“Las Farc de­ben en­ten­der que en un país aún re­ce­lo­so y do­li­do de su vio­len­cia da­ñi­na, la de­ja­ción re­quie­re un re­gis­tro pú­bli­co que mar­que el tiem­po en que, con cer­te­za, aban­do­na­ron las ar­mas”.

Las Farc de­ben en­ten­der que en un país aún re­ce­lo­so y do­li­do de su vio­len­cia da­ñi­na, la de­ja­ción re­quie­re un re­gis­tro pú­bli­co que mar­que el tiem­po en que, con cer­te­za, aban­do­na­ron las ar­mas.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PA­RÍS

Pa­ra las Farc las fotos de su de­ja­ción de ar­mas sig­ni­fi­can ren­di­ción y de­bi­li­dad, pa­ra la gran ma­yo­ría de los co­lom­bia­nos se­rán un do­cu­men­to que con­fir­me que su desar­me es real y efec­ti­vo. Por eso no de­ben te­ner jus­ti­fi­ca­ción los re­ce­los de esa gue­rri­lla, si es que en ver­dad de­ci­dió pa­sar a un es­ta­do pleno e irre­ver­si­ble de ci­vi­li­dad. Si aho­ra, co­mo lo ase­gu­ran sus je­fes, im­por­ta más su trán­si­to a la le­ga­li­dad y la po­lí­ti­ca, no se en­tien­de que les in­co­mo­de re­fren­dar su con­di­ción de ex­com­ba­tien­tes y que esa vio­len­cia ar­ma­da que ejer­cie­ron es par­te inequí­vo­ca del pa­sa­do su­yo y del país.

Pa­ra de­cir­lo más bre­ve: a las Farc no les de­be im­por­tar nun­ca más si pier­den o ga­nan de­jan­do las ar­mas y el con­flic­to. Las de­be ocu­par, sí, que su fu­tu­ro se cen­tre en res­pe­tar la de­mo­cra­cia y cons­truir la paz.

Si a los co­lom­bia­nos no les mo­les­ta­ron, tan­to co­mo po­día ocu­rrir, el re­tra­so y la pró­rro­ga de la en­tre­ga de­fi­ni­ti­va de to­das las ar­mas del gru­po sub­ver­si­vo, a las Farc no las de­be­ría tras­no­char, tan­to co­mo pa­re­ce, que los ha­bi­tan­tes de Co­lom­bia y la au­dien­cia pla­ne­ta­ria cons­ta­ten el em­ba­la­je de sus ar­mas en los con­te­ne­do­res de la ONU, que son una es­pe­cie de ataú­des en los que que- da­rá se­pul­ta­da aque­lla gue­rra que ful­mi­nó mi­les de vidas y pro­lon­gó 52 años de una vio­len­cia da­ñi­na, es­té­ril, inú­til.

Ayer se cum­plió la en­tre­ga de otro 30 % del ar­ma­men­to de esa gue­rri­lla. Ni el Go­bierno ni el país ni la co­mu­ni­dad internacional, du­dan de las bon­da­des de que des­apa­rez­ca un ejér­ci­to irre­gu­lar pró­di­go en in­frac­cio­nes al De­re­cho Internacional Hu­ma­ni­ta­rio y vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos. Las pro- yec­cio­nes ad­vier­ten que des­de que se anun­ció el ce­se el fue­go bi­la­te­ral y de­fi­ni­ti­vo, en agos­to de 2016, se han evi­ta­do 2.500 víc­ti­mas y mi­llo­na­rias pér­di­das en aten­ta­dos a la in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca y a bie­nes pri­va­dos.

La pre­sen­cia es­te mar­tes en Bue­nos Ai­res, Cau­ca, en la se­gun­da jor­na­da de de­ja­ción de ar­mas de los ex­je­fes de Es­ta­do Fe­li­pe González, de Es­pa­ña, y Jo­sé Mu­ji­ca, de Uru­guay, más allá de ser un ges­to de res­pal­do mun­dial a un pro­ce­so que mues­tra to­da­vía re­tra­sos y de­bi­li­da­des, de­be­ría ser­vir pa­ra que las Farc se des­po­jen de la va­ni­dad que las vin­cu­la con un pa­sa­do gue­rre­ro man­cha­do con la san­gre de cien­tos de mi­les de com­pa­trio­tas que las su­frie­ron y que, in­clu­so así, abrie­ron la puer­ta a su desar­me y des­mo­vi­li­za­ción.

La per­sis­ten­cia y el desafío que im­pli­ca cons­truir la paz, co­mo lo di­jo ayer Jean Ar­nault, je­fe de la Mi­sión de la ONU en Co­lom­bia, exi­ge de las Farc, ¡no de 44 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos iner­mes!, ma­yor con­des­cen­den­cia pa­ra ajus­tar­se a los re­cla­mos de ver­dad, jus­ti­cia y re­pa­ra­ción de las víc­ti­mas.

De­jar las ar­mas, por sí mis­mo, no es un ac­to que ga­ran­ti­ce la au­to­má­ti­ca asi­mi­la­ción so­cial y po­lí­ti­ca de lo ocu­rri­do ni mu­cho me­nos re­pre­sen­ta, por ar­te de bir­li­bir­lo­que, el des­va­ne­ci­mien­to de se­me­jan­tes hue­llas de atro­ci­da­des in­con­ta­bles y per­tur­ba­do­ras.

Por eso, ade­más de que se­ría de gran po­der sim­bó­li­co e his­tó­ri­co, pero tam­bién un tes­ti­mo­nio de reali­dad y prue­ba ob­je­ti­va, que las Farc per­mi­tan ver la en­tre­ga del 40 % res­tan­te de sus ar­mas, el pró­xi­mo mar­tes 20 de ju­nio, es im­por­tan­te que la Mi­sión de la ONU y el Go­bierno sean mu­cho más ex­plí­ci­tos en ofre­cer re­sul­ta­dos pú­bli­cos de la ve­ri­fi­ca­ción fi­nal del desar­me.

Esas ar­mas im­por­tan. Ver­las en­tre­ga­das y de­po­si­ta­das en los con­te­ne­do­res per­mi­ti­rá el due­lo a la vio­len­cia que pro­du­je­ron y tal vez abran al­go de luz a la es­pe­ran­za. En su lar­go ca­mino de atro­pe­llos e in­cum­pli­mien­tos, las Farc no de­ben es­ca­ti­mar en en­tre­gar­le a Co­lom­bia se­ñas cer­te­ras de que sus pa­la­bras son cier­tas. He­chos y ra­zo­nes

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.