EL PRO­BLE­MA CLI­MÁ­TI­CO ES MÁS CHI­NA QUE EE.UU.

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN DA­VID ES­CO­BAR VA­LEN­CIA redaccion@el­co­lom­biano.com.co

“Exis­ten for­mas más efi­ca­ces de abor­dar los pro­ble­mas am­bien­ta­les, co­mo el ca­len­ta­mien­to glo­bal, la pro­li­fe­ra­ción de plás­ti­cos, la ex­pan­sión ur­ba­na y la pér­di­da de bio­di­ver­si­dad, que por los tra­ta­dos, las re­gu­la­cio­nes top-down y otros en­fo­ques ofre­ci­dos por los gran­des go­bier­nos y sus en­car­ga­dos”. Pres­ton Man­ning

An­tes que los fun­dam­bien­ta­lis­tas hi­per­ven­ti­la­dos por la pre­de­ci­ble de­ci­sión del go­bierno Trump de sa­car a EE. UU. del Acuer­do de Pa­rís so­bre cam­bio cli­má­ti­co de­ci­dan ha­cer una con­ta­mi­nan­te ho­gue­ra pa­ra que­mar­me vi­vo por lo que di­ré, ten­go que acla­rar que no ce­le­bro di­cha de­ci­sión ni me pa­re­ce una bue­na no­ti­cia, pe­ro tam­po­co es la ca­tás­tro­fe que es­tán pin­tan­do.

Su­po­nien­do que es­tén bien di­se­ña­dos, los tra­ta­dos son he- rra­mien­tas desea­bles pe­ro no su­fi­cien­tes, y tan­to el Pro­to­co­lo de Kio­to co­mo el Acuer­do de Pa­rís es me­jor que exis­tan a que no. Pe­ro es­tán le­jos de ser efi­ca­ces y tie­nen las mis­mas fa­len­cias, co­mo ca­re­cer de dien­tes y ba­sar­se en ex­pec­ta­ti­vas du­do­sas que de no cum­plir­se no ge­ne­ran cas­ti­gos, e in­clu­so se pue­den cum­plir no­mi­nal­men­te sin real­men­te ha­ber he­cho lo de­bi­do.

En po­lí­ti­ca las co­sas se mi­den por los re­sul­ta­dos y no por los de­seos, co­sa que des­co­no­cen quie­nes otor­gan el No­bel de Paz, y por eso en vez de ata­ques de in­dig­na­ción his­té­ri­ca es más rea­lis­ta re­du­cir las ex­pec­ta­ti­vas so­bre la di­plo­ma­cia y los acuer­dos de cam­bio cli­má­ti­co y en­fo­car­se en es­co­ger los fac­to­res y ac­to­res real­men­te efec­ti­vos. En 2005, cuan­do el Pro­to­co­lo de Kio­to en­tró en vi­gen­cia, las emi­sio­nes de CO2 de Chi­na y EE. UU., eran prác­ti­ca­men­te igua­les. Des­pués de 8 años, las emi­sio­nes de EE. UU., que no era miem­bro del pro­to­co­lo, se ha­bían re­du­ci­do el 11 % gra­cias al frac­king y el ac­ce­so a más gas na­tu­ral, así los am­bien­ta­lis­tas no quie­ran acep­tar­lo. Pe­ro las emi­sio­nes de Chi­na, que sí era miem­bro del pacto y que aho­ra eri­gen co­mo lí­der de la res­pon­sa­bi­li­dad am­bien­tal, cre­cie­ron el 77 %.

Es­to no im­pli­ca que EE. UU., co­mo to­dos, no ten­ga que ha­cer más y me­jor, pe­ro hay que pre­gun­tar­se: ¿Quién es el ver­da­de­ro pro­ble­ma? ¿Có­mo cas­ti­gó el tra­ta­do a Chi­na por in­cum­plir? ¿Quién es­tá ha­cien­do la ta­rea? ¿Fue más efec­ti­vo EE. UU. sin es­tar en el pro­to­co­lo?

Si el go­bierno de EE. UU. no es el fa­ro mo­ral del mun­do, el de Chi­na mu­cho me­nos y su “com- pro­mi­so am­bien­tal” es fa­laz. En el nue­vo tra­ta­do se “com­pro­me­tió” a se­guir au­men­tan­do sus emi­sio­nes has­ta 2030 don­de lle­ga­rán su­pues­ta­men­te a su má­xi­mo ni­vel, sin de­cir cuál es ese ni­vel ni qué va a ha­cer des­pués.

No son ne­ce­sa­ria­men­te los tra­ta­dos mul­ti­na­cio­na­les los me­jo­res me­ca­nis­mos pa­ra re­pa­rar el am­bien­te, sino la tec­no­lo­gía y lo que las per­so­nas, em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes ha­gan. Ni si­quie­ra las po­lí­ti­cas pú­bli­cas lo­ca­les tie­nen siem­pre im­pac­tos ve­ri­fi­ca­bles, co­mo lo de­mues­tra un re­cien­te es­tu­dio so­bre la efi­ca­cia de las po­lí­ti­cas am­bien­ta­les del es­ta­do de Ca­li­for­nia. Si los fun­dam­bien­ta­lis­tas ra­bio­sos quie­ren ayu­dar de ver­dad, en vez de que­mar ban­de­ras de EE. UU. de­jen de com­prar pro­duc­tos sos­pe­cho­sa­men­te ba­ra­tos de Chi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.