Los 130 com­pra­do­res de Me­ri­ta­ge es­tán en el lim­bo

El ex­clu­si­vo pro­yec­to en el Orien­te con­ti­núa em­bar­ga­do por or­den ju­di­cial. In­ver­sio­nis­tas di­cen que fue­ron en­ga­ña­dos y na­die res­pon­de por di­ne­ros.

El Colombiano - - PORTADA - Por VÍCTOR AN­DRÉS ÁL­VA­REZ C.

A la tra­ma ju­di­cial por des­po­jo y nar­co­trá­fi­co con el pre­dio don­de se cons­truía es­te lu­jo­so pro­yec­to, en el Orien­te de An­tio­quia, aho­ra lle­gan los in­ver­sio­nis­tas, que di­cen ha­ber com­pra­do por el res­pal­do de la fi­du­cia­ria y la cons­truc- to­ra, y por­que la Fis­ca­lía dio fe de la le­ga­li­dad del pre­dio, hoy en pro­ce­so de ex­tin­ción de do­mi­nio. Lo ac­tua­li­za­mos so­bre la po­lé­mi­ca obra que sus­pen­dió tra­ba­jos ha­ce 10 me­ses.

La in­cer­ti­dum­bre se les vol­vió in­dig­na­ción y de­ses­pe­ra­ción a 130 per­so­nas que com­pra­ron apar­ta­men­tos o lo­ca­les co­mer­cia­les, en­tre 2007 y 2013, en el pro­yec­to Me­ri­ta­ge, ex­clu­si­vo com­ple­jo ur­ba­nís­ti­co en el Orien­te de An­tio­quia, al que una or­den ju­di­cial, en 2014, le fre­nó su cons­truc­ción.

Los líos del te­rreno, ubi­ca­do en ju­ris­dic­ción de En­vi­ga­do, cer­ca al pea­je de la va­rian­te al ae­ro­puer­to Jo­sé Ma­ría Cór­do­va, co­men­za­ron en ju­lio de 2014 cuan­do Iván de Je­sús Ló­pez Va­ne­gas, quien ha­bía si­do en­car­ce­la­do por nar­co­trá­fi­co en Es­ta­dos Uni­dos, pero ab­suel­to dos años des­pués de su cap­tu­ra, rin­dió de­cla­ra­ción an­te la Fis­ca­lía re­cla­man­do que el te­rreno del Me­ri­ta­ge—de su pro­pie­dad— le ha­bía si­do arre­ba­ta­do a su fa­mi­lia por miem­bros de la or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal “La Ofi­ci­na”.

De­bi­do a las irre­gu­la­ri­da­des, la Uni­dad de Ex­tin­ción de Do­mi­nio de la Fis­ca­lía dic­tó me­di­das cau­te­la­res pa­ra asu­mir el ma­ne­jo del pre­dio y el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Bo­go­tá, en mar­zo pa­sa­do, ava­ló esa dis­po­si­ción.

Con el pro­ce­so ju­di­cial en mar­cha, Lu­xury Me­ri­ta­ge, uno de los pro­yec­tos más am­bi­cio­sos y cos­to­sos que se cons­truían en Co­lom­bia, fue em­bar­ga­do y ha­ce 10 me­ses se sus­pen­die­ron obras, de­jan­do en el lim­bo a com­pra­do­res que in­vir­tie­ron en to­tal más de 64.000 mi­llo­nes de pe­sos.

No los han te­ni­do en cuen­ta

En el pro­ce­so ju­di­cial, que ya sur­tió la eta­pa de acu­sa­ción por par­te de la Fis­ca­lía an­te el juez, con el re­que­ri­mien­to de ex­tin­ción de do­mi­nio, y fue asu­mi­do por el Juz­ga­do Se­gun­do Pe­nal de Cir­cui­to Es­pe­cia­li­za­do de Me­de­llín, se han con­si­de­ra­do afec­ta­dos tan­to la fi­du­cia­ria, en­car­ga­da de re­cau­dar, vi­gi­lar y ad­mi­nis­trar el di­ne­ro de los in­ver­sio­nis­tas, co­mo la em­pre­sa que en­tre­gó el bien pa­ra el desa­rro­llo del pro­yec­to.

Sin em­bar­go, los com­pra­do­res, de los cua­les 25 son ex­tran­je­ros, ase­gu­ran no ha­ber si­do te­ni­dos en cuen­ta por la jus­ti­cia y afir­man que son víc­ti­mas ya que in­vir­tie­ron, de bue­na fe, y ba­sán­do­se en sus­ten­tos de la Fis­ca­lía, de 2007 y 2013, que de­cían que el lo­te, el pro­yec­to y la em­pre­sas que ha­cían par­te de él, es­ta­ban en re­gla.

Al­bei­ro Fer­nán­dez com­pró

un in­mue­ble en Me­ri­ta­ge y cuen­ta que le dio con­fian­za ha­cer la in­ver­sión, que su­peró los 360 mi­llo­nes de pe­sos, la tra­yec­to­ria de la cons­truc­to­ra y el res­pal­do de la fir­ma fi­du­cia­ria. Ade­más, agre­ga, que las cer­ti­fi­ca­cio­nes de la Fis­ca­lía so­bre el bien mos­tra­ban que no ha­bía in­con­ve­nien­tes.

“Des­pués de ha­ber com­pra­do, en 2013 y que nos di­jo la Fis­ca­lía que no ha­bía nin­gún pro­ble­ma, aho­ra sí di­ce hay líos ju­rí­di­cos. Se or­de­na el em­bar­go y fre­nan obras. Lla­ma­mos a la fi­du­cia­ria y nos di­cen que la pla­ta ya la en­tre­ga­ron a la cons­truc­to­ra y es­tá in­ver­ti­da en ado­bes, con­cre­to y hie­rro. La Fis­ca­lía, nos re­mi­te a esas dos y la cons­truc­to­ra di­ce que ya no hay per­so­nal. El Es­ta­do nos es­tá de­jan­do en el lim­bo”, agre­ga.

En­tre 165 y 800 mi­llo­nes de pe­sos os­ci­la el ca­pi­tal in­di­vi­dual in­ver­ti­do en el pro­yec­to por ca­da uno de los com­pra­do­res, que es­pe­ra­ban les fue­ran en­tre­ga­dos sus in­mue­bles en mar­zo de 2017. Des­de que ini­ció el em­bar­go al pre­dio fue­ron ins­tau­ra­dos an­te la Fis­ca­lía 23 de­re­chos de petición.

Los afec­ta­dos ase­gu­ran que el pro­yec­to con­ta­ba con una do­ble cer­ti­fi­ca­ción ex­pe­di­da por la Uni­dad Na­cio­nal pa­ra la Ex­tin­ción del De­re­cho de Do­mi­nio y Con­tra el La­va­do de Ac­ti­vos de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral de la Na­ción, ex­pe­di­das en 2007 y 2013.

Son víc­ti­mas con de­re­chos

El en­te acu­sa­dor no se re­fie­re a es­ta si­tua­ción y re­mi­te a la in­ves­ti­ga­ción pos­te­rior, la de 2014, que ge­ne­ró el pro­ce­so que hoy se si­gue en el Juz­ga­do Se­gun­do Pe­nal de Cir­cui­to Es­pe­cia­li­za­do de Me­de­llín.

Se­gún de­ter­mi­na la Fis­ca­lía en su in­ves­ti­ga­ción, el te­rreno en el que se cons­tru­ye el

Me­ri­ta­ge ten­dría pro­ce­den­cia ilí­ci­ta. Las pes­qui­sas y el tes­ti­mo­nio de Ló­pez, apun­ta­ron a que un in­te­gran­te de “La Ofi­ci­na,” des­po­jó a uno de sus hi­jos, me­dian­te ame­na­za y se­cues­tro, del te­rreno en que se le­van­tó Me­ri­ta­ge.

De acuer­do con la Fis­ca­lía la con­clu­sión de la in­ves­ti­ga­ción se da en 2014, fe­cha en la que cer­ti­fi­ca las pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des, y no an­tes cuan­do— co­mo lo di­cen los afec­ta­dos—ya ha­bían in­ver­ti­do en el pro­yec­to.

Pa­ra el abo­ga­do Víctor Pé­rez, quien re­pre­sen­ta a al­gu­nos de los in­ver­sio­nis­tas, se de­be in­cluir den­tro del pro­ce­so a quie­nes com­pra­ron e in­vir­tie­ron y bus­car que se les el di­ne­ro que pa­ga­ron.

De­nun­cia que “se les ha ne­ga­do (a los com­pra­do­res) la opor­tu­ni­dad de in­ter­ve­nir en el pro­ce­so. No se les es­cu­cha. La Fis­ca­lía y el Juez in­ter­pre­tan la ley di­cien­do que fa­cul­ta a los que ten­gan de­re­chos reales, es de­cir a que sean pro­pie­ta­rios del bien”.

“Aquí hay una in­jus­ti­cia gra­ve, por­que la gen­te no de­be car­gar con una ex­tin­ción y per­der to­do su di­ne­ro”, ano­ta.

Así las co­sas, lo que le de­pa­ra a los com­pra­do­res es un pro­ce­so que tar­da­ría más de un año y en el que es­pe­ran, o que se de­vuel­va el bien una vez ter­mi­na­do el pro­yec­to o que lo to­me el Es­ta­do, lo ven­da me­dian­te subas­ta pú­bli­ca en las con­di­cio­nes que es­tá y les de­vuel­va el di­ne­ro

FO­TO JUAN AN­TO­NIO SÁN­CHEZ

En la obra de Me­ri­ta­ge se ge­ne­ra­ban 535 em­pleos que hoy de­pen­den de la con­ti­nui­dad del pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.