El ser­vi­cio mi­li­tar mu­tó en Co­lom­bia

El Colombiano - - PORTADA - Por ÓS­CAR AN­DRÉS SÁN­CHEZ Á. AR­CHI­VO

El Con­gre­so apro­bó en úl­ti­mo de­ba­te la ley que re­gla­men­ta el de­re­cho a no pres­tar­lo; ade­más, re­du­jo el tiem­po y au­men­tó el sa­la­rio. Co­noz­ca las im­pli­ca­cio­nes.

Se­gún ex­per­tos, con el Acuer­do en mar­cha ca­da vez se­rá me­nos ur­gen­te te­ner sol­da­dos.

Aun sol­da­do re­clu­ta le tie­nen que dar en la ca­sa has­ta el pa­sa­je pa­ra que re­gre­se al ba­ta­llón cuan­do ter­mi­na su per­mi­so y de paso le ayu­dan con re­cur­sos pa­ra su sos­te­ni­mien­to. En la ac­tua­li­dad re­ci­be 90 mil pe­sos de re­mu­ne­ra­ción y, a ve­ces, con des­cuen­tos, no le que­da na­da.

Aho­ra se­rá un po­co di­fe­ren­te, por­que el pro­yec­to de ley 189 de 2016, que apro­bó ayer el Se­na­do y que que­da pen­dien­te de con­ci­lia­ción y san­ción pre­si­den­cial, au­men­ta el sa­la­rio de un sol­da­do a 320.000 pe­sos.

De igual ma­ne­ra, se ni­ve­ló el tiem­po pa­ra la pres­ta­ción del ser­vi­cio pa­ra que fue­ra de 18 me­ses pa­ra todos, es­to pa­ra lo­grar equi­dad por­que, en al­gu­nos ca­sos, el tiem­po era de 24 ó 12 me­ses.

Y si bien la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal ha desa­rro­lla­do ju­ris­pru­den­cia so­bre la ob­je­ción de con­cien­cia por ra­zo­nes cul­tu­ra­les o re­li­gio­sas, Raúl Eduardo Sán­chez, do­cen­te de De­re­cho de la U. del Ro­sa­rio ex­pli­có que la nue­va ley ha­ce más ex­pe­di­to es­te pro­ce­di­mien­to.

Agre­gó que es­te sis­te­ma no afec­ta­rá la se­gu­ri­dad por­que en to­do pro­ce­so de re­clu­ta­mien­to hay un lla­ma­do ge­ne­ral, en el que se con­vo­ca a un gran nú­me­ro de per­so­nas, pe­ro aún se pue­de pres­cin­dir de al­gu­nos seleccionados.

“De to­das ma­ne­ras, se es­ta­ble­ce un pro­ce­di­mien­to que es ri­gu­ro­so a la ho­ra de apro­bar a un ob­je­tor, pre­via sus­ten­ta­ción de quien desea ob­je-

tar. Es­to va uni­do al pos­con­flic­to, pues an­tes se ne­ce­si­ta­ban más sol­da­dos”.

Pa­ra el cons­ti­tu­cio­na­lis­ta An­drés Úsu­ga, do­cen­te de la U. Bo­li­va­ria­na, hay que re­vi­sar que el dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad no se vea afec­ta­do con es­ta me­di­da, por­que ha­brá cien­tos de ob­je­to­res nue­vos.

“Los sol­da­dos cui­dan la in­fra­es­truc­tu­ra, y si ya se ter­mi­nó el con­flic­to, pues no de­be­rían. Hay otros en la­bo­res de des­mi­na­do, y si se ter­mi­nó el con­flic­to, ya es­to no de­be­ría pa­sar. No de­be­ría ha­ber mi­nas, ni sol­da­dos en pla­nes me­teo­ro o Gau­las. Si la si­tua­ción de con­flic­to si­gue, sí se po­dría afec­tar el ser­vi­cio se se­gu­ri­dad con es­ta me­di­da”, agre­gó.

Al res­pec­to Jua­na Acos­ta, di­rec­to­ra de De­re­cho de la U. de La Sa­ba­na, coau­to­ra del tex­to “La pro­tec­ción in­ter­na­cio­nal de la ob­je­ción de con­cien­cia”, ma­ni­fes­tó que es di­fí­cil sa­ber si se afec­ta­ría la se­gu­ri­dad sin an­tes sa­ber cuán­tos ob­je­to­res ha­brá y qué ocu­rri­rá con el pos­con­flic­to

FO­TO

Los ob­je­to­res de con­cien­cia de­be­rán pre­sen­tar do­cu­men­tos que acre­di­ten la sin­ce­ri­dad de sus con­vic­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.