­ca. Me ha­ce ilu­sión que que­de pa­ra la his­to­ria”, fue la pri­me­ra im­pre­sión del rey,

Pa­rís ha si­do el es­ce­na­rio pre­di­lec­to de una le­yen­da que tam­bién se ha cons­trui­do con los Wim­ble­don de 2008 y 2010, los Abier­tos de Es­ta­dos Uni­dos de 2010 y 2013 y el de Aus­tra­lia de 2009.

La lec­ción es­tá apren­di­da: na­die dará por muer­to a Ra­fa has­ta que él di­ga “es ho­ra”

FO­TO EFE

Ra­fa no que­ría sol­tar el ce­tro de Ro­land Ga­rros. Cla­ro, no lo ob­te­nía des­de ha­ce tres años. Tro­feo es­pe­cial pa­ra él.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.